Borrar
La escritora y periodista Marta Robles. GONZALO PÉREZ MATA
Marta Robles: «Estoy en contra de la cultura de la cancelación»
Autora de 'Lo que la primavera hace con los cerezos'

Marta Robles: «Estoy en contra de la cultura de la cancelación»

ENTREVISTA ·

«Es absurdo que nos quedemos sin una obra que es un prodigio porque el comportamiento del autor no es impecable»

Adrián Mazón

Alicante

Martes, 2 de julio 2024, 16:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Marta Robles regresa a Alicante con mucho de qué hablar. Son decenas de historias las que se relatan en su novela 'Lo que la primavera hace con los cerezos', un ensayo que ahonda en la relación entre las emociones y la creación artística. A lo largo de sus páginas aflora el amor, pero también sus antónimos con relatos que no dejan a nadie indiferente.

Es en esta obra, que presentará este viernes 5 de julio en las veladas literarias de Maestral en Alicante, donde Marta Robles profundiza en la vida y vivencia de numerosos artistas y creadores para ofrecer una nueva versión más personal de todos ellos. Quizá no sea la más idílica, esa con la que han cautivado al público, pero como bien expresa la periodista «si delinque, a la cárcel, incluso que se le arrebaten los derechos de su obra, pero no dejemos a la humanidad sin ella».

El amor, ese tópico universal. ¿Resulta más sencillo hablar de él en tercera o primera persona?

A veces hablar de los propios sentimientos es tan inevitable como terapéutico; más en el desamor que en el amor. Pero por lo general es más sencillo hablar en tercera persona, sobre todo para quienes, como yo, son pudorosos.

La periodista y escritora Marta Robles. GONZALO PÉREZ MATA

¿Y del desamor o de la muerte?

De la muerte raras veces hablamos en primera persona, porque la tememos demasiado y preferimos evitar pensar que es ineludible. Ese pánico que nos provoca la muerte, más allá del miedo a lo desconocido, tiene que ver con que nos separa de nuestros seres queridos, es decir, con que nos deja sin amor. En cuanto al desamor, que es otro tipo de muerte y a veces duele casi lo mismo, es la otra cara del amor. Cuanto más fuerte haya sido el amor que hemos sentido más nos dolerá la ausencia del mismo. Ese dolor es tan fuerte y lo llena todo tanto como el propio amor; por eso es inevitable contarlo. Incluso a los más pudorosos se nos escapan detalles que jamás pensamos que pudiéramos revelar. Y lo hacemos para mitigar el dolor, para explicar lo inexplicable («el amor tiene razones que la razón no entiende», dice Blaise Pascal) y a veces para vengarnos de aquel al que amamos tanto y que cuando llega el desamor odiamos con la misma intensidad.

En otra entrevista afirmó que amamos muy mal, ¿por qué?

Porque es muy difícil amar bien. Creemos que solo con amar nos volvemos generosos e infinitos; pero lo cierto es que muchas veces el amor saca lo peor de nosotros: egoísmo, posesión, celos, mezquindad, ira… Pretendemos que nuestro ser amado responda como nosotros pensamos que debería hacerlo, sobre todo porque, como decía Stendhal, cristalizamos nuestra idea del amor en aquel al que amamos. Por eso nos llevamos tantos chascos cuando descubrimos que aquel al que amamos no es como creíamos. El buen amor, en cambio, no pretende que el otro sea diferente a como es, sino que trata de sacar lo mejor del otro, incluso aunque eso le produzca dolor o angustia. Sacar lo mejor de del otro, es hacerle florecer. Por eso elegí ese verso de Neruda 'Lo que la primavera hace con los cerezos', que se traduce en quiero hacerte florecer, sacar lo mejor de ti y que para mí simboliza al mejor amor.

La escritora y periodista Marta Robles. ESPASA

Llama la atención su título. ¿Por qué Pablo Neruda? ¿Es este autor su fuente de inspiración?

El verso de Neruda que he elegido, el último del poema 14, de los 'Veinte poemas de amor y una canción desesperada', simboliza para mí el mejor amor, el que saca lo mejor de ser amado, el que lo hace florecer. Neruda, como todos los artistas que aparecen en mi ensayo es fuente de inspiración para mí, pero desde su obra, no desde su vida. Es muy extraño que se pretenda que todos los seres que han recibido la gracia del talento tengan que ser, además, buenas personas. Muchos no lo son. Neruda no lo era. Maltrató a su hija, una niña con una hidrocefalia a la que se ridiculizaba y a la que abandonó… Además en su obra póstuma 'Confieso que he vivido', relata una violación. Pero es que yo estoy en contra de la cultura de la cancelación. Creo que si descubriéramos que Fleming había sido un asesino en serie seguiríamos usando antibióticos y que es absurdo que nos quedemos sin una obra que es un prodigio porque el comportamiento del autor no es impecable. Si delinque, a la cárcel, incluso que se le arrebaten los derechos de su obra, pero no dejemos a la humanidad sin ella.

Igual que ha hecho con el título de su obra, le cito: «Si nada nos salva de la muerte al menos que el amor nos salve de la vida». ¿Qué le viene a la mente?

Para empezar, que Neruda es un poeta excepcional. Y también que la vida sin amor no tiene sentido. Vivir sin amor no es vivir, es sobrevivir. Nos pasamos la vida buscando el amor de los que nos rodean y utilizamos todas nuestras armas para conseguirlo… Hasta el poder se usa para lograr el reconocimiento de los demás, que supone un tipo de amor. Sin amor la vida no es más que una sucesión del tiempo.

¿Cuáles han sido los tipos de amor que ha vivido Marta Robles?

Muchas. Amor de hija, de hermana, de pareja, de madre, de amiga…Cada una de nuestras relaciones genera un tipo de amor. Incluso las actividades, sobre todo las creativas general pasión, que es una parte del amor.

¿Resulta esencial el amor para crear?

Yo creo que es indispensable. La diferencia entre un buen trabajo y una obra de arte es la emoción y la emoción no se consigue sin inocular el propio sentimiento al trabajo. Los creadores viven en permanente estado de zozobra, porque no saben si su próximo trabajo será bueno o malo o alcanzará la condición de obra de arte; por eso intensifican su manera de amar, para que les provoque emociones que puedan trasladar a sus creaciones.

¿Tiene algo que ver con los personajes que ha investigado o ha quedado sorprendida con sus historias?

Cada historia de amor tiene elementos de sorpresa y al tiempo muchos elementos comunes, pero las de los creadores son muy extraordinarias. En cada una de las que aparecen en mi ensayo he aprendido cosas distintas, del amor, de la condición humana, de la zozobra que provoca la creación, de como empujan el amor y el desamor a crear…

La periodista y escritora Marta Robles. ESPASA

¿Ha tenido esto algo que ver con la posterior narración? Ha optado por el género ensayo en vez de novelizar la documentación.

Mis ensayos son muy literarios. Las historias que relato no están noveladas, aunque en algún capítulo novelo algún episodio o conversación o incluso invento una escena que ilustre la realidad; pero es que ellas mismas contienen tantos elementos de novela que al narrarlas de una determinada manera se leen como si lo fuera.

Visita de nuevo las veladas literarias de Maestral, ¿espera enamorar a sus asistentes a través de las palabras o, en esta ocasión, por el estómago?

Hombre, yo espero enamorarles con mis palabras y seguro que el Maestral los enamora con uno de esos menús suyos tan creativos basados en ellas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios