Racó Óscar Esplá en las pasadas Hogueras. / h. óscar esplá

Ni una mesa libre en los racós a cinco meses de celebrar las Hogueras en Alicante

Varios distritos adelantaron la venta a octubre y desde principios de año cuentan con listas de espera | Este sistema permite a las comisiones hacer frente a los gastos corrientes de la fiesta, marcados por la inflación y la falta de colaboradores vecinales

Adrián Mazón
ADRIÁN MAZÓN Alicante

El móvil no deja de sonar. Son cientos de alicantinos los que preguntan a diario a través de mensajes y llamadas si en 2023 se plantará un racó en el que celebrar las Hogueras de San Juan. Esta situación se repite año tras año en muchas de las 89 comisiones que componen la fiesta. Sin embargo, en esta ocasión son algunas las que anuncian que ya -a 23 de enero- «tenemos todo vendido», como es el caso de las hogueras Hernán Cortés o Plaza Galicia.

Son varios los distritos -sobre todo en la zona centro de Alicante- que durante los meses previos a las Hogueras comercializan mesas, sillas y pulseras para que la ciudadanía que no pertenezca a ninguna comisión o barraca pueda disfrutar de ellas en los días grandes. Para ello, plantan un segundo racó -incluso amplían el principal- con el que ofrecer a los alicantinos y turistas un espacio en el que vivir las fiestas del fuego como un foguerer más.

Tras dos años sin celebrar las Hogueras a causa de las restricciones sanitarias provocadas por la pandemia de la covid-19, estos espacios colgaron el cartel de 'sold-out' el año pasado, a pesar de que «todo fue muy rápido y la venta de mesas salió en marzo», explica David Lahosa, responsable del racó de Óscar Esplá. Una situación que espera repetirse en 2023 tras ver las cifras de las comisiones que cuentan con 'racó jove'. «En 2019 llenamos, igual que en 2022. Este año se espera igual», incide.

Por el momento, son dos las comisiones que ya tienen «todas las mesas vendidas y lista de espera», detalla César Sirvent, presidente de plaza Galicia. «Hace cinco días se acabaron, no ha dado tiempo ni a hacer campaña» de promoción, expone también Chiki Sánchez, de Hernán Cortés. A ninguna de estas hogueras les ha dado tiempo de anunciarlo al público, ya que los propios compradores del año anterior repiten y reservan su mesa con suficiente antelación. Cinco meses antes de arrancar las fiestas oficiales de la ciudad de Alicante el próximo junio.

«Hace cinco días se acabaron, no ha dado tiempo a hacer campaña. Tenemos lista de espera»

chiky sánchez

Hoguera Hernán Cortés

En el caso de Plaza Galicia, las mesas «las hemos puesto a la venta en octubre», dos meses antes que el resto de hogueras que cuentan con este servicio. Así, las cerca de 140 plazas que se han ofertado en el distrito ya tienen dueño, igual que ocurre en Hernán Cortés con sus 100 mesas, todas ellas compradas por «gente que ya vino el año pasado». Sin embargo, en Óscar Esplá todavía quedan algunas disponibles, igual que en Sèneca-Autobusos, hogueras que ultiman las ventas durante estos días.

En algunos casos, los interesados en comprar una mesa en un racó hacen uso de la prudencia temporal. «Tenemos muchas personas que repiten, pero saben que lo harán en marzo», explica Lahosa, quien incide en que los usuarios esperan hasta los meses previos a la fiesta para formalizar la reserva. El plazo de venta de mesas en el racó comenzó el 7 de diciembre a nivel interno -con gente de otros años- y una semana después las sacaron al público general. Por el momento ya cuentan con más de la mitad vendidas.

«Tenemos muchas personas que repiten, pero saben que lo harán en marzo»

david lahosa

Hoguera Óscar Esplá

En Sèneca-Autobusos cuentan con un 70% de mesas vendidas en su 'racó jove' tras anunciarlo «después de vacaciones de Navidad». No obstante, inciden en que «hemos notado el cambio generacional» que ha provocado la crisis sanitaria al cancelar durante varios años la fiesta. Y es que en los años previos a la pandemia «antes de acabar enero, teníamos todas las mesas vendidas», apunta Paula Tomás, vicepresidenta de la hoguera. A pesar de que «nos ha costado despegar», tras esta situación excepcional, «la gente está muy interesada» y «recibimos muchas llamadas» con preguntas sobre el racó. Tras un 2022 en el que la fiesta retomó parte de la normalidad, «la gente vuelve a estar en marcha».

Nuevos modelos de financiación para sustentar la fiesta

En un momento en el que los comercios de los distritos «han dejado de contribuir» y a los vecinos «les molestan las hogueras», la fiesta tiene que buscar nuevas fórmulas para generar ingresos ante la caída de cartillas y otras fórmulas tradicionales de financiación. Y es que, al igual que el precio de la vida sube, también lo hace el de la fiesta. Tan solo hay que mirar los costes de los materiales e, incluso, el de los alimentos para darse cuenta de que para hacer posible la fiesta es necesario invertir una cantidad importante.

Los comercios de los distritos «han dejado de contribuir» y a los vecinos «les molestan las hogueras», por ello la fiesta tiene que buscar nuevas fórmulas para generar ingresos

Por ello, muchos distritos han encontrado en estos 'racós joves' una solución para disponer de ingresos con los que hacer frente a los gastos ordinarios de las hogueras. Así, con el alquiler de mesas en estos espacios, «se pueden hacer mejores luces, hoguera, bandas de música u ofrenda», explica el presidente de Plaza Galicia, César Sirvent. Sin embargo, el problema llega cuando «hay racós en los que la comisión está por otro lado y pasan totalmente».

Es aquí donde surge la «controversia de opiniones», resalta Paula Tomàs, de Sèneca-Autobusos. «Hay gente que está en contra de fogueres que hacen macrorracós y hay una diferencia» marcada por quien gestiona el espacio, al existir comisiones que «alquilan su espacio a una discoteca o empresa externa». Es ahí donde «está el verdadero problema», y es que los 'racós joves' «explotados por la misma foguera» cuenta con una recaudación que «va para plantar una buena foguera», como es su caso.

«El verdadero problema» de los 'racós joves' surge cuando las comisiones «alquilan su espacio a una discoteca»

En este sentido, los racós gestionados por las propias hogueras «hacen lo que la fiesta no está haciendo» que se basa en «contribuir y sumar de alguna manera», manifiesta David Lahosa. En su distrito, «si no empezamos a montar Óscar Esplá en 2015, la hoguera se moría porque eran 20 mesas» de foguerers, algo inviable para su continuidad. Es por ello, que con este nuevo modelo «intentamos aportar» a la comisión, así como apoyarla económicamente.

Además, son estos racós los que también permiten «dar visibilidad a la fiesta y a la ciudad», resalta Chiky López, de Hernán Cortés. En su caso, conocen a personas que «históricamente vienen desde Córdoba, Canarias o Madrid para pasar esos días con nosotros». Así, con este espacio «estamos fomentando esos días a nivel turístico», igual que «gente de aquí se va a la Feria de Sevilla, a Alicante viene gente de toda España».