Borrar
Procesión del Silencio por el casco antiguo de Alicante. CARLOS MAZÓN
El trono procesional de la Semana Santa de Alicante cuyos varales pasan de padres a hijos

El trono procesional de la Semana Santa de Alicante cuyos varales pasan de padres a hijos

El president de la Generalitat, Carlos Mazón, cumple con la tradición de la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte y cede el testigo de costalero a su primogénito

Adrián Mazón

Alicante

Viernes, 29 de marzo 2024, 14:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Semana Santa de Alicante está repleta de curiosidades. Muchas de ellas son las que envuelven a la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de las Angustias. La primera de ellas, es que su Estación Penitencial se conoce popularmente como la procesión del Silencio.

Su actual historia se remonta a casi un siglo atrás. Fue a finales de los años 20 cuando un grupo de jóvenes tuvo la iniciativa de instaurar una procesión de silencio en Alicante. Y es que la primera de ellas, surgida en el año 1603, desapareció «dejando solo la procesión del Entierro el Viernes Santo como la única procesión de la ciudad».

Así, esta Hermandad ha vuelto a perdurar en el tiempo y es símbolo de la sobriedad y solemnidad que caracteriza la Semana Santa de Alicante. Además, aguarda consigo otra curiosa tradición: los huecos de los varales de sus tronos, tanto del Cristo como de la Virgen, pasan de padres a hijos.

Según explica su Hermano Mayor, Juanma Matas, se trata de una decisión instaurada desde su primer año de salida. «Hay familias que perduran desde 1927», detalla e incide en que no solo se hereda el cargo de costalero, sino también el propio hueco del varal.

Cristo de la Buena Muerte. SEMANA SANTA DE ALICANTE

Uno de los costaleros que ha hecho pública dicha tradición ha sido el president de la Generalitat, Carlos Mazón, quien hace 36 años recogió el testigo de su padre. Tras todo este tiempo, el pasado Jueves Santo fue su última salida como costalero de la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte.

«Es mi última vez», recoge Mazón en sus redes sociales, pues «el año que viene llega el relevo». Será su hijo mayor quien asuma el reto de procesionar con este trono, continuando la estela familiar. «Lo dejo en tus manos. Su hombro ya queda para ti y para Alicante».

Esta decisión la comunicó también al Hermano Mayor de la procesión del Silencio: «Me dijo que su hijo cargará el mismo sitio que su padre», explica a preguntas de TodoAlicante. Así, el primogénito de Mazón asumirá en la Semana Santa de Alicante 2025 un nueva visión del fervor y la devoción inculcada en el seno familiar.

Varales heredados y lista de espera

El relevo de costaleros de la procesión del Silencio -Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de las Angustias- pasa siempre por herencia familiar. Los padres deciden cuando retirarse y pasar el testigo a la siguiente generación.

En caso de que la persona que decide dar un paso atrás y no cuenta con descendencia propia o familiares cercanos a quienes pasar el testigo, la Hermandad cubre su hueco con solicitudes.

Según explica Juanma Matas, «hay una lista interna de hermanos» interesados en portar sobre sus hombros al Cristo y a la Virgen. Todo ello queda coordinado por los capataces de cada paso.

Asimismo, se han dado situaciones de que «a veces falta un cargador». Siempre avisa con tiempo con el fin de suplir su ausencia, entonces «se cubre con algún costalero extraordinario» perteneciente a esta Hermandad casi centenaria que cuenta con cerca de 350 hermanos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios