Borrar
Agentes de policía en Guardamar del Segura tras uno de los ahogamientos mortales acaecidos la pasada semana. EFE/Pablo Miranzo
Un drama que no entiende de vacaciones: Se disparan las cifras de ahogados en las playas de Alicante

Un drama que no entiende de vacaciones: Se disparan las cifras de ahogados en las playas de Alicante

Las 12 muertes registradas en la primera quincena de este junio en el litoral alicantino abren el debate sobre la necesidad de adelantar el servicio de salvamento en algunas playas

Pau Sellés

Alicante

Sábado, 15 de junio 2024, 07:34

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El fenómeno de las muertes por ahogamiento en las playas está mostrando un preocupante efecto desestacionalizador este año. Los fallecimientos han aumentado en más de un 20% durante los cinco primeros meses de este año en todo el país. Cerca de la mitad de todos ellos se han producido en la playa, durante un periodo relativamente anormal para acumular estos decesos, y es que la mayoría de servicios de salvamento inician su actividad el 1 de junio. 

El mes de junio también está siendo especialmente trágico para las playas de Alicante, donde se acumulan 12 muertes por ahogamiento durante la primera quincena, casi a deceso por día. Las dos últimas tuvieron lugar en la playa de Arenales del sol en Elche, concretamente, dos sexagenarios que fueron sacados inconscientes del mar y a quienes los servicios de reanimación no pudieron salvarles la vida. De acuerdo con las estadísticas de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo (RFESS), es el grupo etario de 65 a 74 años el que más muertes concentra por esta causa.

Al respecto de esta doble muerte, el alcalde de Elche, Pablo Ruz, aseguró en declaraciones a los medios que el servicio de salvamento estaba activo aquel día, y que a pesar de los esfuerzos del equipo de rescate no se pudo hacer nada por salvar a las víctimas. Ruz puso el foco en la prudencia que deben mostrar los bañistas, asegurando que esta «debe ser una exigencia, no una virtud», y que si una persona se mete en el agua mientras hay bandera roja, «lo hace bajo su responsabilidad». 

Otro municipio que se ha vestido de luto este mes de junio ha sido Guardamar del Segura, en cuyas playas han muerto ahogadas la friolera de cuatro personas en una misma semana. Se da la circunstancia que el servicio de salvamento en este municipio no empieza hasta el 15 de junio, el cual presta Cruz Roja bajo la contratación del gobierno municipal.

Un punto negro de 11 kilómetros en Guardamar

Sus 11 kilómetros la convierten en una de las zonas del litoral que más incidentes concentr de toda la provincia de Alicante, y es que el número de rescates en todo el verano allí asciende hasta los 200. José Luis Hernández Oliva es coordinador del equipo de salvamento de Cruz Roja en la localidad, y atribuye a diversos factores las recientes cuatro muertes en este municipio de la Vega Baja.

Oliva considera que hay desconocimiento entre la población sobre los peligros reales que entraña el mar, y pone el foco en las corrientes de retorno, a las que atribuye la mayoría de muertes por ahogamiento. «Esas corrientes arrastran a los bañistas hacia el interior del mar, y en caso de niños y personas mayores, estos se agotan más rápidamente al intentar luchar contra la fuerza de las olas, por lo que es más probable que acaben pereciendo por desfallecimiento».

El consejo que lanza este experto en socorrismo es que el bañista intente dejar flotar su cuerpo en la superficie del mar hasta que la corriente lo acabe arrastrando hasta la orilla. También recomienda que antes de adentrarse en el mar más allá de la cintura, y aunque el agua no muestre gran agitación, el bañista intente apreciar con sus pies si hay una corriente de agua que le arrastre hacia el interior. En esos casos, lo más prudente es postergar el baño.

Oliva también se pronuncia sobre la «temeridad» que supone que algún bañista se aventure a protagonizar un rescate sin la formación adecuada. «Cuando intentamos socorrer a una persona que se está ahogando, esta se agarrará a nosotros fruto de la tensión, y esto nos impide contar con todo nuestro cuerpo para nadar. Yo personalmente soy un nadador experimentado, pero si solo dispusiera de un brazo para nadar, sería bastante mediocre. Es por ello que el rescate debe ser realizado por un socorrista que disponga de los conocimientos y el equipo adecuado», recuerda el coordinador de Cruz Roja.

Aquello que sí que está en manos del resto de bañistas es lanzar al agua un aro salvavidas a la persona que se está ahogando, y que en el caso de la playa de Guardamar del Segura, se pueden encontrar cada 250 metros de costa.

Entre 2015 y 2019, Alicante fue la segunda provincia española con más fallecimientos por ahogamientos (120)

Recurriendo a cifras de la RFESS, sabemos que entre 2015 y 2019 Alicante fue la segunda provincia española con más fallecimientos por ahogamientos (120), solo superada por un estrecho margen por Coruña (122). 2019 fue el segundo año más letal de la serie histórica en Alicante, con 61 decesos. 

Respecto a los primeros cinco meses de este año, la Comunitat Valenciana ha sido la quinta autonomía que más ahogamientos mortales ha concentrado (10), superada por Galicia (29), Andalucía (22), Canarias (16) y Cataluña (13). Además, 2024 ha tenido el segundo peor primer trimestre del año en muertes por ahogamiento desde 2015. En todo 2023, la Comunitat fue la cuarta de este ránking, empatada a 46 óbitos con Galicia. 

La mayoría de las muertes que se han producido este año se dan entre las 12 y las 14 horas, seguida por la franja horaria de 16 a 18 horas. El perfil mayoritario de víctimas es varón de nacionalidad española entre los 65 y los 74 años de edad. 

Una realidad como esta tiene incidencia en diferentes ámbitos, uno de ellos el turístico, donde preocupa que estas cifras puedan influir negativamente en la llegada de turistas a nuestra provincia. Es el caso de la Asociación de Empresas Turísticas de Elche (AETE), desde donde recuerdan que con condiciones desfavorables, la vigilancia y la persuasión a los más atrevidos deben extremarse para impedir que las vacaciones acaban en tragedia. La asociación también ha mostrado su predisposición a trabajar junto a las administraciones para difundir mensajes de alerta a sus clientes cuando las condiciones aconsejan prohibir o restringir el baño en las playas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios