Borrar
Decoración navideña en un campin de Alicante. ACA
Alemanes y holandeses copan el hueco dejado en los cámpines por los británicos tras el Brexit

Alemanes y holandeses copan el hueco dejado en los cámpines por los británicos tras el Brexit

Los establecimientos de la provincia rozan el lleno en los días grandes de Navidad | El sector celebra un buen verano y espera que el nivel de ocupación se repita en 2024

Adrián Mazón

Alicante

Sábado, 9 de diciembre 2023, 07:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Brexit ha pasado factura en la provincia de Alicante. Sobre todo, en el sector turístico. Según marca el acuerdo entre Reino Unido y España, los británicos no podrán superar los 90 días por periodo de 180 en nuestro país. Es decir, los turistas procedentes de estas islas tienen una estancia máxima de tres meses en la península y deberán esperar otros tres -ya de vuelta- en su tierra para regresar de nuevo.

El acuerdo entre ambos reinos data del 1 de enero de 2021 y es casi tres años después cuando todavía «se sigue notando muchísimo», explica el presidente de la Asociación de Campings de Alicante, Sergio Gómez, quien incide en que los establecimientos provinciales «hemos perdido la mitad de los clientes británicos» por esta decisión. «Votaron Brexit sin darse cuenta de que no podían estar aquí más de tres meses, cuando pasaban de dos a seis meses en invierno».

«Hemos perdido la mitad de los clientes británicos por el Brexit, pero hemos recuperado (gran parte de la ocupación) con el turista alemán y holandés»

Sergio Gómez

Presidente de la Asociación de Campings de Alicante

Sin embargo, ese hueco que los turistas procedentes de Gran Bretaña e Irlanda del Norte dejaron libre, se ha recuperado gracias a la llegada de los centroeuropeos. «Hemos recuperado (gran parte de la ocupación y pernoctaciones) con el turista alemán y holandés», quienes tienen en su ADN el ser campista -según desvela Gómez, el 40% de los holandeses son usuarios de estos establecimientos y cuentan con autocaravanas propias-.

Esto, sumado a la reinvención de los servicios que los cámpines de Alicante ofrecen, ha fomentado que el cartel de completo se desempolve de cara a los días grandes de Navidad. La ocupación roza ya el 100%, con la vista puesta en Nochevieja para lo que estos establecimientos «son un gran reclamo», sobre todo, tras la pandemia.

Y es que la crisis sanitaria, que contó con restricciones de movilidad, aforos y distanciamientos, sirvió para ver los cámpines de la provincia de Alicante como un elemento clave para pasar las vacaciones de todo el año. De este modo, el cliente de proximidad -el de ciudad que acostumbra a visitar hoteles- redescubrió de primera mano estos establecimientos gracias también a una de sus novedades: las cabañas; las cuales «tendieron a estar más visibles de lo que esperábamos», reconoce el responsable de la entidad.

Así, estos nuevos elementos -en los que también se incluyen bungalós- han permitido desestacionalizar la temporada, como bien se muestra en sus registros. Si el verano «fue bueno y según lo previsto», la época navideña -de finales de diciembre y hasta el 6 de enero- sigue en la misma línea. Tras un puente con niveles de ocupación media por encima del 95%, las reservas continúan llegando a los cámpines de Alicante.

Cabaña de un campin de Alicante, reclamo para Nochevieja.
Cabaña de un campin de Alicante, reclamo para Nochevieja. ALANIA

Con las vacaciones de Navidad a la vista del éxito, desde la Asociación de Campings de Alicante auguran un buen verano para 2024. «Lo será», aunque la duda viene marcada en el número de pernoctaciones que los clientes reserven. «Hubo un rebote de la demanda contenida en 2020 y, luego, en 2021 y 2022 la gente ahorró», por lo que de cara al próximo año los establecimientos cargan las pilas para seguir ofreciendo «un servicio gratificante» que haga que los españoles y turistas elijan de nuevo estos destinos.

Sobre todo, ahora que la tasa turística ha sido derogada, algo que «no entendía nadie». Esta medida era un «sinsentido que lo único que hacía era penalizar la imagen» turística de la provincia y la Comunitat, además de ser un condicionante para elegir un destino u otro. Por ello, tras su erradicación, los cámpines de Alicante sacan músculo para hacer frente a una nueva y larga temporada en la que el clima les hace estar abiertos todo el año, para albergar las largas estancias que -sobre todo- los extranjeros deciden pasar en «estas empresas familiares» reinventadas en un «nuevo modelo de negocio vacacional y alojativo».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios