Borrar
Urgente El Hércules ficha a Aranda, uno de los «niños» de Torrecilla
Los policías, en el momento de detener a los implicados en el asalto. CNP

Atado y amenazado de muerte en Alicante por 120 euros y 15 garrafas de aceite

La Policía detiene a los cinco asaltantes de una finca rural

Martes, 21 de mayo 2024, 10:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cinco personas por su presunta implicación en el asalto y robo en una vivienda en una partida rural de Alicante donde ataron con bridas y amenazaron de muerte al propietario para llevarse un botín de 120 euros y 15 garrafas de aceite de oliva.

El hombre estaba en su morada cuando dos varones encapuchados le encañonaron con un arma de fuego y ataron con bridas a una silla mientras que registraban la vivienda en busca de efectos para robar. Otras tres personas han estado involucradas en el suceso, dos mujeres y un varón más. La Policía Nacional ha detenido a cuatro implicados en Alicante y a un quinto en la localidad granadina de Zújar.

Fue la propia víctima la que avisó al 091. Según su testimonio, durante la noche habían entrado en su casa de modo sorpresivo dos varones encapuchados y armados: uno de ellos con una navaja y el otro con una escopeta. Tras encañonarle, le ataron a una silla con bridas mientras que le robaban las pocas pertenencias y dinero que tenía en su domicilio.

Mientras que el del arma de fuego le apuntaba al pecho, el otro le amenazaba con una navaja a la par que le gritaban: «¿Dónde está el dinero?». Los autores, en vista de que la víctima les decía que el único dinero que tenía era el que había en su cartera, le ataron de pies y manos con bridas a una silla y comenzaron a buscar por las dos viviendas que había en la finca.

Pero el hombre decía la verdad: el botín apenas llegó a 120 euros en efectivo, 15 garrafas de aceite de oliva virgen extra, documentación y tarjetas bancarias y el teléfono móvil, además de una escopeta de perdigones modificada para disparar munición del calibre 32 propiedad de la víctima, que guardaba en la otra casa de la finca y con la que le amenazaron. Por si fuera poco, antes de marcharse, los asaltantes amenazaron al hombre con quemarle la casa si denunciaba los hechos.

Transcurrido un tiempo, consiguió desatarse y salió de la casa apresuradamente pensando que sus captores aún estaban por la finca, saltando la verja de la finca y huyendo despavoridamente hacia el monte donde finalmente se escondió.

Horas más tarde, cuando la víctima vio la posibilidad de que ya hubiera pasado el peligro, salió de su escondite y se dirigió a la casa. Como quiera que no tenía modo de avisar a nadie para pedir ayuda, puesto que los autores se habían llevado su teléfono, transitó por la carretera hasta que dio con un camionero a quien le pidió su teléfono para llamar a la Policía Nacional.

La investigación

Ante tales hechos, se activó el protocolo de delitos violentos establecido para este tipo de ilícitos de especial gravedad, iniciándose una investigación por parte de la Policía Judicial. Las primeras pesquisas realizadas ya revelaban que podría haber más implicados en el suceso. De hecho, estas gestiones inferían la posibilidad de que entre los implicados hubiera también alguna mujer.

Durante la investigación, también se pudo saber que los autores habrían intentado utilizar sin éxito las tarjetas de crédito de la víctima en diversos cajeros de la ciudad.

La hipótesis de trabajo policial se centró en que una amiga de la víctima había estado en su casa la tarde anterior al suceso junto con otras tres mujeres a las que únicamente conocía por su nombre.

Los agentes, tras conocer la identidad de estas mujeres, descubrieron que una de ellas estuvo recientemente implicada en un hecho delictivo junto con otros varones, también relacionado con un delito de robo con fuerza en las cosas. Así las cosas, los agentes iniciaron un dispositivo de vigilancia en torno a los investigados y tomaron declaraciones a las personas que estuvieron la misma tarde de los hechos con la víctima en su domicilio, hallando versiones contradictorias y hechos incoherentes en las narraciones, cerrándose el cerco en torno a estas personas.

Búsqueda y localización

Con todos los indicios probatorios, tras determinar la implicación de hasta cinco personas implicadas en los hechos (cuatro hombres y una mujer), los agentes detuvieron a cuatro de los implicados, dos varones y dos mujeres, en Alicante. Un quinto investigado fue arrestado en la localidad granadina de Zújar, a quien localizaron en las inmediaciones de la estación de autobuses de la localidad.

En los registros domiciliarios practicados se hallaron tanto el arma de fuego usada por los asaltantes y propiedad de la víctima, como el arma blanca supuestamente utilizada, una navaja de más de 30 centímetros de longitud.

A los arrestados se les imputaron los delitos de robo con violencia e intimidación en casa habitada, robo con fuerza en las cosas en casa habitada, detención ilegal, tenencia ilícita de arma prohibida, estafa y delito leve de apropiación indebida, estos dos últimos, dado otros delitos averiguados durante la investigación y no relacionados con el hecho inicialmente investigado.

Los cuatro detenidos en Alicante, de entre 19 y 52 años de edad y nacionalidad española, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Alicante. El detenido en Zújar, de 44 años de edad y de nacionalidad española, fue puesto a disposición de los juzgados de Instrucción de Baza (Granada).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios