Borrar
Urgente El reto viral de las playas de Alicante «puso en peligro» el servicio de socorrismo
Playa de la Albufereta con las calas al fondo y detalle del cartel pidiendo un reencuentro.
El amor navideño irrumpe en la alicantina playa de la Albufereta

El amor navideño irrumpe en la alicantina playa de la Albufereta

Nahuel pega carteles por el barrio para dar con la chica que conoció durante su jornada de pesca en la costa | Tirisiti hace esperar a la ministra Diana Morant

Sábado, 6 de enero 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Navidad es la temporada perfecta para sentarse en el sofá, con la manta y un chocolate caliente, y ver películas de la talla de 'Love Actually'. Sin embargo, es en Alicante donde la ficción sale de la pantalla y las historias se dan cita en plena calle, como ha ocurrido en la playa de la Albufereta y ha podido comprobar La Cotorra.

Fue el pasado 27 de diciembre, a pocos días de concluir el año, cuando Nahuel puso rumbo a las calas de la playa de la Albufereta para disfrutar de una jornada de pesca en aguas tranquilas. Allí, entre cañas y mates, aprovechó para darse uno de los últimos baños de 2023.

El día parecía ser de lo más normal, sin sorpresas. No obstante, el amor pareció tocar a su puerta, de forma repentina e inesperada. Y es que a escasos metros se hallaba una chica de la que quedó prácticamente prendado. Prueba de ello son los carteles que ha repartido por este barrio costero de Alicante, a los pies de la Cantera, para dar con ella.

Cartel pegado en la zona de calas de la playa de la Albufereta de Alicante. PA

«Busca la chica que me habló en la cala de la playa de la Albufereta». Así reza el folio pegado en una de las fachadas de los edificios de la zona de la finca Adhoc. Con ello, Nahuel explica la situación: «Te estabas bañando en una cala y yo en la roca al lado» pasando una de las últimas jornadas de diciembre.

Con el fin de reconocerse mutuamente, el interesado continúa dando detalles. «Terminé mi sesión como siempre tirándome en el mar y cuando me iba, me hablaste y preguntaste si me habían picado los peces». Sin embargo, este no hizo mucho caso a la chica porque «estaba completamente en mis pensamientos». De no ser así, «te hubiera conversado más».

Fue minutos después, al ser consciente de la situación cuando Nahuel se dio cuenta de lo ocurrido. «Quedé todo el día pensando en tu rostro y en tus ojos hermosos» hasta el punto de arrepentirse de «no haberme quedado un ratito a charlar».

Con el fin de dar con ella y mantener esa 'conversación pendiente', este hombre ha colocado en los carteles su número de teléfono con el fin de que la chica dé con él y le mande un WhatsApp para organizar una cita más formal en la que reencontrarse e ir más allá de aquella jornada navideña de baños y pesca en las calas de la playa de la Albufereta de Alicante.

Tirisiti hace esperar a la ministra Diana Morant

La ministra Diana Morant ha estado de visita este jueves por nuestra provincia. Sus dos paradas -Elda y Alcoi- permiten entender la visita en clave política, puesto que ambas ciudades representan dos de los últimos bastiones que los socialistas mantienen en Alicante. Haciendo gala de su cartera ministerial (Ciencia e Innovación), la exalcaldesa de Gandía visitó los centros tecnológicos del calzado y el textil respectivamente.

En Alcoi se permitió además ser parte de una de las más icónicas tradiciones de la navidad alcoiana, como es ver una representación del Belén de Tirisiti. Al parecer, era la primera vez que la gandiense atendía a esta icónica función de marionetas. Quiso el calendario que lo hiciera en uno de los días más bulliciosos del calendario de Alcoi, coincidiendo con el Bando Real -el desfile previo a la Cabalgata de Reyes Magos más antigua de España-.

La ministra Morant junto al alcalde de Alcoi ante las tablas donde se escenifica el Belén de Tirisiti. TA

La ministra y su equipo tuvieron que hacerse paso casi a empellones para sortear la cola de decenas de personas que congestionaban la entrada al Teatro Principal -lugar donde se escenifica la función-. Una vez dentro, la socialista tuvo ocasión de oír el estruendo y el estridente sonido procedente de la representación previa a la que ella iba a asistir.

Tal era el alboroto que llegaba hasta el hall del teatro que la ministra tuvo que esperar -no sin cierta impaciencia- para poder hacerse oír ante los periodistas allí presentes. El episodio dice mucho de la idiosincrasia alcoyana, donde las tradiciones son tan fuertes, que una simple marioneta puede hacer esperar a toda una ministra.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios