Borrar

Adrián Mazón

Alicante

Sábado, 30 de marzo 2024, 14:20

Modo oscuro

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Son miles de visitantes los que acuden en masa estos días de puente, por los festivos de Semana Santa y Pascua, a la ciudad de Alicante. Su llegada se hace notar, tanto por la mayor presencia y barullo de personas en las calles como por la aglomeración de vehículos en las principales vías.

Ha sido este sábado, en el ecuador de las vacaciones, cuando otro atasco ha protagonizado la jornada en Alicante. El acceso sur de la ciudad ha sido el inicio de la aglomeración de coches que cruzan la ciudad a partir del mediodía.

La avenida de Elche y el paseo Mártires de la Libertad son testigos de las largas retenciones en sentido a la zona de playas, pues los carriles inversos continúan con la más absoluta normalidad.

Las esperas y plantones, aunque sean sentados en el coche, desesperan a muchos. Prueba de ello han sido innumerables los pitidos que han hecho que los viandantes girasen la cabeza con el fin de apreciar el panorama. Junto a los cláxones, también algún que otro insulto se ha escuchado desde las motocicletas y las ventanillas.

Los párquines también están a reventar. Uno de ellos es el ubicado bajo el parque infantil que se sitúa en pleno puerto de Alicante. Con el cartel de completo marcado en rojo, los vehículos permanecen a la cola con el fin de obtener un hueco donde estacionar y poder tomar la ciudad de Alicante a pie, igual que han hecho los más de 3.000 cruceristas que han desembarcado en dos buques este sábado.

Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar
Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios

Entre pitidos e insultos, otro atasco colapsa Alicante y los párquines se ponen a reventar