Borrar
Imágenes de la actuación de la Guardia Civil. G.C

Cuatro guardias civiles heridos al ser recibidos a tiros por un presunto narco en El Moralet

Los disparos, realizados con una escopeta de caza, han alcanzado a cuatro agentes, ninguno de los cuales presenta lesiones graves

Martes, 28 de marzo 2023, 11:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un presunto narcotraficante ha recibido a tiros este martes, a primera hora de la mañana, a la Guardia Civil en un operativo antidroga desplegado en una vivienda en la pedanía de El Moralet, en el límite entre Alicante y San Vicente del Raspeig. La intervención ha acabado con cuatro agentes heridos. Uno de ellos ha recibido el impacto directo de un disparo en el mano izquierda, y los otros tres, por impacto tras el rebote de la munición que salía del arma, que presentan heridas en diferentes partes del cuerpo.

Fuentes del Instituto Armado han comentado que el agente herido está a la espera de evaluación para determinar si será o no sometido a una intervención quirúrgica debido a la herida en la mano.

Hacia las 7 horas de la mañana de hoy, los agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de la Comandancia de Alicante, escalón operativo especializado en ejecutar la apertura de la vivienda y asegurar a las personas en su interior, se encontraba desplegada en una de las viviendas de El Moralet.

Los hechos han sucedido en el marco de la 'Operación Sarpa', una operación contra el tráfico de drogas que está siendo desarrollada por el Área de Investigación de la Guardia Civil de San Vicente del Raspeig, en la que de momento ya hay 6 detenidos.

El tiroteo

El tiroteo ha ocurrido cuando la casa del sospechoso ha sido rodeada por miembros de la Benemérita para llevar a cabo un arresto como resultado del operativo antidroga puesto en marcha. Tras llamar a la puerta de la vivienda en reiteradas ocasiones, a voz de «Guardia Civil», conocedores de que en su interior se encontraban uno de los principales objetivos y el padre de éste, y ante la ausencia de respuesta por parte de los moradores, han iniciado la apertura forzosa de la puerta de la parcela.

Ha sido entonces, cuando el padre del objetivo ha abierto fuego contra los agentes, al parecer, con una escopeta de caza. El agresor ha efectuado numerosos disparos dirigidos hacia los agentes, alcanzando a cuatro de ellos, que han resultado heridos.

El lugar en el que han ocurrido los hechos es una vivienda unifamiliar de dos plantas, de unos 80 metros cuadrados de superficie, que cuenta con varios anexos, ubicada en una parcela de unos 2.000 metros cuadrados, situada en una partida rural en el extrarradio de Alicante capital. En este momento se está procediendo al registro del interior de las estancias.

Cuatro de los funcionarios del Instituto Armado han recibido el impacto de perdigones, uno de ellos en una mano, y otro ha sufrido una caída al intentar esquivarlos. Según las primeras informaciones, ninguno de los agentes guardias civiles ha resultado herido de gravedad. Uno de ellos, el que ha recibido el impacto de lleno en la mano ha sido trasladado al Hospital General de Alicante para ser atendido de las lesiones.

Según informa la Guardia Civil, tanto el tirador como su hijo -el objetivo-, ambos de nacionalidad española, han sido arrestados. Además, de momento hay otras cuatro personas detenidas en el marco de la operación.

'Operación Sarpa'

La Guardia Civil de San Vicente ha practicado entradas y registros en cuatro domicilios. Uno de ellos en la pedanía ilicitana de Torrellano, que se ha llevado a cabo en presencia del secretario judicial de Elche, en el que los agentes se han incautado, entre otros efectos, de diversas cantidades de cocaína, cogollos y plantas de marihuana.

Hasta el momento ya hay seis detenidos. El resto de detalles de la operación Sarpa se recabarán tan pronto como los investigadores finalicen la fase de explotación e instruyan las diligencias.

La delegada del Gobierno, Pilar Bernabé, ha confirmado que los hechos se han desencadenado en el marco de una operación antidroga, en la que los dos investigados ya han podido ser capturados. Asimismo, ha destacado que afortunadamente no se teme por el estado de ninguno de los agentes lesionados.

Bernabé ha reconocido el «esfuerzo y el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en este operativos», en especial, al guardia civil que se ha llevado la peor parte, aunque, por suerte, su estado no reviste gravedad.

Declaraciones de la nuera del presunto autor de los disparos

La nuera del hombre presuntamente responsable de los disparos, cuya pareja ha sido detenida, ha atendido a varias televisiones y ha prestado declaración sobre lo sucedido. «Mi pareja y yo estábamos durmiendo y nos ha llamado su madre llorando a las 6.40 de la mañana», ha empezado a explicar. En dicha llamada, la suegra de la mujer le ha informado de que «estaban pegando golpes en la puerta» al grito de «Guardia Civil» y que «se habían puesto a pegar tiros», según su relato.

«Su padre había cogido la escopeta al oír los golpes y había disparado», ha continuado explicando la pareja de uno de los detenidos, quien ha asegurado ser amiga de los arrestados. «Había disparado el padre y entonces ellos han abierto fuego también», ha proseguido. «Son dos personas mayores y estaban los dos metidos en el baño, asustados, que no sabían si eran policías realmente o eran ladrones, porque los ladrones usan eso para entrar», ha explicado la joven sobre sus suegros.

También ha asegurado que no sabe por qué ha pasado esto y que le ha parecido «muy raro». «Cuando veníamos para acá corriendo les hemos dicho que no se movieran del baño porque no sabíamos si realmente era la Guardia Civil o no», ha seguido contando la mujer. «Hemos venido temblando y fatal, y ya cuando hemos visto el furgón de la Guardia Civil, íbamos hablando con ella por el móvil -la mujer del hombre que ha abierto fuego con la escopeta-y le hemos dicho 'sí, es la Guardia Civil», ha relatado.

«Aquí se ha liado una...», ha seguido describiendo la nuera del hombre, quien ha explicado que los agentes le han indicado al autor de los disparos «que saliera con las manos en alto» pero «como le habían pegado tantos golpes a la puerta no podía abrir el hombre para salir tampoco». Por eso, han salido por la parte de atrás «con las manos en alto». Además, la joven ha destacado que «no son personas agresivas».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios