Borrar
Imagen del momento de la detención del joven agresor. G.C/P.N
Lanza botellas al interior de una discoteca del Puerto de Alicante y se tira al agua para huir de la Policía

Lanza botellas al interior de una discoteca del Puerto de Alicante y se tira al agua para huir de la Policía

Durante la actuación policial, el presunto agresor se autolesionó con el cristal de una botella produciéndose cortes en el cuello, por lo que los agentes tuvieron que desarmarlo

Martes, 2 de julio 2024, 11:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Lanzó botellas de vidrio a varios grupos que se encontraban en el interior de una conocida discoteca del Puerto de Alicante y los amenazó con el cuello de una botella de cristal fracturada, a la vez que se desvestía mostrando sus genitales. Así fue la noche de excesos de un joven que pasó la noche en los calabozos.

El presunto autor, un argelino de 24 años, intentó huir de las autoridades lanzándose al agua. La Guardia Civil desplegó al Servicio Marítimo para dar con él, puesto que se negaba a salir. Cuando los agentes se aproximaron para sacarlo del agua, intentó cortar con el cuello de la botella fracturada a uno de ellos, sin éxito. El joven acabó detenido en una actuación conjunta entre la Benemérita y la Policía Nacional.

El suceso tuvo lugar el pasado 24 de junio, día de la Cremá de las Hogueras de Alicante. La seguridad del local de ocio alertó a las autoridades sobre un hombre que se encontraba lanzando botellas de vidrio hacia la gente.

A la llegada de la dotación policial, testigos manifestaron que el individuo se encontraba lanzando botellas de vidrio a varios grupos de personas y amenazando a los que allí se encontraban con el cuello de una botella de cristal fracturada, a la vez que se desvestía mostrando sus genitales.

Tras entrevistarse con el responsable de seguridad del local, éste relató a los agentes que ante el revuelo ocasionado tanto él como el resto de porteros de la discoteca se dirigieron hacia el presunto agresor para recriminarle los hechos. Tras el reproche, se dirigió hacia el mar y se lanzó al agua.

El sospechoso se quedó a unos 30 metros del muelle, en una zona de baño prohibida, ya que era de tránsito portuario, por lo que por su seguridad se tuvo que interrumpir el tráfico de embarcaciones mientras se le solicitaba que saliera del agua.

Los efectivos solicitaron al varón que saliera del agua en reiteradas ocasiones, haciendo éste caso omiso a sus indicaciones, negándose en todo momento y continuando con sus amenazas, aseguran desde ambos Cuerpos de seguridad.

Debido al estado de fatiga que presentaba, los agentes se aproximaron a él para intentar sacarlo del agua y en un momento dado acometió contra uno de los agentes esgrimiendo el cuello de una botella fracturada, teniendo que esquivar la acometida.

En vista de la negativa y la actitud agresiva del agresor, los agentes solicitaron a través de la Sala 091 la colaboración del Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Alicante que acudió hasta el lugar con la embarcación Río Oja para colaborar con las dotaciones de Policía Nacional que allí se encontraban.

Cuando la embarcación de la Benemérita se acercó al sospechoso, éste comenzó a autolesionarse con el cristal de la botella produciéndose cortes en el cuello. Los efectivos de Policía Nacional y de Guardia Civil tuvieron que desarmarlo para que dejara de lesionarse, consiguiendo que soltara el trozo de vidrio e introducirlo en la patrullera.

Durante la intervención policial que tuvo lugar a bordo de la embarcación para llevar a cabo su detención, el varón mostró una actitud muy violenta hacia los agentes intentando lanzarse de nuevo al mar, oponiendo gran resistencia e intentando que éstos cayeran de la embarcación.

Una vez fuera del agua y trasladado a tierra, el detenido fue asistido por una ambulancia y trasladado al Hospital General de Alicante debido a que presentaba diversos cortes sangrantes provocados en el momento que se autolesionó con el cuello de vidrio de una botella.

La coordinación entre la Policía Nacional y la Guardia Civil fue fundamental para llevar a cabo su detención. Se le imputan amenazas graves, atentado agente de la autoridad, resistencia y desobediencia, tras una excelente intervención de ambos cuerpos. El apresado fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de la localidad de Alicante.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios