Borrar
Hermann Schwarz en su despacho del COMA. MIRIAM GIL ALBERT
Medicina en Alicante | Dr. Hermann Schwarz, presidente del Colegio de Médicos de Alicante: “La sociedad ha perdido el respeto al covid”
Hermann Schwarz Chavarri | Presidente del Colegio Oficial De Médicos de Alicante

«No se pueden fabricar médicos como si de coches se tratara»

El presidente del Colegio de Médicos de Alicante comenta sobre el nuevo Grado de Medicina de la UA que la «clave no está en que haya mayor o menor número de estudiantes, sino que haya los justos y necesarios para ese momento y esa especialidad»

Pau Sellés

Alicante

Sábado, 26 de noviembre 2022, 07:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los planes de la Universidad de Alicante de implantar el grado de Medicina en su oferta de estudios han hecho surgir voces críticas en el estamento sanitario. Una de ellas es la del presidente del Colegio Oficial Médico de Alicante, el Dr. Hermann Schwarz, quien se muestra partidario de analizar las necesidades de personal en cada especialidad antes de ampliar las plazas en los estudios de Medicina.

Schwarz también pone en evidencia el incremento en las agresiones que están sufriendo los facultativos a cargo de sus pacientes, así como la necesidad de mejorar las condiciones laborales del sector con tal de frenar la fuga de cerebros.

¿Cuál es la postura del COMA ante la implantación del grado de Medicina en la UA?

La clave no está en que haya mayor o menor número de estudiantes, sino que haya los justos y necesarios para ese momento y esa especialidad. La formación de médicos no se puede entender únicamente en términos cuantitativos. Para que nos entendamos, no se pueden 'fabricar' como si de coches se tratara. Formar a un médico para que trabaje en el sistema público de salud es un proceso que requiere de 10 años como mínimo.

Desde el Colegio apostamos por que haya una mejor planificación desde el momento en que un joven empieza a estudiar Medicina hasta que se jubila. Eso implica, entre otras cosas, conocer las necesidades de personal en cada especialidad médica, para lo que exigimos que se cree una base nacional de médicos, tanto para el sector público como el privado. Yo pertenezco a una generación de médicos que se incorporó en gran número al sistema sanitario. Ahora hay muchos que se van a jubilar, y por detrás no hay suficiente personal para afrontar el relevo con garantías.

«Necesitamos una base nacional de médicos para conocer las necesidades de cada especialidad»

Entiendo que una mejor planificación implica redimensionar las plazas del MIR. 

Si se forma a médicos pero no hay suficientes plazas ofertadas en el MIR, nos encontraremos con un alto número de profesionales frustrados o que se van a ver obligados a buscarse la vida en otra parte. Los médicos que no puedan acceder a su especialidad por falta de plazas engrosarán irremediablemente una bolsa de parados.

A la administración le ha venido muy bien en el pasado tener una amplía bolsa de trabajo, que es de la que se ha nutrido para cubrir las bajas temporales en verano. Pero no debemos normalizar esta situación, porque la temporalidad también conlleva una creciente precarización.

El Dr. Schwarz en un instante de la entrevista concedida a TodoAlicante.
El Dr. Schwarz en un instante de la entrevista concedida a TodoAlicante. MIRIAM GIL ALBERT

 ¿En qué especialidades médicas se nota especialmente esa precariedad laboral?

La Atención Primaria está especialmente afectada por esta situación. Hay muchos médicos que no tienen tiempo suficiente para pensar un tratamiento adecuado o para llevar a cabo una sesión clínica con garantías. Y todo se debe a un exceso en el número de consultas, para las cuales el acceso es totalmente libre.

«El envejecimiento de la población y el crecimiento de las pluripatologías amenaza con tensionar aún mas la Atención Primaria en los próximos años»

Es aconsejable que haya una reducción en el número de pacientes que atiende cada sanitario al día, porque no podemos permitir que un médico tenga prisas a la hora de elaborar un diagnóstico. Tememos que esta situación se vaya a agravar en los próximos años, ya que el envejecimiento de la población es cada vez mayor, como así lo es el número de pacientes pluripatológicos.

Son muchas las voces que denuncian la infrafinanciación de la provincia de Alicante en los Presupuestos Generales. Cabe pensar que esa infrafinanciación también tiene eco en el sistema sanitario.

Entendemos que sí. Si hace falta adecuar y mejorar servicios, es evidente que necesitamos una mayor financiación. Eso afecta no solo al sistema público de salud, sino también al privado y al de carácter sociosanitario. Si no se invierte, nos quedamos atrasados y a la cola.

¿Corremos el riesgo de normalizar que haya listas de espera en los hospitales alicantinos?

Esta situación debería hacer saltar las alarmas. La pandemia ha roto las costuras del sistema, y en muchos sentidos ahora estamos peor que antes. Las derivaciones de pacientes del sistema público al privado, o la puesta en marcha de los autoconciertos, son otras señales de alarma. Si el sistema en su horario habitual no ha sido capaz de resolver la demanda que tiene, quiere decir que necesita un ajuste.

Ahora mismo estamos recogiendo muchas patologías que no fueron atendidas durante la pandemia, y que están entrando nuevamente al sistema. Los controles de crónicos, por ejemplo, se llegaron a parar en la pandemia. No se hicieron detenciones de ciertas patologías porque todos los esfuerzos estaban centrados en luchar contra el covid.

Las agresiones por parte de pacientes es otro de los problemas que deben afrontar los facultativos. ¿Es suficiente la seguridad en los hospitales?

Creo que es una cuestión de educación general. No se entiende que alguien que vela por la salud de la gente sea agredida en el ejercicio de su labor. Por desgracia, las agresiones a sanitarios están aumentando, y es un problema del que hay puntos calientes. Por ejemplo, las agresiones no son predominantes en los hospitales; ni tampoco en los centros privados. Son más frecuentes en centros sanitarios ubicados en zonas con mayor conflictividad social, o donde los facultativos están más solos y desprotegidos.

«La mayoría de las agresiones a los sanitarios no se denuncian. Corremos el riesgo de normalizarlas»

Debemos dar mayor visibilidad a estas agresiones, ya que la mayoría de ellas no se denuncian. Desde la policía nos aconsejan que denunciemos todos estos casos, aunque no es lo habitual. Lo normal es que no se les de importancia, y así corremos el riesgo de normalizar la violencia.

¿Qué opinión le merece que el TSJ haya eximido a la Generalitat de indemnizar a los sanitarios por la falta de protección al inicio de la pandemia?

Desde el Colegio respetamos la decisión de la Justicia, aunque entendemos que el Sindicato Médico haya recurrido la decisión. Toda la población ha asumido que faltaba material sanitario en los primeros compases de la pandemia. Hasta el president de la Generalitat se disculpó públicamente por ello. Hay evidencias de órdenes internas en los hospitales donde queda patente que se racionaban las mascarillas, incluso a una por semana.

Nosotros también recurrimos ante la Justicia la disparidad de criterio que se aplicó para administrar la vacuna entre los profesionales sanitarios. Entendíamos que se retrasó la vacunación de los médicos del sistema privado sin ningún tipo de justificación, y la Justicia nos dio la razón.

Hermann Schwarz en su despacho del COMA.
Hermann Schwarz en su despacho del COMA. MIRIAM GIL ALBERT

¿Le ha perdido la gente el miedo al covid?

Es evidente que la gente le ha perdido el respeto al virus. Pero no porque la gente sea inconsciente o sea imprudente, sino porque se han dado mensajes desde las administraciones públicas de minimizar la importancia de una cuestión sanitaria que aún nos debe preocupar. Los contagios y las fluctuaciones en el número de casos persisten; vamos encaminados posiblemente a una séptima ola.

El uso generalizado de la mascarilla es una medida que, aunque no es tan necesaria como durante los primeros compases de la pandemia, siguen recomendando las sociedades científicas y las autoridades sanitarias internacionales. No se debería abandonar su uso ni en lugares públicos ni en zonas concurridas, ya que pueden ser claves para evitar el pico intenso en una hipotética nueva oleada.

¿La confluencia de una oleada de covid y la temporada de gripe puede volver a poner a prueba el sistema sanitario?

Efectivamente, y como siempre ocurre con las gripes estacionales, hay riesgo de colapso de las urgencias hospitalarias y los servicios de atención primaria. Se prevé un invierno más incidente de lo normal en cuanto a enfermedades respiratorias. Si a eso le unimos el repunte de casos por covid, es más que probable que la atención sanitaria se vuelva a tensionar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios