Borrar
Gicelia Dos Santos en la elaboración de uno de sus arroces. C. P.
«La solidaridad no entiende de género. Somos todos iguales»
TodoXAlicante

«La solidaridad no entiende de género. Somos todos iguales»

La alicantina Gicelia Dos Santos es el alma de las cocinas de Alicante Gastronómica Solidaria a la que llegó en plena pandemia para dar de comer a la gente sin recursos | Hoy, la jefa de cocina de esta ONG y los voluntarios, preparan un millar de menús diarios para repartir entre los necesitados

Concha Pastor

Alicante

Domingo, 3 de marzo 2024, 07:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Brasileña de nacimiento y alicantina de corazón. Así es Gicelia Dos Santos, el alma mater de las cocinas que Alicante Gastronómica Solidaria tiene en Mutxamel. Una mujer valiente que en plena pandemia dejó de lado el miedo a la enfermedad para salir a la calle cada día, ponerse a cocinar y atender las necesidades de todo aquel o aquella que no tuviese nada que llevarse a la boca.

El CDT cedió las instalaciones a la ONG y ahí empezó esta «bendita locura» a la que pertenecen «muchas más mujeres que hombres» pero donde no existe «la desigualdad de género, porque la solidaridad no entiende de género. Somos todos iguales y todos tenemos un papel importante que tiene en la generosidad su principal ingrediente», comenta esta mujer que llegó cuando tenía 24 años a Alicante y donde ha formado una familia.

Arribó a tierras alicantinas para visitar a una amiga que residía en la capital y «me quedé por amor». De eso hace ya 22 años y, desde entonces, esta enfermera ha abandonado su profesión para dedicarse a su pasión: la cocina. De hecho, regentó una cervercería durante 12 años, estudió cursos de cocina de todos los niveles en el CDT y trabajó en varios restaurantes hasta que le llegó la oportunidad de ser formadora en este mismo centro y «poder enseñar a otros lo que sé, lo que me emociona y lo que da sentido a mi vida». Hasta que un día, en plena pandemia, «un compañero me habló de AGS. Decidí salir a la calle y dejar en casa el miedo a contagiarme de covid para unirme como voluntaria a la iniciativa solidaria«.

Así, decidió arrimar el hombro a la ONG impulsada por Gema Amor, Jesús Navarro y Carlos Baño, y atender a la población más vulnerable. «Hoy en día cocinamos más de un millar de menús diarios y salimos a repartir por las calles los miércoles, sábados y domingos».

Pero esta jefa de cocina no está sola en las instalaciones de Mutxamel. Junto a ella hay cientos de voluntarios y voluntarias dispuestos a dejarse la piel por ayudar «y sin detenernos a pensar si hay desigualdad de género. Nos movemos por valores como la solidaridad y la generosidad».

Eso sí, incide en que, en general, queda mucho por hacer para conseguir la plena igualdad, pero lo realmente importante es «tener las mismas oportunidades en todos los ámbitos para trabajar de forma conjunta hombres y mujeres con el fin de conseguir una mejor sociedad». Un argumento que, a su juicio, debe pasar «por la formación, la curiosidad y la creatividad», porque «el día a día en AGS es duro pero al mismo tiempo motivador». Por eso, anima a los jóvenes a que estudien, se formen y acudan a ayudar a las cocinas de Mutxamel y a la ONG que existen «gracias a la generosidad de más de 900 empresas con alma, más de 2.500 héroes con delantales (hombres y mujeres) que trabajan 365 días al año».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios