Borrar
'L-Mental' de Diputació-Renfe, ganadora de 2023. MIRIAM GIL ALBERT
Sempre foguera
Sempre Fogueres

Sempre foguera

Es el centro de la Fiesta, algo que todos decimos, pero que debemos materializar con acciones reales y no solo con palabras

Domingo, 28 de enero 2024, 07:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hoy empiezo una colaboración con TodoAlicante en la que me piden que dé mi opinión personal sobre diversos aspectos de la fiesta de les Fogueres. Mi único mérito es ser un foguerer que se enroló en esta locura colectiva hace casi cincuenta años, habiendo vivido cientos de experiencias. Quien me conoce sabe que, para mí, la foguera es el centro de la Fiesta, algo que todos decimos, pero que debemos materializar con acciones reales y no solo con palabras.

La semana pasada participé en un encuentro de les 'Festes del Foc' y, continuando en esa línea, quisiera defender la foguera y la falla como elemento diferenciador en las fiestas de nuestra provincia. Son pocas las poblaciones que rendimos culto al fuego y que hacemos del arte efímero nuestra bandera, motivo suficiente para que merezcamos un reconocimiento especial.

Ser foguerer o fallero significa hacer un esfuerzo añadido al que hacen el resto de festeros. En el conjunto de las fiestas estamos en clara minoría, pero una minoría que convierte las calles de nuestras poblaciones en un escaparate de arte que se planta y se quema.

En Alicante hemos logrado que junio sea un reclamo turístico que llena la ciudad y potencia la economía local. Todo a costa del trabajo de un puñado de personas, que nos reiventamos cada año buscando financiación, y que necesitamos más apoyo de las Instituciones y de los ciudadanos. Animo a los Ayuntamientos a mejorar las ayudas municipales y sugiero que la Diputación instaure otras, destinadas a las comisiones que plantan una foguera o una falla como elemento diferenciador de todas las fiestas.

En esta primera oportunidad también quiero dejar patente mi apoyo a los artistas, verdaderos artífices de nuestras ilusiones. Cuando llega la plantà, los foguerers esperamos los camiones como los niños que esperan a los Reyes Magos. Nos pasamos horas viendo cómo toma forma un puzle de ninots y nuestra plaza explota de color. No importa que sea grande o modesta, lo que importa es que nuestro trabajo se ve recompensado, se olvidan los disgustos y recargamos las pilas, durante cuatro días, para renacer con la cremà.

A veces nos perdemos en discusiones estériles sobre si lo plantado es más falla o más foguera, si el remate es pequeño o el color el acertado, sin darnos cuenta que la creatividad y el trabajo de los artistas no es una varita mágica para contentar a todos, todos los años.

El colectivo Fogueres Especials, desde su fundación en el año 2000, celebra un acto que sirve de homenaje a los artistas que plantan en la máxima categoría, uno de los pocos de reconocimiento a su trabajo. La semana pasada propusimos al presidente de la Federació que se organice un acto, con los premiados con el primer premio de todas las categorías mayores e infantiles, en el que también se rinda homenaje a los artistas retirados en recuerdo de su legado.

Mi última reivindicación es la defensa de la tradición, por encima de las modas, en una época en la que los cambios se producen con tal velocidad que no somos conscientes que estamos en riesgo de perder nuestra identidad.

Yo soy foguerer y me siento orgulloso de plantar una foguera, porque soy un enamorado de las tradiciones de mi ciudad llamadas Fogueres de Sant Joan. Defendamos y potenciemos nuestra denominación autóctona sobre la moda de llamarla 'monumento'. Sempre foguera.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios