Borrar
Algunas de las narcolanchas intervenidas en la operación. T.A.
Un negocio de ida y vuelta: cae una red que llevaba droga a Argelia desde Alicante y regresaba con migrantes ilegales

Un negocio de ida y vuelta: cae una red que llevaba droga a Argelia desde Alicante y regresaba con migrantes ilegales

La Policía desmantela una organización que cobraba entre 6.000 y 10.000 euros por persona

Todo Alicante

Alicante

Viernes, 24 de mayo 2024, 17:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional han desmantelado una organización criminal establecida en Alicante dedicada a transportar sustancias estupefacientes, principalmente cocaína y pastillas de drogas sintéticas, desde la costa de Alicante hasta Argelia, para luego realizar el trayecto de vuelta con migrantes ilegales a las que llegaban a cobrar entre 6.000 y 10.000 euros por persona.

Para ello, utilizaban embarcaciones neumáticas semirrígidas de alta velocidad, conocidas como 'narcolanchas' o 'pateras taxis', que permitían realizar los trayectos de ida y vuelta en pocas horas, con lo que obtenían grandes beneficios económicos. Los agentes han detenido a siete personas de nacionalidad argelina, marroquí y española de entre 40 y 58 años de edad.

Un operativo conjunto de Policía Nacional y Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria localizó en la costa alicantina una finca que hacía de 'guardería' de estas embarcaciones. Los investigadores observaron un trasiego de vehículos que entraban y salían remolcando las embarcaciones. Algunas de ellas se encontraban cargadas con bidones de gasolina preparadas para realizar la travesía entre las costas de España y África.

Se trata de una banda criminal de carácter internacional, con sede en la provincia y ramificaciones en Francia y Argelia

La estructura organizativa del grupo criminal la formaban principalmente ciudadanos de origen argelino y marroquí, aunque entre los miembros de la organización también se encontraban españoles que daban apoyo logístico a la hora de echar al agua, recoger y depositar las embarcaciones tras la navegación. Formaban una organización de carácter internacional, puesto que necesitaban de personas en Argelia para publicitarse, conseguir y organizar a los inmigrantes ilegales para traerlos hasta las costas españolas, previo pago de altas cantidades de dinero.

Sin embargo, las embarcaciones no partían desde el continente africano, sino que lo hacían desde Alicante hacia Argelia para trasladar sustancias estupefacientes y traer personas en el viaje de regreso, por lo que la organización estaba asentada en España, donde tenían su base de operaciones.

Para llevar a cabo el funcionamiento de la organización existía un claro reparto de funciones: mientras unos se encargaban de labores de intermediación, compra y recogida de embarcaciones; otros eran los encargados de elaborar las sustancias estupefacientes y preparar las embarcaciones, embarcar y marcharse de nuestras costas con la mayor celeridad posible.

La capacidad económica de la que disponían se financiaba a través de una empresa con sede en Francia gestionada por varios individuos que, a su vez, se encargaban de la recogida de las embarcaciones en España y la búsqueda de personas para logística y fabricación de las sustancias estupefacientes, botadura de embarcaciones y traslado de inmigrantes.

La estructura logística estaba sumamente planificada, para lo que contaba con un depósito privado de vehículos que hacía las funciones de 'guardería' y una empresa de grúas para ejercer los traslados de las embarcaciones a la hora de movilizarlas, con lo que simulaban transportes legales a plena luz del día.

Además, contaban con numerosos recursos humanos en la operativa criminal como gruistas, petaqueros (personas dedicadas a llenar garrafas de gasolina en estaciones de servicio), mecánicos, personal de contravigilancia, pilotos y personal dedicado a la botadura de las embarcaciones, así como una gran capacidad de sintetizar droga o adquirirla para su traslado.

Esta investigación ha puesto de manifiesto la utilización de lanchas semirrígidas para el transporte ilegal de migrantes a territorio nacional. La investigación ha constatado plenamente que, tras varias vigilancias y seguimientos, que al menos se llegaron a utilizar de esta manera dos embarcaciones que salieron de la provincia de Alicante, una de las cuales ha sido interceptada en una playa de Almería cuando transportaba 25 migrantes de origen argelino.

En la operación se ha detenido a siete personas por delitos de favorecimiento a la inmigración ilegal, pertenencia a organización criminal, delito contra la salud pública y contrabando. También se han incautado tres lanchas semirrígidas de más de ocho metros de eslora y dotadas con motores de más de 200 CV de potencia cada uno y sus respectivos remolques.

En el interior de las mismas se han encontrado repartidas 41 garrafas de gasolina que fueron intervenidas, así como tres vehículos de alta gama, teléfonos móviles, dispositivos GPS y herramientas para la reparación de las embarcaciones. Asimismo, se han localizado 11 bidones de unos 25 litros cada uno, que contenían diferentes tipos de componentes químicos muy inflamables, utilizados para la preparación de sustancias estupefacientes.

Los detenidos, de nacionalidad argelina, marroquí y española, de entre 40 y 58 años de edad, han sido puestos a disposición del Juzgado de instrucción de Alicante. La operación continúa abierta y no se descartan más detenciones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios