Borrar
Comisaría de Distrito Norte. PN
Denuncia un falso robo en una discoteca de la playa de San Juan y acaba detenido

Denuncia un falso robo en una discoteca de la playa de San Juan y acaba detenido

El apresado, un joven de nacionalidad peruana, aseguró que le habían atracado «entre cinco o seis personas» y le habían sustraído el móvil y la cartera

Lunes, 26 de febrero 2024, 11:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La argucia de un joven de 21 años para recuperar su teléfono móvil que había perdido en una discoteca de la playa de San Juan ha acabado de la peor manera: detenido por simulación de delito. El apresado, de nacionalidad peruana, denunció ante la Policía que le habían atracado «entre cinco o seis personas» a la salida del club de ocio nocturno y le habían sustraído la cartera y el terminal telefónico.

El ciudadano amplió su denuncia, donde aseguró haber recuperado su cartera tras dar una vuelta por el lugar del presunto robo con una amiga suya y localizarla por la zona por donde ocurrieron los hechos. Según el denunciante, la cartera no tenía los 30 euros que declaró en la primera denuncia. En cuanto al terminal telefónico también declaró haberlo recuperado, en este caso, en las Dependencias de la Guardia Civil de San Vicente del Raspeig.

Según parece, el denunciante activó el sistema de localización del móvil y le dio como posicionamiento la ubicación de las instalaciones de la Benemérita de San Vicente, por lo que se dirigió hasta allí, donde le hicieron entrega del mismo. Los investigadores, tras ponerse en contacto con la Benemérita con el fin de averiguar el modo en el que había aparecido el teléfono, descubrieron que fue un trabajador de la discoteca quien encontró el móvil en el supuesto lugar del robo cuando salió a tirar la basura y lo entregó en el cuartel de la Guardia Civil de San Vicente, localidad donde reside.

Según manifestaciones del empleado, cuando salió del local para tirar la basura, encontró el teléfono móvil tirado en el suelo fuera del establecimiento, concretamente en una zona donde suelen ir a «airearse» los clientes que se encuentran en estado de embriaguez, dormidos, vomitando o descansando, motivo por el que lo hizo llegar al cuartel de la Guardia Civil de la localidad donde reside.

La confesión

Tras recabar todos estos datos, los agentes volvieron a citar al denunciante con el fin de esclarecer los hechos. El ciudadano manifestó que en realidad los hechos no habían sucedido tal y como denunció inicialmente, sino que, tras encontrarse mal por haber ingerido alcohol, salió fuera del establecimiento a que le diera el aire y más tarde, sin saber cómo debió ser, se dio cuenta de que le faltaba su cartera y su teléfono móvil, decidiendo interponer la denuncia en esos términos pensando que así sí que se iba a investigar y le resultaría más fácil renovar su documentación. Finalmente, tras esta nueva declaración, los agentes le detuvieron y le imputaron una simulación de delito.

Al momento, el denunciante dijo que sintió cómo alguien le sustraía del bolsillo de su pantalón sus pertenencias y le preguntaba si llevaba algo más encima, dándose la vuelta y viendo que estaba rodeado por entre cinco o seis personas, por lo que intentó marcharse, siendo agredido en esos momentos por sus asaltantes para conseguir finalmente robarle con violencia su teléfono móvil y su cartera con documentación y dinero.

El detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de la misma localidad. Los hechos fueron investigados por el Grupo II de Policía Judicial de la Comisaría de Policía Nacional de Alicante-Norte.

Delito de simulación

Según informa la Policía Nacional, en la provincia de Alicante se practican numerosas detenciones por este delito de simulación. En la mayoría de los casos se trata de denuncias presentadas por robos, cuando en realidad, o bien se trata de hurtos o extravíos, o bien los denunciantes aseguran ser víctimas de un robo con violencia para beneficiarse de la indemnización del seguro o justificarse ante terceras personas tratando de ocultar otro hecho.

Los hechos denunciados son investigados, por lo que, de determinarse la falsedad de los mismos, el denunciante acabaría siendo detenido como presunto autor de un delito de simulación de delito e incluso podría ser acusado de un delito de estafa en algunos casos, generándole antecedentes policiales así como penales, que les pueden traer graves repercusiones al normal desarrollo de su vida personal.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios