Borrar
Un agente de la Usecic durante una actuación en un chalet de El Moralet el pasado marzo. G.C
Un guardia civil de Alicante en la UCI tras ser arrastrado varios metros por un vehículo

Un guardia civil de Alicante en la UCI tras ser arrastrado varios metros por un vehículo

El oficial sufrió un grave traumatismo craneal durante una actuación en El Moralet, lo que le provocó un coágulo en la cabeza, del que ha tenido que ser operado de urgencia | El presunto autor del atropello, un joven de 19 años, fue detenido tras una persecución

Lunes, 16 de octubre 2023, 14:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un agente de la Guardia Civil de Alicante está hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos (UCI) tras una violenta agresión durante una actuación en la pedanía alicantina de El Moralet, la noche de este domingo, según ha podido conocer este diario. El oficial fue arrastrado varios metros por un vehículo, lo que le provocó un fuerte traumatismo craneal. El agente ingresó en el hospital con un coágulo en la cabeza, del que tuvo que ser operado de urgencia.

La Guardia Civil detuvo al presunto autor del atropello tras una persecución. El arrestado es un joven español de 19 años, al que se le imputan los delitos de atentado a agente de la autoridad, omisión del deber de socorro y lesiones graves.

De momento se desconocen las causas por las que se dio a la fuga. El Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de San Vicente del Raspeig continúa con la instrucción de las diligencias para esclarecer los hechos, de las que darán cuenta a los Juzgados de Alicante.

El suceso ocurrió hacia las 21.30 horas del pasado domingo 15 de octubre. La Guardia Civil de San Vicente del Raspeig recibió el aviso de un vecino que había avistado un vehículo estacionado en la calle en las inmediaciones de su vivienda, con un ocupante en el interior y las luces apagadas, temeroso de que pudiera tratarse de alguien con intención de robar.

Varias patrullas de la Benemérita, que se encontraban en la zona realizando un operativo de prevención de robos, se desplazaron hasta el lugar indicado por el llamante y dos efectivos del Área de Investigación, que circulaban en un vehículo oficial camuflado, localizaron un turismo cuyas características se correspondían con las arrojadas por el requiriente.

Uno de los dos guardias civiles, que llevaba puesto el chaleco identificativo -con serigrafía reflectante- se bajó del vehículo oficial y se aproximó a pie hasta el turismo, que se encontraba parado. Tras identificarse requirió al ocupante, que se encontraba en el asiento del conductor, que se identificara. Sin embargo, el sospechoso emprendió la huida golpeando al agente, y arrastrándolo unos metros, hasta caer inconsciente al suelo. Posteriormente, el autor se dio a la fuga.

Otra patrulla de la Guardia Civil de San Vicente inició de inmediato el seguimiento del turismo que se daba a la fuga, haciendo uso de las señales luminosas y acústicas, siguiendo al coche hasta conseguir interceptar y detener al conductor.

Mientras tanto, el otro componente del Área de Investigación avisó a los servicios sanitarios mientras acompañaba al agente, que quedó inconsciente y ha resultado herido de gravedad. Ha sido intervenido quirúrgicamente y se encuentra ingresado en la UCI con pronóstico reservado.

Exigencias de la AEGC

«Otra agresión más a un guardia civil sin que en el Ministerio del Interior ni en el Ejecutivo nadie tome la decisión de adoptar las medidas necesarias para proteger la integridad de los miembros de la Guardia Civil». Así lo ha denunciado la Asociación Española de la Guardia Civil (AEGC), que exige un cambio en la legislación para brindar una mayor protección legal a sus miembros, equiparando su estatus legal al de otras profesiones de riesgo, «como médicos, profesores o diputados».

Desde la AEGC se lamenta la falta de un protocolo claro para enfrentar diversas situaciones de agresión, lo que deja a los agentes «sin protección legal y vulnerables a posibles acusaciones por parte de los agresores». Asimismo, demandan más material, como pistolas tasser y chalecos que, según informan, «siguen siendo comunitarios».

La asociación denuncia que cada año las agresiones van en aumento y el motivo es que los agresores consideran que «les sale barato agredirnos». Tampoco entienden que su profesión no sea considerada de riesgo, «un sinsentido si tenemos en cuenta que venimos de 50 años de dictadura del terrorismo de ETA donde fuimos los guardias y policías los que más compañeros enterramos», claman desde la asociación.

Además de no contar con la consideración de autoridad y profesión de riesgo, los agentes tampoco disponen de un protocolo de actuación ante las diferentes agresiones,según expone AEGC. «Los agentes no podemos actuar de igual forma cuando somos agredidos por una o varias personas que se resisten violentamente siendo conscientes de sus actos o cuando el que nos agrede no se encuentra en plenitud de facultades mentales por el consumo de sustancias estupefacientes, alcohol o por tener mermadas sus facultades por enfermedad».

«Hoy un compañero está en la UCI luchando por salir adelante. Ya no es tiempo de espera, la próxima agresión podría no tener marcha atrás», advierten desde la AEGC.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios