Borrar
Urgente La Policía Nacional evita una tragedia la noche de Hogueras: dos heridos con arma blanca y 15 detenidos en una reyerta multitudinaria
Imágenes de la operación de la Policía Nacional contra el clan familiar. P.N

Así actuaba un clan familiar de narcos que abastecía a toda la provincia de Alicante

La Policía ha detenido a cuatro presuntos miembros de la organización criminal, de los cuales dos han ingresado en prisión, que vendían cocaína y heroína desde el barrio de la Talafalera de Elda

Lunes, 27 de mayo 2024, 10:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Un clan familiar de Elda dedicado al tráfico de drogas abestecía cocaína y heroína desde el conflictivo barrio de la Tafalera a toda la provincia de Alicante. Además, intercambiaban sustancias estupefacientes por objetos robados, según ha informado la Policía Nacional. Un gran operativo policial, en el que ha participado una treintenta de agentes, ha acabado con la organización criminal.

Los cuatro detenidos, de nacionalidad española, de entre 27 y 38 años de edad, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de la localidad de Elda, que decretó el ingreso en prisión de uno de los hombres y una de las mujeres detenidas.

La operación comenzó a raíz de diferentes informaciones por los distintos canales policiales, en los que se puso en conocimiento la existencia de un punto de venta de sustancias estupefacientes en un domicilio situado en el conocido barrio de la Tafalera de Elda. Según las informaciones, en la vivienda era constante el trasiego de personas que tras llamar a la puerta del inmueble y realizarse una transacción económica con los moradores, recibían la sustancia estupefaciente.

En base a las informaciones recibidas, los agentes iniciaron una investigación sobre la vivienda en la que presuntamente se desarrollaba la actividad ilícita de venta de sustancias estupefacientes. Para ello, los efectivos realizaron una serie de vigilancias, seguimientos y comprobaciones policiales con las que se pudo ubicar otro domicilio anexo al investigado que era utilizado como guardería de la sustancia estupefaciente y de los objetos procedentes de hechos delictivos que en ocasiones intercambiaban los consumidores por sustancia estupefaciente.

A pesar de las dificultades que entrañaban las labores de vigilancia debido a la situación geográfica de los inmuebles investigados, la arquitectura de sus calles y el trasiego tanto de compradores como de aguadores que dificultaban la labor policial, los agentes consiguieron identificar a un clan familiar dedicado exclusivamente al tráfico de drogas, más concretamente cocaína y heroína.

Cada miembro tenía una labor distinta. Mientras unos se encargaban de distribuir la sustancia, otros hacían funciones de guardia y custodia de la misma. También se dedicaban a la receptación de objetos prevenientes de hechos delictivos que eran entregados a cambio de dosis de sustancias estupefacientes.

Fruto de las pesquisas practicadas y de los movimientos observados a los investigados, la Policía comprobó que la vivienda donde los consumidores compraban la mercancía contaba con fuertes medidas de seguridad. Tras tocar al timbre, salía un miembro de la familia y realizaba el intercambio de la sustancia estupefaciente por dinero.

Una vez lograda la identificación plena, así como el papel de cada uno de los integrantes dentro del entramado delincuencial, se diseñó un dispositivo policial en el que participaron una treintena de agentes de distintos grupos y unidades policiales. Con la autorización judicial en mano, la Policía realizó una entrada y registro en dos domicilios y procedió a la detención de todos los integrantes de la red delictiva.

Borrado de pruebas

En el transcurso del intento de acceso a los domicilios que contaban con puertas de seguridad reforzadas, los ocupantes se deshicieron de una cantidad importante de sustancia estupefaciente a través de los desagües de los baños e intentaron esconder otros efectos.

A pesar de ello, los agentes se inacautaron de una pequeña cantidad de cocaína en dosis, 18.210 euros en billetes fraccionados, varias armas prohibidas y carabinas de aire comprimido. Además, se decomisaron gran cantidad de efectos relacionados con la receptación desarrollada por los miembros del clan como herramientas eléctricas, multitud de relojes y joyas, patinetes eléctricos y teléfonos móviles de alta gama.

En total se practicó la detención de cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, que fueron imputados por los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal y defraudación de fluido eléctrico, este último debido al enganche ilegal de luz a la red eléctrica que daba suministro a las dos viviendas investigadas.

Asimismo, aprovechando el dispositivo policial desarrollado en la zona, se llevaron a cabo diversos controles a vehículos y personas, así como se dio cobertura a los operarios de la compañía eléctrica que realizaron una inspección en las calles adyacentes, localizando más de treinta puntos de enganche ilegal a la red eléctrica y llevando a cabo el corte del suministro eléctrico de los mismos. Estos enganches a la red eléctrica generaban graves molestias a los vecinos de la zona debido a las pérdidas de fluido y fallos en la red eléctrica que provocaban cortes de luz.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios