Borrar
La exalcaldesa de Alicante, Sonia Castedo. A.M.
Sonia Castedo vuelve más empoderada que nunca

Sonia Castedo vuelve más empoderada que nunca

«Ya no tengo que rendir cuentas a nadie ni ser políticamente correcta» | La exalcaldesa de Alicante muestra su opinión sobre la lucha feminista en un acto organizado por la hoguera Princesa Mercedes

Adrián Mazón

Alicante

Domingo, 12 de marzo 2023, 01:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Dan las siete de la tarde. El centro comercial Puerta de Alicante comienza a recibir a decenas de personas convocadas por la hoguera Princesa Mercedes para abordar el feminismo desde cuatro puntos de vista distintos. Para ello, hicieron acto de presencia la presidenta de la Asociación de Periodistas de Alicante, Rosalía Mayor, la de la Federació de les Fogueres, Toñi Martín-Zarco, la deportista Mar Jover y la exalcaldesa de Alicante, Sonia Castedo.

Una a una fueron entrando a la sala donde el público -en el que predominaban foguerers y barraquers- las esperaba. La periodista de Onda Cero, Isabel Egido, dio paso a todas ellas, mientras exponía un breve currículum para adentrar a los asistentes en las historias que pronto escucharían. Al camino que hicieron les acompañaron los aplausos, pero fue en el momento en que Castedo emprendió su marcha cuando se escucharon mensajes de «guapa» y se apreciaron pulgares alzados en el aire.

La jornada sirvió como punto de encuentro para reflexionar sobre la igualdad en la sociedad alicantina a través de varios sectores: el deporte, la educación, la prensa, la fiesta y la política. Cada ponente ofreció su opinión y sus vivencias. Sin embargo, el foco se centró -al ver cómo todos los móviles apuntaban para sacar la mejor foto- en las palabras de la que fue la primera alcaldesa de Alicante entre 2008 y 2014.

Jover, Martín-Zarco, Egido, Castedo y Mayor antes de la mesa redonda.
Jover, Martín-Zarco, Egido, Castedo y Mayor antes de la mesa redonda. A.M.

Pelo suelto, mirada firme, gesto seguro y su histórica mirada, esa que ofreció en cada uno de los plenos que presidió durante sus mandatos, acompañaron a sus palabras de reconocimiento a otras tantas mujeres que la antecedieron. No por ser alcaldesa, sino por tratarse de candidatas que no lograron alcanzar el puesto «porque perdieron las elecciones». Para ello se refirió a Elena Martín del PSOE y Maribel Díez del PP. Ambas «sufrieron y vivieron críticas», sobre todo la segunda en los años 80. Sin embargo, «me abrieron el camino» para ocupar un cargo importante a nivel político «sin ningún problema» y sin estar en «una lucha continua».

Flores para colorear un Alicante gris

Para Castedo, sus retos al frente del Ayuntamiento «fueron los mismos que un hombre, ni más ni menos». Tener un proyecto de ciudad y trabajar por Alicante. «Los retos que me encontré eran los mismos que los de las personas que me precedieron, tanto ellos como yo teníamos un objetivo común: hacerlo lo mejor posible por nuestra ciudad fuera del partido que fuéramos». Ese es el principio de un político, a pesar de sus colores. «No creo que el PSOE o Podemos quiera nada malo para Alicante».

Lo que sí notó fue el «cambio» de pasar de un gobernante hombre a una mujer por su «sensibilidad», la cual «utilizan a la hora de llevar adelante determinados trabajos». Esto vino acompañado de uno de sus recuerdos cuando tomó la alcaldía: «me obsesionó mucho el tema de las flores». Pronto se cumplirá una década de aquel mensaje 'Alicante, ¡guapa, guapa, guapa!' que partió del gabinete de Castedo para convertir la ciudad en «una casa acogedora». A pesar de que la ciudad cuenta con zonas verdes, «siempre se criticaba lo mismo», que el municipio era «muy gris, muy duro».

Imagen de la campaña 'Alicante, ¡guapa, guapa y guapa!'
Imagen de la campaña 'Alicante, ¡guapa, guapa y guapa!' A.A.

Por ello, la exalcaldesa planteó una solución. «Siempre he considerado que compramos por la vista y yo quería que la ciudad estuviera bonita», por lo que decidió vestir las calles con multitud de flores para «romper» un color gris imperante. Eso sí, remarca que «fue una vez» porque los titulares de la época daban a entender «que me tiré ocho años poniendo flores», de hecho llegaron a calificarla como la 'alcaldesa de las flores', algo que no le terminó de agradar. «Menos mal que fueron las flores» y no otra cosa, bromeó.

Esta iniciativa mostró la sensibilidad de una mujer al frente de una capital de provincia. Algo que, según ella, no terminó de gustar a otras mujeres. Este hecho provoca que la exalcaldesa tenga un mensaje claro sobre la igualdad, y es que «la mujer conseguirá la igualdad el día en que la mujer deje de ser su principal enemiga». Esta situación la vivió en propias carnes porque «quien más agresividad ha tenido hacia mí han sido las mujeres en los medios de comunicación, se me ha criticado y me da igual». Sobre todo en el primer artículo de Castedo como alcaldesa que contaba su 'outfit', peinado y «si llevaba las cejas bien depiladas». «Jamás leí un artículo sobre si al alcalde le quedaba mejor o peor el traje».

De las cuotas en las listas a las manifestaciones del 8M

Casi nueve años después de su marcha como alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo revela que «no me he sentido en un sector en el que imperara el machismo», ya que ha cobrado los mismo que los alcaldes; no obstante, sí hay algo que le ha molestado en la política actual. «Se obligó a poner cuotas en las listas para que hubiera mujeres y hombres» y «yo no soy una cuota», tan solo «una persona que puede valer o no». Este sistema se aplicó, según la exalcaldesa, para que «se pudiera apreciar la figura de una mujer en la política», pero esta no es «la manera adecuada». «No quiero que ninguna mujer sea una cuota», sentenció.

En este sentido, defiende la valía y la predisposición para ostentar un cargo público, como el de concejala, y representar a la ciudad en todas sus vertientes. Algo que el pasado jueves no sucedió y molestó bastante a la exalcaldesa. En las primeras filas, junto a miembros de la organización de la hoguera Princesa Mercedes, la bellea del foc, el primer premio Dona y otros miembros de la fiesta, se pudo ver al edil socialista Manuel Marín, a quien Castedo agradeció su presencia.

«Es un acto de la mujer y aquí no hay ni una sola concejala», fueron las palabras que acompañaron los saludos. «Seguro que encabezan manifestaciones, pero después a determinados actos qué pena que no vengan», manifestó en deferencia a las diez mujeres integradas en la actual corporación municipal.

Sobre las pancartas y gritos del pasado miércoles en las calles de Alicante y de toda España, Castedo también mostró su opinión -a pesar de que «tengo que pensar lo que digo» aunque ya «no tengo que rendir cuentas ni ser políticamente correcta», aún así precisa «mantener las formas» para evitar «polémicas»-. Dicho esto, la exalcaldesa apuntó a que «me considero feminista, pero (el de ahora) no me representa», una frase a la que siguieron los aplausos de toda una sala. Sus palabras vinieron dadas por los mensajes que se pudieron escuchar en las manifestaciones sobre que «la madre de Abascal tendría que haber abortado cuando estuvo embarazada», algo que «no acepto y quien grita eso me representa».

También puso de ejemplo la salida de Ciudadanos de la manifestación del 8M de 2020 «por insultos» para remarcar que «estas señoras, señoritas o personajes no me representan», todas ellas suponen el «problema que tenemos ahora mismo». Sobre todo de cara a las nuevas generaciones, «me quedo loca viendo las noticias cuando veo a niñas de 18 años gritar el aborto de Abascal». A estas personas «las estamos criando ahora, qué dirán cuando tengan 30 años», porque -en estos momentos- «gritan con siglas».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios