Borrar
Urgente España tumba a Italia y ya está ¡en octavos como primera de grupo!
Edificio de Rectorado de la Universidad de Alicante. miriam gil albert
Universidades de Alicante y Valencia | Estalla el conflicto entre las Universidades de la Comunitat por la financiación

Estalla el conflicto entre las Universidades de la Comunitat por la financiación

Tres de las instituciones -Alicante, Jaume I y Valencia- muestran su «apoyo total al Plan Plurianual de Financiación» del Consell mientras la Politécnica de Valencia se descuelga y rompe la unanimidad

Adrián Mazón

Alicante

Lunes, 27 de febrero 2023, 19:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La herida se reabre 14 años después. Nunca llegó a estar cicatrizada, pero ha sido esta mañana cuando tres de las cinco universidades públicas valencianas han dejado entrever el calibre de la fisura. El punto de dolor lo ha puesto la Universidad Politécnica de Valencia, institución que «ha roto unilateralmente» su apoyo al Plan Plurianual de Financiación (PPF) promovido por la Generalitat Valenciana.

Las críticas han llegado por parte de tres de sus instituciones hermanas -la Universidad de Alicante, la Jaume I de Castellón y la de Valencia- tras conocer la decisión del campus, que ha mantenido «una visión estrecha sobre los componentes y fórmulas de ponderación del mencionado fondo», achacan. En este sentido y según el trío, la UPV defiende que las mejoras introducidas le perjudican en la distribución de los recursos obtenidos hasta el momento, después de 14 años de ausencia de un plan de financiación.

Dicha postura no ha sentado, para nada, bien en el seno del resto de Universidades, por lo que no han dudado en mostrar su malestar a través de un comunicado. Mientras estas tres sí manifiestan su «apoyo total» al documento promovido por el Consell, achacan a la UPV carecer de unanimidad frente al área de Josefina Bueno, a quien agradecen que haya incorporado la participación de las cinco instituciones en la elaboración de la propuesta.

El documento de mejora de la propuesta inicial del PPF ha alcanzado un 87% de consenso entre las cinco universidades. En este sentido, existe unanimidad en concebir la diversidad de las universidades del Sistema Universitario Público Valenciano (SUPV) como una fortaleza, en dos direcciones: frente al Consell y también de cara a la UPV, para mostrar la unidad de cuatro de cinco instituciones.

Para Alicante, Valencia y Castellón resulta necesario seguir avanzando en la definición de un marco estable de financiación, tanto en volumen como en criterios de distribución, que permita a todas las universidades contar con los recursos necesarios para seguir cumpliendo de modo adecuado con su función transformadora mediante la formación de titulados superiores, la generación de conocimiento y su transferencia a la sociedad.

Equilibrio en la financiación

Las cinco universidades reclaman un modelo de financiación que garantice la suficiencia y justicia distributiva de los recursos tras carecer durante casi 15 años de un plan. Esta situación les ha ocasionado «importantes desequilibrios y asimetrías» en su financiación, por lo que exigen un PPF equilibrado para que ninguna universidad cuente con ingresos públicos superiores a su dimensión real en cuanto a docencia e investigación «si ello va en detrimento del resto del sistema universitario».

En instituciones académicas, como la de Alicante, la infrafinanciación ha sido notable en los últimos presupuestos, donde ha reclamó cerca de 16 millones extra al Consell para poder sufragar los gastos del capítulo uno, referidos a los incrementos salariales de sus trabajadores, según estipulan las leyes estatales y autonómicas. Todo ello ha quedado plasmado en las revisiones del plan para su aplicación inmediata, donde la Generalitat ha incrementado las partidas en el presupuesto de 2023 «con el fin de atender los incrementos retributivos de 2022 y 2023».

Es en las propias conclusiones de las universidades, donde plasman que este sistema financiero estable, ofrecido por la implementación de un PPF, permitirá a la Generalitat establece criterios de reparto ajustados a la realidad del sistema universitario actual. Es ahí donde las reacciones por parte de la UPV se han hecho notar hasta el punto de mostrar su rechazo en los ítems del documento.

Concepciones diferentes sobre el fondo de financión de la investigación

Las discrepancias observadas provienen, fundamentalmente, de la concepción que tienen las cinco universidades sobre la formulación del fondo de financiación de la investigación. La propuesta inicial sobrepondera determinados ítems vinculados a los contratos con empresas privadas y no mide proporcionalmente y de manera equilibrada el conjunto de actividades de investigación, innovación y transferencia.

Estas anomalías son las que corrige el documento de consensos en la mejora del PPF, más acorde con el perfil global del sistema universitario. No solo no se renuncia a tener una potente I+D básica y aplicada basada en rigurosas evaluaciones externas, capaz de transferir las innovaciones basadas en aquellas, sino que, justamente hace todo lo contrario: apuesta por su crecimiento como sello de excelencia internacional.

Además de incorporar la importancia de transferir los resultados de la investigación a la sociedad, el baremo para la distribución del fondo de investigación guarda la debida proporcionalidad entre sus diferentes componentes. Se ha de partir de la premisa de que el resultado de la medición de la actividad investigadora de las universidades sea homologable con el que se desprende del resultado de las mediciones que se efectúan por otros sistemas estandarizados, como los rankings internacionales.

Lejos de la realidad, los fondos de investigación deben garantizar la fortaleza de un sistema ya de por sí robusto en términos holísticos, que colabora entre sí y se complementa, configurando uno de los principales sistemas universitarios públicos de España, con una clara proyección internacional. Lo que no debe hacer es permitir focos de debilidad por apuestas alejadas de la defensa del interés general, de la solidaridad, de la responsabilidad institucional y de la verdadera transferencia social que realizan las universidades al conjunto de la sociedad valenciana.

Sin acuerdo tras tres meses de negociación

Desde el mes de noviembre, las universidades han trabajado intensamente en un documento que incorpora 30 aspectos de mejora para asegurar una docencia universitaria amplia y de calidad en el sistema público en todas las áreas del saber, así como por consolidar un fondo de investigación que realmente refleje las fortalezas del conjunto del SUPV.

En este último apartado, cabe destacar que todas las universidades del SUPV realizan aportaciones significativas en materia de investigación y transferencia, con diferencias en función de su perfil.

La Universitat de València, la primera universidad valenciana, una de las mayores de España, tiene unos altos estándares en materia de investigación que se ven reconocidos internacionalmente: se encuentra en la posición 2-5 de España en el conocido ranking de Shanghai, entre las 81 y 115 primeras universidades de Europa y en la posición 201-300 del mundo. Es la universidad de la Comunidad Valenciana que ocupa la primera posición en impacto de su producción científica medida en citas por investigador/a.

La Universidad Politècnica de Valencia presenta un perfil de especialización único en la Comunitat Valenciana, está ubicada en la posición 401-500 del ranking de Shanghai y en el lugar 3-4 de España, del U-Ranking de rendimiento de las universidades, elaborado por el IVIE para la fundación BBVA.

La Universidad de Alicante es la universidad de referencia por tamaño y antigüedad en la provincia de Alicante y desarrolla una importante labor en la prestación de servicios de formación superior y generación y transferencia del conocimiento, es la que mayores recursos de licencias de patentes obtiene de todo el SUPV y se encuentra en el rango 601-700 del ranking de Shanghai.

La Universitat Jaume I, además de haber contribuido decididamente al desarrollo territorial de la provincia de Castellón, ocupa la posición 601-700 del ranking de Shanghai, especialmente meritoria para su tamaño. Es la universidad de la Comunidad Valenciana que más proyectos capta del plan nacional de I+D de la Comunidad por cada 100 profesores, y la que realiza mayor esfuerzo en formación de investigadores por cada 100 profesores.

La Universidad Miguel Hernández, con un grado mayor de especialización, mantiene un índice de rendimiento en el U-Ranking que le sitúa en el tramo 13-21 de las universidades españolas. Es la universidad que más patentes genera por cada 100 profesores de la Comunitat Valenciana y la que tiene un mayor número de publicaciones por investigador. Se sitúa en el rango 801-900 del ranking de Shanghai.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios