Borrar
Urgente La Policía Nacional evita una tragedia la noche de Hogueras: dos heridos con arma blanca y 15 detenidos en una reyerta multitudinaria
Candados en las casetas de la calle de las setas. JV
Los candados del amor toman la calle de las setas de Alicante

Los candados del amor toman la calle de las setas de Alicante

Ni el puente Milvio de Roma ni el de las Artes de París, los enamorados dejan su huella en las casetas de la céntrica vía de la ciudad

Adrián Mazón

Alicante

Miércoles, 29 de mayo 2024, 07:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La calle de las setas de Alicante toma un nuevo rumbo. En este caso, el del amor. Las parejas que pasean sobre las baldosas amarillas y contemplan los monumentales hongos -creados por el artista de hogueras José María Escrivá- que crecen en las laderas de la calle San Francisco dejan su impronta e inmortalizan sus promesas.

Así lo dejan ver en las casetas en forma de seta que imperan a lo largo de esta céntrica vía. Es en su puerta donde aguarda un hueco para los cerrojos -los cuales permiten cerrar con vallado el acceso-, el cual ha servido para que los enamorados sellen su amor.

En estos espacios comienzan a aflorar los candados del amor, en los que aparecen nombres, fechas y otros datos de las parejas que cruzan la calle de las setas y dejan constancia de ello, al puro estilo de las novelas 'A tres metros sobre el cielo' y 'Tengo ganas de ti'.

Candados en una de las setas de Alicante.
Candados en una de las setas de Alicante. JV

De este modo, la calle de las setas de Alicante empieza a asemejarse al puente Milvio de Roma y al de las Artes de París. El primero de estos es famoso por las novelas de Federico Moccia, en las que Babi y Step sellan su relación con un candado atado a una farola sobre el río Tíber.

En el caso de la capital del Sena, el puente de las Artes congrega miles de candados que inmortalizan el amor eterno que se profesan las parejas que acuden a la ciudad de la luz. En ambos casos, los prometidos tiran las llaves de los candados al agua de estos afluentes.

El mar de Alicante queda lejos de la calle de las setas, al menos para lanzar las llaves de los candados al Puerto. Aún así, dejando de lado este detalle, las parejas comienzan comienzan a dar un nuevo sentido a la vía alicantina, convirtiéndola también en la calle del amor.

Candados y cuerdas en la calle de las setas de Alicante.
Candados y cuerdas en la calle de las setas de Alicante. JV

Debido al breve espacio que aparece en los huecos para candados -su función es proteger el interior de estas casetas en forma de setas-, las parejas que han sellado su amor en ellas han provisto, también, la infraestructura con cuerdas y lazos para que más enamorados puedan dejar su candado en esta calle y eternizar su relación en Alicante.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios