Borrar
Urgente Un tren descarrila cerca de Villena por las tormentas y deja cinco heridos
Campus de la Universidad de Alicante. Miriam Gil Albert
La UA planifica su crecimiento a través de la internacionalización y nuevos grados con alta empleabilidad
TODOXALICANTE

La UA planifica su crecimiento a través de la internacionalización y nuevos grados con alta empleabilidad

La institución ha incorporado este curso Medicina e Inteligencia Artificial, y ha creado un observatorio para difundir su producción científica

Pau Sellés

Alicante

Martes, 30 de abril 2024, 07:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Universidad de Alicante consiguió entrar el pasado año en el grupo de las mejores 600 universidades de todo el mundo. Es el listado que determina el ránking de Shanghái, la referencia a nivel mundial para la educación universitaria, y en la que la alicantina se posiciona como la décima mejor universidad de todo el Estado. 

El centenar de puntos que permitieron a la UA escalar posiciones se puede resumir en tres epígrafes: sumar grados con alta demanda y empleabilidad, retener y atraer talento, así como generar sinergias internacionales. Son los principales retos que pone encima de la mesa la rectora de la UA, Amparo Navarro, cuando cumple cuatro años al frente de la institución universitaria. Un mandato que en términos políticos se concebiría como una legislatura, y cuyos años de duración coinciden con el número de grados que la UA sumará a su oferta formativa entre este curso y el siguiente. 

Se trata del grado de Medicina y el de Inteligencia Artificial implantados este año, y a los que el próximo curso se sumará el de Logopedia y el de Ingeniería Aeroespacial. Junto a ellos, la rectora también alude al nuevo doble grado de Física y Matemáticas que llegará el próximo curso, así como un total de 16 dobles grados internacionales en programa compartido con universidades estadounidenses, brasileñas y alemanas.

«Debemos velar por la incorporación con titulaciones con demanda y que mejoren la empleabilidad de nuestros alumnos», apunta Amparo Navarro, quien dirige una institución que para este curso académico cuenta con algo más de 28.300 estudiantes y cerca de 2.900 profesores.

Arranque de Medicina con «total normalidad»

La incorporación del grado de Medicina este curso ha sido sin duda uno de los focos de actualidad de la UA de un tiempo a esta parte, en parte debido al recurso interpuesto por la Universidad Miguel Hernández de Elche. A propósito de sus primeros meses de andadura, Navarro asegura que la labor docente en este grado se está desarrollando «con total normalidad, como era de esperar». 

La llegada de Medicina ha comportado que la universidad pusiera a punto el edificio del Aula de Anatomía, una infraestructura que desde la UA consideran «indispensable» para el desarrollo del grado sanitario, y que es escenario de las clases de la asignatura homónima en los cursos de primera y segundo. 

Esta aula no es la única infraestructura en la que la UA tiene puestos los ojos para seguir creciendo. En el denominado Campus Oeste, la institución cuenta con terrenos pendientes de urbanizar que ocupan 800.000 m2, y que en un futuro próximo acogerán centros de docencia e investigación para que la UA siga expandiéndose. Esa zona del campus ya cuenta con un recientemente estrenado parque científico, una infraestructura de más de 13.000 metros cuadrados destinada al emprendimiento científico tecnológico, y a albergar empresas intensivas en conocimiento.

Adaptación a la nueva LOSU

La expansión del campus depende también en gran medida de la financiación que la institución recibe de la administración pública, y que supone su principal vía de ingresos. Tal y como explica la rectora,  «gracias a nuestras políticas de ahorro, se ha conseguido crédito presupuestario suficiente para rehabilitar muchos de nuestros edificios. Aunque somos una universidad joven, tenemos infraestructuras de más de 50 años que necesitan mantenimiento. Sin embargo, para contar con nuevos recursos dependemos de la financiación pública».

En ese sentido, tanto la UA como el resto de universidades públicas de la Comunitat están pendientes de la aprobación del plan plurianual de financiación -algo que debería producirse antes de empezar el próximo curso-, que está llamado a crear un marco estable de financiación para estos centros de enseñanza. 

Otro frente abierto para la UA es la adaptación a la Ley Orgánica 2/2023 del Sistema Universitario (LOSU), que entre otros propósitos, busca acabar con la temporalidad del profesorado, y que también traerá un paulatino relevo generacional en el cuerpo docente. En ese sentido, el Gobierno ya ha anunciado que sufragará 3.400 plazas de profesorado universitario en todo el país, aunque las comunidades autónomas también deberán contribuir en ese esfuerzo inversor. 

A la mejora de la docencia que persigue la institución alicantina se une hacer lo propio con la investigación. «El resto del mundo debe conocer que la investigación que se hace en la UA es de gran calidad. Apostamos por la internacionalización para generar sinergias con equipos de otros países y que así la investigación avance más rápidamente». 

Una de las medidas con las que se plantean llegar a ese objetivo es la puesta en marcha del Observatorio de producción científica, que pretende visibilizar el trabajo de 3.000 investigadores de la UA y recoge más de 100.000 publicaciones científicas, 4.400 tesis dirigidas y 268 patentes.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios