Borrar
Certificación de conocimientos de catalán. INSTITUT RAMON LLULL
Un joven alicantino se ve obligado a empadronarse fuera de la Comunitat para obtener la certificación de valenciano

Un joven alicantino se ve obligado a empadronarse fuera de la Comunitat para obtener la certificación de valenciano

El afectado lamenta que le resulte más asequible superar la prueba desde otra provincia y denuncia la «imposición» del conocimiento de la lengua para poder trabajar

Adrián Mazón

Alicante

Martes, 28 de mayo 2024, 07:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

José terminó hace unos años sus estudios relacionados con la docencia en Alicante y prepara sus oposiciones para ejercer en la Comunitat. Sin embargo, un contratiempo no le ha permitido cosechar plaza. El requisito lingüístico le trae de cabeza.

Este alicantino se ha enfrentado al examen, a través de los diferentes organismos evaluadores de la provincia, en múltiples ocasiones. Sin éxito en el resultado. «Lo complican tanto que llega a ser, incluso, más difícil que el inglés».

En este sentido, denuncia que el nivel de exigencia a la hora de corregir en la Comunitat es mucho más elevado para obtener un título que le reclaman como requisito para obtener una plaza en el ámbito público de la docencia. «Es una imposición», critica.

Cansado de suspender el examen del nivel de suficiencia de valenciano, del que se ha examinado a lo largo de las convocatorias en la provincia, este alicantino ha acudido a otras comunidades autónomas para enfrentarse a la prueba. «Me vi obligado a irme fuera a sacarme el C1 de catalán porque es más asequible«.

José ha optado por examinarse en otras instituciones que valoran la variedad oriental de la lengua que «pertenecen a Cataluña». En este caso, el Institut Ramon Llull y la Generalitat de Cataluña. Una vez aprobado el examen, reconoce que es más fácil «homologar y convalidar» el título que obtener el certificado en la Comunitat.

Fue el pasado fin de semana cuando este alicantino se desplazó hasta Granada para enfrentarse a la prueba del Institut Ramon Llull. La institución «solo examina a gente de fuera del territorio valenciano y catalán«, denuncia y reconoce que »me ha tocado empadronarme fuera de la provincia« para matricularse en la prueba fuera de la Comunitat.

Además, para agotar todas las posibilidades, también se ha apuntado a las pruebas que oferta la Generalitat de Cataluña. Hasta la ciudad de Tarragona se desplazó el pasado sábado para presentarse al examen. Sin embargo, era tal la cantidad de personas que como él acudió a la tierra del Ebro, que debe regresar en las próximas semanas para realizar la última prueba. «Tengo que volver porque éramos tantos en el oral que no cabíamos todos en el aula».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios