Borrar
Una furgoneta de la Policía Nacional sale de los juzgados de Alicante. Miriam Gil Albert
Cuatro asesinatos en apenas un mes en la provincia de Alicante

Cuatro asesinatos en apenas un mes en la provincia de Alicante

Los crímenes perpetrados en la capital, Elche y Orihuela Costa tenían algo en común: los cadáveres presentaban heridas de arma blanca

Martes, 26 de septiembre 2023, 06:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La provincia de Alicante ha tenido un final de verano que preocupa a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Hasta cuatro personas -que haya trascendido- han sido asesinadas en apenas un mes. Los crímenes prepetrados en Alicante, Elche y Orihuela Costa tenían una cosa en común: todos se habían cometido con arma blanca.

El primer asesinato de todos ha sido el último en conocerse. Un ciudadano español, de 52 años, llamó a la Policía para confesar que había matado a su inquilina, una rumana de 66 años, el 29 de agosto. Cuando los efectivos policiales llegaron al domicilio, ubicado en la calle San Vicente, encontraron el cadáver de la mujer en avanzado estado de descomposición, envuelto en bolsas de plástico y cubierto por un edredón.

En la inspección ocular técnico policial y levantamiento del cadáver, los agentes de la Brigada Provincial de Policía Científica y del Grupo de Delincuencia Violenta, dieron de inmediato con el cuchillo con el que presuntamente se había perpetrado el homicidio.

El segundo crimen se cometió el 6 de septiembre. Una mujer de 81 años y su hijo de 40, ambos de nacionalidad argelina, fueron detenidos por secuestrar y torturar durante 15 horas a un compatriota de 18 años al que acuchillaron y golpearon hasta destrozarlo. Los presuntos asesinos enviaron fotos a la familia de la víctima para exigir 30.000 euros por su liberación.

El joven fue hallado con vida y trasladado en estado crítico al hospital, donde acabó falleciendo apenas 24 horas después debido a las numerosas heridas de arma blanca y contusiones por todo el cuerpo que le produjeron los dos detenidos.

El lugar donde fue torturado y secuestrado el joven de 18 años. P.N

La principal hipótesis que baraja el Cuerpo Nacional es un robo. Según las pesquisas, el fallecido y el apresado llevaban un par de días discutiendo sobre la posible sustracción de documentación y las llaves del domicilio donde estaba viviendo con su madre. Testigos del suceso informaron a los investigadores que presenciaron cómo el detenido le increpó en actitud violenta para que le devolviera los objetos robados.

La policía cree que pudo ser este el momento en el que se produjo un altercado que acabó con la víctima herida de gravedad. Desde ese momento y durante las siguientes 15 horas, el arrestado, presumiblemente con la ayuda de su madre, pudo someter a la víctima a un sanguinario sufrimiento que le dejó prácticamente sin vida.

Según reveló la autopsia, la causa del fallecimiento fue un fuerte traumatismo provocado por un golpe con algún objeto contundente en la cabeza, lo que le produjo a la víctima una hemorragia cerebral y un edema, derivando en un fallo multiorgánico.

Nueve días después -el 15 de septiembre, la Guardia Civil encontró el cuerpo sin vida de una mujer británica de 76 años en una vivienda de una urbanización de Orihuela Costa. Era un crimen machista. La víctima presentaba, como en los anterior crimenes, lesiones de arma blanca. El presunto autor, un hombre de 82 de nacionalidad noruega, ingresó en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

En este caso no constaban denuncias previas en el seno de la pareja. La jueza acordó inhibirse en favor del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Orihuela, que ya tenía abiertas diligencias por estos hechos y que continuará con la instrucción

Los agentes, en el exterior de la vivienda donde han hallado el cuerpo. Eva Moya/AGM

El último crimen se perpetró el 17 de diciembre. Un jubilado era asesinado a puñaladas en su vivienda, ubicada en el barrio ilicitano de Carrús. Cuando los agentes llegaron al domicilio encontraron manchas de sangre en diferentes partes de la vivienda.

Los presuntos asesinos, el hijastro del fallecido y un amigo, fueron capturados en Tarragona cuando pretendían huir, tan solo 14 horas después del crimen cometido a golpes y cuchilladas. Los arrestados fueron localizados gracias al rastro de los gastos que realizaron con la tarjeta de crédito de la víctima.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios