Borrar
Sanitarios de la Unidad de Quemados del Hospital General de Alicante atendiendo a un paciente. Miriam Gil Albert
Huir del fuego para caer en las gasas

Huir del fuego para caer en las gasas

El Hospital General de Alicante atiende a una media de diez quemados diarios durante las Hogueras, una cifra que ha ido a la baja a medida que crece la concienciación ciudadana y las restricciones a las fogatas

Pau Sellés

Alicante

Domingo, 23 de junio 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Unidad de Quemados del Hospital General de Alicante afronta durante las fiestas de Hogueras unas jornadas ajetreadas, aunque no tanto como pudiera parecer. Alrededor de una decena de atenciones diarias, relacionadas exclusivamente con los festejos alicantinos, se atienden en la que es la unidad de referencia para tratar quemaduras en toda la provincia.

Según la responsable médica del servicio, Itziar Madrazo, esta cifra de atenciones se ha reducido en los últimos años debido a una mayor concienciación ciudadana sobre los peligros del fuego y la pólvora, así como por las restricciones que se aplican sobre las fogatas en playas alicantinas. Esa tendencia a la baja no es óbice para que se refuerce el servicio, especialmente durante la noche de San Juan del 23 de junio, y la posterior del 24, con el acto de la Cremà.

Combinar alcohol, fuego y pólvora no siempre es lo más aconsejable, y lleva a situaciones que no por anecdóticas dejan de ser graves. «Muchos se queman estando ebrios y no sienten dolor, por lo que no acuden al médico hasta que se despiertan y se les ha pasado el efecto del alcohol. Eso es algo peligroso porque se puede agravar la herida», explica Mª Ángeles Gómez, supervisora de enfermería de la unidad de quemados alicantina, y que está integrada en el servicio de Cirugía Plástica del hospital, cuyo jefe es el doctor Ashley Novo.

«Muchos se queman estando ebrios y no sienten dolor, por lo que no acuden al médico hasta que se despiertan y se les ha pasado el efecto del alcohol. Eso es algo peligroso porque se puede agravar la herida»

Mª Ángeles Gómez

Supervisora de enfermería de la Unidad de Quemados del Hospital General de Alicante

Este servicio es el único de toda la provincia con médico de guardia de cirugía plástica durante las 24 horas, al que se suma el refuerzo con personal de guardia localizada durante las veladas que duran los festejos alicantinos. Durante la jornada, en el servicio siempre están presentes en horario diurno dos profesionales de enfermería y otros dos Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAEs), los cuales se reducen a la mitad durante la noche.

Las lesiones más frecuentes que llegan a la unidad estos días no son otras que las producidas por la explosión de petardos, (principalmente en las manos); así como por el salto sobre las fogatas, que dejan quemaduras localizadas en piernas y glúteos. Tal y como explica la doctora Madrazo, estas últimas «suelen ser superficiales, aunque si la exposición a las llamas se prolonga, puede ser necesario un ingreso hospitalario y una cirugía». En caso contrario, puede bastar con un simple seguimiento ambulatorio. 

(Arriba) plantilla de la Unidad de Quemados del Hospital General de Alicante. Miriam Gil Albert
Imagen principal - (Arriba) plantilla de la Unidad de Quemados del Hospital General de Alicante.
Imagen secundaria 1 - (Arriba) plantilla de la Unidad de Quemados del Hospital General de Alicante.
Imagen secundaria 2 - (Arriba) plantilla de la Unidad de Quemados del Hospital General de Alicante.

Respecto al perfil de los atendidos, ambas sanitarias reconocen que el grueso de las atenciones derivadas de Hogueras son a jóvenes y adolescentes, aunque tampoco es extraño atender a personas adultas víctimas de la imprudencia. 

Accidentes domésticos, la tónica general

Fuera del periodo excepcional que supone Hogueras, la mayoría de lesiones que se tratan en esta unidad del Hospital Dr. Balmis están motivadas por accidentes domésticos, especialmente en la cocina. Los líquidos calientes derramados como el caldo, agua o café son los sospechosos habituales de generar quemaduras en la dermis, de las cuales ni los niños más pequeños están exentos.

La supervisora de enfermería aconseja a los progenitores mantener a los menores controlados en los ambientes domésticos donde se puedan producir estos accidentes, impidiéndoles entrar a la cocina cuando se está haciendo uso de ella, o fijando correctamente a los pequeños en la trona cuando se les sirve en la mesa. 

Otro colectivo que evidencia gran riesgo son las personas de avanzada edad, especialmente si viven solas. Por contra, «cada vez se ven menos quemaduras producidas en el ámbito de trabajo, gracias presumiblemente a los avances en materia de riesgos laborales», explica la responsable médica.

Los líquidos calientes derramados como el caldo, agua o café son los sospechosos habituales de generar quemaduras en la dermis

Sin embargo, no todas las quemaduras son debidas al fuego, líquidos hirviendo o la luz solar; también las hay producidas por la corriente eléctrica, las cuales amenazan partes del cuerpo tan sensibles como el corazón. «En esos casos se suele ingresar al paciente para tenerlo monitoreado las 24 horas, ya que aunque la quemadura parezca superficial, la corriente puede tener un efecto devastador y provocar un paro cardíaco». 

Una ardua recuperación

La recuperación de una quemadura puede ser muy lenta y dolorosa, por lo que se requiere paciencia durante la convalecencia. «En caso de ingreso, no podemos dejar que el paciente vuelva a casa hasta que no cesa el dolor, puesto que puede necesitar que se le administre morfina», explica la doctora Madrazo. 

De pie a la izquierda, la responsable médica de la unidad de quemados alicantina, Dr. Itziar Madrazo; y a la derecha, Mª Ángeles Gómez, supervisora de enfermería de la unidad.  Miriam Gil Albert

Uno de los principales aliados durante la recuperación son las cremas o pomadas, algunas con efectos tan beneficiosos como el nexobrid, gran aliada en el proceso de desbridamiento (eliminación de tejido muerto) quirúrgico. 

Mª Ángeles Gómez también pone en valor el seguimiento «exhaustivo y constante» que hace el equipo de enfermería de la unidad de quemados, y es que se considera más adecuado hacerlo desde este servicio que desde la consulta de Atención Primaria.

Falsos mitos: ¿es curativa la pasta de dientes?

Ambas sanitarias también derriban ciertos mitos infundados para el tratamiento de las quemaduras, como por ejemplo la idoneidad de aplicar pasta dentífrica. «La mejor forma de tratarlas es lavar la zona afectada con agua fresca y aplicar una gasa o paño limpio antes de acudir al médico», explica la supervisora de enfermería. Otras prácticas desaconsejadas son la aplicación de hielo para enfriar la quemadura o ungüentos caseros, así como pinchar la ampolla. 

Para favorecer las buenas prácticas entre los heridos, la unidad de quemaduras del hospital alicantino ha diseñado unos grafismos con información sobre el correcto tratamiento de estas lesiones, y a las que se puede acceder a través del móvil escaneando los códigos QR impresos en las paredes de este servicio hospitalario.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios