Borrar
Un helicóptero de los Servicios de Emergencia trabaja en la extinción del incendio forestal de Tárbena. EFE/Pablo Miranzo
La Guardia Civil detiene a dos personas por la quema agrícola que causó el incendio de Tàrbena

La Guardia Civil detiene a dos personas por la quema agrícola que causó el incendio de Tàrbena

Los dos responsables del siniestro han sido puestos en libertad a la espera de declarar ante el juez | El fuego sigue activo con casi 600 hectáreas calcinadas y 182 desalojados

Rosa González y Arturo Checa

Lunes, 15 de abril 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Guardia Civil ha detenido a dos personas como presuntas responsables de la quema agrícola descontrolada que ha causado el incendio que aún azota Tàrbena. Así lo ha confirmado la propia delegada del Gobierno, Pilar Bernabé, en una de sus comparecencias en la zona del incendio.

Bernabé ha indicado que los arrestos se han producido en el mediodía de este lunes y que se trata de los dos autores de la quema que ha iniciado el siniestro. Ambos han sido puestos después en libertad, a la espera de pasar a disposición del juzgado que se haga cargo de la investigación de lo ocurrido.

Unas 570 hectáreas han quedado calcinadas ya en el incendio de Tàrbena. Esa es la cifra ofrecida por el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, Javier Montero, este lunes desde el Puesto de Mando Avanzado tras la reunión de coordinación mantenida para hacer balance de la situación. Según ha señalado, es pronto porque el terreno es muy escarpado.

También ha reconocido que las llamas han afectado a alguna casa y que tres bomberos forestales han resultado heridos. Una de ellas es María del Mar, de Alzira, con un golpe en la cabeza. E Isaac ha sufrido un golpe en la espalda.

Unos 300 efectivos luchan contra el fuego en la zona en este momento, de ellos 226 corresponden a la Unidad Militar de Emergencias (UME) y los 8 medios aéreos han efectuado 400 descargas en lo que va de este lunes. La delegada del Gobierno, Pilar Bernabé, ha comentado desde el Puesto de Mando Avanzado instalado en Tàrbena que la Guardia Civil está investigando el origen del fuego y que «todo apunta a una quema agrícola» que tenía permiso. Los efectivos de la Benemérita han tomado declaraciones a las personas implicadas en esa quema para esclarecer si cumplía con lo estipulado.

También se espera la incorporación de los dos FOCA del ministerio. Con los efectivos y medios actuales y los que se sumarán, «se prevé controlar el fuego lo antes posibles», ha remarcado el secretario autonómico.

Antonio Córdoba, suboficial de Consorcio Provincial de Alicante, ha detallado que el despliegue se está centrado en dos zonas. La primera es la cola del flanco derecho, que es el punto más conflictivo, y en la cola del flanco izquierdo, donde ayer, por la rapidez, quedaron zonas sin quemar y hay «más potencial de retorno». Según ha relatado, el problema que han afrontado es la inversión térmica, que no ha permitido que los medios aéreos actuar antes porque el humo se ha situado a ras de suelo y no permitía la visibilidad. Eso ha hecho que tampoco pudieran enviar medios terrestres en determinados momentos.

El número de personas desalojadas asciende a 182 después de que anoche tuvieran que desalojar a dos en el diseminado de Xaló. El resto son 100 de Tàrbena y 80 de Parcent. De momento, se desconoce cuándo podrán regresar a sus hogares. Bernabé ha destacado que lo importante en este caso es que ninguna persona ha sufrido daños. La consellera de Justicia e Interior, Elisa Núñez, ha apuntado que tan solo un matrimonio ha pernoctado en el albergue habilitado en Tàrbena. El resto han hecho noche en casa de amigos.

Una noche «compleja»

El incendio declarado este domingo en la Serra Ferrer, entre Tàrbena y Xaló (Alicante), continúa hoy activo tras una noche «compleja» para los efectivos de extinción, informa el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat Valenciana.

La misma fuente recalca que se ha priorizado la seguridad del personal para evitar situaciones peligrosas debido a las carreras que pudiera producirse. Tras haberse producido ayer la evacuación de unas 180 personas, no hay constancia de más desalojos.

En cuanto a los medios movilizados, ya se encuentran trabajando 8 aéreos, 12 dotaciones de Bomberos de la Diputación de Alicante, 2 coordinadores forestales, 10 unidades de lso Bomberos Forestales de la Generalitat, más 3 helitransportadas y equipos de la UME.

El secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, Javier Montero, ha agradecido todo el trabajo realizado por estos efectivos y ha detallado que ha permanecido durante toda la noche una llama activa en zonas principalmente no accesibles. «Las previsiones climatológicas respecto a la humedad no se han cumplido y, por lo tanto, no ha bajado todo lo esperado, por lo que ha sido una noche de poco avance», ha manifestado.

Antonio Córdoba, suboficial del Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante, ha explicado que el problema durante la noche ha sido la «inversión térmica» y que hasta que no si disipe no podrían entrar los medios aéreos. También ha remarcado que entonces incidirán en la zona del Barranc de Saco, que es el principal foco activo, ya que en la zona del Coll de Rates los trabajos evolucionan favorablemente.

El fuego, que se originó sobre las 12 horas del domingo, hizo que seis medios aéreos y una veintena de equipos de bomberos se movilizaran con urgencia hasta el lugar. El Centro de Coordinación de Emergencias estableció la situación 2 del Plan Especial Frente al Riesgo de Incendios Forestales ante la posibilidad de que el fuego afectara gravemente a los bienes forestales, como sucedió poco después.

El incendio arrasó una zona de masa forestal en pocas horas y progresa con rapidez, por lo que acudieron todos los medios antiincendios que estaban en la alerta en la comarca de la Marina Baixa. Una de las primeras personas que llamó al 112 fue el diputado de Les Corts Gerard Fullana, que estaba haciendo deporte con su mujer en el paraje montañoso.

«Desde lejos parecía que ardían restos de poda. Si se confirma que es el foco del incendio estamos ante otra grave imprudencia, porque las quemas agrícolas estaban prohibidas hoy», afirmó Fullana. «Cuando he llamado al 112 (12:17 horas) me han dicho que era la primera persona que avisaba de la columna de humo. Ha sido casual porque estaba corriendo con mi mujer por un camino», añadió el diputado de Compromís por Alicante.

Incendio en Tárbena. EFE
Imagen principal - Incendio en Tárbena.
Imagen secundaria 1 - Incendio en Tárbena.
Imagen secundaria 2 - Incendio en Tárbena.

Media hora después de la llamada que Fullana realizó al teléfono de emergencias, llegó el primer helicóptero a la zona del incendio. El 112 recibió más avisos en pocos minutos. La columna de humo era visible desde poblaciones lejanas.

Algunos de los bomberos que estaban enfriando la zona afectada por otro incendio en Xàbia y Gata de Gorgos, se desplazaron con urgencia a Tàrbena para luchar contra las llamas. Mientras los efectivos antiincendios trataban de cercar el fuego, unos 170 vecinos tuvieron que abandonar sus casas en los municipios de Tàrbena y Parcent. Cruz Roja Alicante y el Ayuntamiento de Tàrbena habilitaron un albergue en la Casa de la Cultura para atender a las personas evacuadas.

Además de los bomberos forestales, se movilizaron otras 11 dotaciones de los parques de Dénia, Benissa, Cocentaina, San Vicente y Elda del Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante, y la dirección técnica del operativo antiincendios ha solicitado apoyo a la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Los servicios de emergencias desalojaron algunas viviendas diseminadas debido a la cercanía de las llamas. El Centro de Coordinación de Emergencias solicitó apoyo también a Cruz Roja para el establecimiento de un albergue provisional en la localidad de Tàrbena donde puedan desplazarse las personas afectadas.

El incendio y la circulación prioritaria de los vehículos de los servicios de emergencias obligó a cortar el tráfico en la carretera CV-715, según informaron fuentes de la Guardia Civil de Tráfico.

Tras recibir la solicitud de ayuda, el Tercer Batallón de Intervención en Emergencias (BIEM III) movilizó a un centenar de militares, que se desplazaron con urgencia a Tàrbena para luchar contra el fuego y realizar distintas tareas de transmisiones y logística. También se unieron a las labores de extinción dos aviones anfibios del Gobierno.

El Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) envió tres ambulancias al puesto de mando avanzado, concretamente dos equipos del Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU) y otro de Soporte Vital Básico (SVB).

La consellera de Justicia e Interior, Elisa Núñez, y la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Pilar Bernabé, se trasladaron hasta el puesto de mando avanzado para seguir de cerca las labores de extinción del fuego, que el domingo por la noche seguía activo.

«Se ha declarado el nivel 2 del Plan Especial de Riesgos de Incendios Forestales por las altas temperaturas que se han dado a partir de mitad de la mañana, también por la orografía de la zona, y luego por la alta cantidad de masa forestal, dado que parece ser que la gestión del anterior Gobierno no había sido la que correspondía y ha sido bastante negligente. En consecuencia ha corrido como un polvorín que era lo esperado», manifestó Núñez.

A las 19:30 horas, Francisco Molines, alcalde de Tàrbena, seguía muy pendiente de la evolución del fuego. Según declaró, las primeras informaciones de testigos sobre el origen apuntan a una posible negligencia, «una quema de poda de restos de naranjos que se ha descontrolado».

Sucedió en la partida de Casas Ibáñez, a unos tres kilómetros en línea recta de la población de Tàrbena, donde viven 630 vecinos. «Parece que el fuego se ha propagado por unos bancales de cultivo abandonado», señaló el primer edil, «y de ahí ya ha alcanzado el monte».

En cuanto a los desalojos, Molines detalló que el mayor peligro estaba para una veintena de chalés y casas de campo próximas al punto de origen, en un radio aproximado de unos tres kilómetros. «Alrededor de 50 residentes de esta zona se han desplazado al pueblo. Hemos montado un albergue en la Casa de la Cultura y algunos se quedarán ahí hasta el momento de la extinción y otros permanecerán con amigos o familiares en el pueblo», añadió.

Poco antes de las 20 horas «daba la impresión de que el fuego no iba a más y su avance seguía en dirección a los pueblos vecinos de Parcent y Xaló», destacó Molines. El incendio también puso en jaque a los vecinos de Parcent. Como describió su alcalde, Joan Ripoll, fueron evacuadas 120 personas de dos urbanizaciones próximas al foco. Una de ellas es Coll de Rates, a unos 500 metros del casco urbano de la población. Unas 70 personas abandonaron sus viviendas por prevención. Mientras, en Barranquet, a unos 300 metros de Parcent, fueron 50 los desalojados.

Al igual que en la vecina población de Tàrbena, «algunos se han refugiado con familiares y amigos. Y para los que no hay opción se ha habilitado un centro polivalente por si tienen que pasar allí la noche mientras dura la extinción». La solidaridad se impuso una vez más y los vecinos de Parcent llevaron colchones y ropa de cama.

En cuanto a la evolución, pasadas las 20 horas Ripoll mencionaba que la franja principal de fuego «parecía más o menos contenida en la parte alta del término municipal, pero había algunos rebrotes en Coll de Rates y en otro punto conocido como la Sierra Carrascal». Y también «da la impresión de que está entrando en Xaló».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios