Borrar
Alberto Castellanos e Iván Tortajada en la foguera Baver-Els Antigons. AM
La 'cuota de foráneo' o cómo la pasión por las Hogueras traspasa las fronteras de Alicante

La 'cuota de foráneo' o cómo la pasión por las Hogueras traspasa las fronteras de Alicante

«Estaba predestinado a ser foguerer», relata Alberto. Vive en Valencia y cada junio baja a la terreta para disfrutar como un festero más, igual que Iván a pesar de no plantar

Adrián Mazón

Alicante

Sábado, 22 de junio 2024, 00:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El censo de las Hogueras de Alicante va en aumento. El ejercicio actual arrancó con un subidón de casi un diez por ciento de festeros, con 9.328 foguerers y barraquers inscritos. Su gran mayoría residen y tienen padrón en la ciudad, pero otros tantos hacen su vida fuera de las fronteras de la provincia, lo que no quita que paguen su cuota y participen en su distrito durante todo el año.

Es el caso de Alberto Castellanos e Iván Tortajada. Ambos son vecinos de Valencia y guardan estrecha vinculación con sus fiestas grandes, las Fallas. El primero es fallero de la comisión Plaza del Mercado Central y disfruta de las fiestas josefinas desde que dio sus primeros pasos. Lo mismo sucede con el segundo, es artista y las vive a través del pincel y el modelado, siendo las Fallas una parte fundamental de su vida.

Igual que lo son también las Hogueras de Alicante, a las que ambos están vinculados desde hace años. Sus historias de pertenencia a los festejos del fuego son distintas, pero comparten el alma y la pasión por las fiestas oficiales de la ciudad y su eje central, la foguera. En su caso las que cada año se plantan en el distrito Baver-Els Antigons, donde tienen una cuota para foráneos con la que «puedes vivir la semana de Hogueras y el resto del ejercicio como un foguerer más».

Alberto Castellanos junto a otro foguerer el pasado ejercicio en Baver-Els Antigons. TA

Es ahí, en las inmediaciones de la calle Nadadora Carmen Soto, donde acuden cada mes de junio a la llamada de la plantà. Lo hacen con la maleta cargada en el coche para permanecer en un hotel cercano al barrio hasta la nit de la cremà, la del 24 de junio. En este tramo deshacen el equipaje y sienten la ciudad como propia. Lo hacen junto al resto de Antigons, quienes se han convertido en su familia alicantina.

De ver las Hogueras por la tele a integrarse en ellas en vivo directo

Alberto Castellanos tiene 24 años. Cada mes de marzo sale a las calles de Valencia para recorrer cada uno de los rincones de un 'cap i casal' inundado por el ambiente fallero. Desde bien pequeño ha tenido curiosidad y deseo de conocer también las Hogueras de Alicante. «Las veía a través de la televisión y de páginas web», donde conocía los bocetos y después los comparaba con las imágenes de la plantà.

Por ello, con 15 años decidió bajar a Alicante a vivir en primera personas la esencia de les Fogueres de Sant Joan. En aquel momento tenía un objetivo, visitar Baver-Els Antigons, una hoguera que le cautivó desde su fundación. Sin embargo, en dicha ocasión «no pude visitarla porque estaba alejada del centro». Aún así, este valenciano reconoce que «estaba predestinado a ser foguerer» y lucir su camiseta verde pistacho.

Alberto Castellanos junto a foguerers de Baver-Els Antigons en un desfile. TA

Un año más tarde fue cuando, «por fin», acudió a Baver-Els Antigons, donde «conocía gente suelta» y, al descubrir la cuota de foráneo, no dudó en inscribirse para «disfrutar como un foguerer más». De hecho, no solo baja a Alicante durante los días grandes, sino que Castellanos también lo hace durante todo el ejercicio, «aunque sea a distancia», con su colaboración en diferentes delegaciones como la de Llibret en la organización de las presentaciones de sus representantes.

Junto a él son otros tantos los que han cruzado el mismo camino. «Nos llaman la hoguera de los valenciano porque hay gente de fuera», bromea, mientras reconoce que «es un orgullo poder ser parte» del distrito alicantino. De hecho, no solo baja a disfrutar del ambiente del racó, sino también para formar filas durante los desfiles oficiales y pasacalles por la zona. «Utilizo mi indumentaria» para rendirse también ante la Virgen del Remedio.

La plantà hace la unión

No resulta necesario presentar a Iván Tortajada. Su amplio palmarés y sus impresionantes hogueras infantiles lo dicen todo. Pues bien, este valenciano -que no pertenece a ninguna falla como fallero- también es, además de artista, foguerer de Baver-Els Antigons. La confianza demostrada por el distrito y la afinidad con sus integrantes le han llevado a formar parte de este grupo de foráneos que disfruta como un alicantino más de las Hogueras.

Han sido muchos los ejercicios en los que Tortajada ha sacado el arte a las calles, con firma propia o con colaboraciones. Durante ese tiempo ha bajado a Alicante para vivir la plantà y disfrutar de los días grandes. Y hace lo mismo durante los años en los que otro compañero firma la foguera sin tener vinculación con la misma, porque sí, porque «soy parte de la hoguera», presume con orgullo.

Este valenciano también descubrió la 'cuota de foráneo' y «me pareció buena idea». Sobre todo al compartir valores. «Es una comisión muy joven que apuesta por el eje central de la Fiesta», ese que él mismo es capaz de materializar a partir de un boceto. «Es una manera de entender la fiesta con la que me siento bastante identificado».

Sorprender en cada plantà y de disfrutar de cada momento en el racó «hace que crees un vínculo que se renueva», hasta el punto de que la afinidad se convierte en amistad. Esto hace que sienta Baver-Els Antigons como su casa, a la que acude cada junio y donde le reciben con los brazos abiertos.

Una de las anécdotas que destaca de su trayectoria en esta hoguera fue el año en que se alzó con el oro infantil de la categoría Especial. «Me vestí para recogerlo» durante el desfile de la entrega de premios. Tortaja reconoce que no tiene traje de zaragüell, ni valenciano ni alicantino. Sin embargo, eso no fue problema para que los foguerers de Antigons el prestaran la indumentaria para completar el círculo de su gran triunfo. «Es la única vez que me he vestido en Alicante».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios