Borrar
Agentes de la Policía Nacional en el interior de la vivienda donde se cultivaba marihuana. P.N
Así operaba una banda de Europa del Este que viajaba de Calp a Albacete para cultivar marihuana

Así operaba una banda de Europa del Este que viajaba de Calp a Albacete para cultivar marihuana

La Policía Nacional ha desarticulado la organización criminal, integrada por siete miembros, que vendía las sustancias estupefacientes recolectadas en el mercado negro

Jueves, 6 de junio 2024, 11:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Un matrimonio lituano, residente en Calp, había alquilado una vivienda en una urbanización de lujo a las afueras de Albacete el pasado diciembre. Su llegada no era lógica, puesto que no desempeñaban actividad laboral ni tenían ningún tipo de arraigo en la ciudad castellano-manchega. Los vecinos sospecharon de los movimientos de los nuevos residentes y avisaron a la Policía.

El Cuerpo comenzó la 'Operación Calatea' en aras de aclarar el motivo de la extraña mudanza. Las primeras pesquisas desvelaron que los sospechosos se desplazaban de forma periódica desde el municipio alicantino hasta la capital manchega para pasar breves periodos de tiempo en la vivienda alquilada. Los indicios recabados orientaban a que estas personas eran en realidad integrantes de una organización criminal de origen lituano que habían llegado a la ciudad para cultivar marihuana.

El 20 de febrero, los investigadores detectaron que más miembros que presuntamente integraban la red criminal llegaron a Albacete con la finalidad de recolectar y transportar una cantidad importante de marihuana, cultivada en el interior de la vivienda de lujo arrendada. Por este motivo, los efectivos realizaron un registro en la casa, en la que sorprendieron 'in situ' a siete individuos mientras recolectaban y secaban la marihuana, por lo que fueron apresados.

Cosechas cada 90 días

Con la inspección, los investigadores descubrieron que la organización criminal utilizaba toda la planta del sótano de la vivienda para cultivar la marihuana. Y no de manera austera. Contaban con un sofisticado centro de producción dotado de las últimas tecnologías para optimizar el crecimiento y la calidad de la sustancia estupefaciente cultivada.

La plantación estaba sectorizada en varias zonas: la primera en un sótano independiente donde se cultivaban los esquejes de marihuana hasta que estos se convertían en plantas. Después, estas plantas eran trasladadas a otra dependencia más grande donde crecían hasta desarrollar las 'inflorescencias', es decir, los llamados cogollos de marihuana.

De esta forma, aumentaban la productividad de la plantación logrando recolectar hasta una cosecha cada 90 días. Existía también una tercera zona, diferenciada de las anteriores, donde se llevaban a cabo labores de limpieza y secado de los cogollos. Por último, la sustancia era envasada al vacío para poder transportarla de manera más cómoda y discreta a bordo de vehículos.

En total, con esta actuación policial se ha detenido a siete hombres con edad comprendidas entre los 25 y los 62 años, y se han intervenido 81 kilogramos de cogollos de marihuana en proceso de secado, 331 plantas de marihuana, 3.500 euros en efectivo y todo tipo de efectos e instrumentos utilizados para llevar a cabo el cultivo de esta sustancia.

En la investigación, detenciones y registros han participado agentes de la Policía Nacional adscritos a los Grupos de Estupefacientes de Albacete y Alicante, así como de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de Albacete.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios