Borrar
Joselu estrecha la mano de Nacho durante el entrenamiento de este lunes en la Ciudad Deportiva del Real Madrid. Thomas Coex (Afp)
El viaje más loco de Joselu y los «cabrones» en los que se fija
Final de la Champions

El viaje más loco de Joselu y los «cabrones» en los que se fija

El artífice del pase del Real Madrid a la final de Wembley se muestra orgulloso por servir de inspiración para los niños: «Los sueños siempre se pueden cumplir»

Óscar Bellot

Madrid

Lunes, 27 de mayo 2024, 18:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Joselu Mato afronta las jornadas previas a la final de la Liga de Campeones con la misma ilusión que muestra un niño cuando le compran zapatos nuevos. Después de una carrera llena de sacrificios y sinsabores, el gallego está cumpliendo el sueño de su vida. Madridista de largo recorrido, desfiló por ocho equipos de tres países distintos y padeció dos descensos consecutivos de categoría antes de regresar al Real Madrid el pasado verano. Recibió la llamada de la selección española, a la que representará en la Eurocopa de Alemania salvo contratiempo de última hora. Y dejó al club de sus amores a un paso de la Decimoquinta con un doblete supersónico frente al Bayern de Múnich que validó el boleto para Wembley. Allí completará su viaje más loco un futbolista que se muestra orgulloso de servir como ejemplo para los más pequeños.

«Puedo servir de inspiración para muchos niños. La gente me lo reconoce por la calle y me alegra. Nadie tiene que darse por vencido, los sueños siempre se pueden cumplir. Yo he tenido la oportunidad de cumplirlo este año. Hace dos años no había debutado en la selección, no había podido disfrutar de estos momentos y, año y medio después, lo que puedo contar de mi currículo el día en que me retire ya son palabras mayores», relataba el delantero durante el Media Day organizado por el Real Madrid con motivo de la final de la Champions que enfrentará este sábado a los blancos con el Borussia Dortmund en Londres.

«Es un momento, no solo desde el punto de vista personal, sino para todo el madridismo, muy emocionante por volver a vivir una final de la Champions. Cuando ya teníamos la Liga encaminada, la gente lo primero que te exigía era llegar a la final. Estoy contento por aportar eso y poder darle esa alegría a la afición», señaló un futbolista que jamás se atrevió a soñar como vivir una noche tan gloriosa como la que disfrutó el pasado 8 de mayo en un Santiago Bernabéu rendido a la providencial aparición que realizó el gallego para sellar el pase a la final de un equipo que perdía 0-1 siete minutos antes de su irrupción sobre el verde y que acabó llevándose el botín sin necesidad de pasar por la prórroga. «Eso no se sueña. Era imposible. Lo dije justo después de acabar el partido. Un momento como ese no estaba ni en mis sueños. Fue una noche especial, el estadio vibró muchísimo y eso lo sentimos todos los madridistas», confesaba.

En trance

Tan vertiginosa e impactante fue aquella remontada que a Joselu ni le dio tiempo a digerir lo que estaba viviendo sobre el césped. «Me dio un poco de rabia no poder disfrutar de ese momento. Se me vinieron cosas a la cabeza un poco turbias de otros años, sobre todo los dos últimos, de los dos descensos que había sufrido. Quería disfrutar del momento, pero me vinieron cosas a la cabeza que no quería tener. Lo disfruté mucho más a posteriori», reveló este lunes un 'killer' que ha justificado de sobra su regreso a Chamartín en calidad de cedido tras anotar 18 goles en los poco más de 2.000 minutos que ha disputado.

Dos años atrás, Joselu viajaba a París para asistir como un simple aficionado al triunfo del Real Madrid sobre el Liverpool que selló la Decimocuarta. La entrada se la consiguió su cuñado, con el que ahora comparte vestuario. «Carvajal me ofreció si quería ir para disfrutarlo con mi suegro. La seguridad fue un desastre, pero al final lo que cuenta fue lo que vimos después y que el Madrid consiguiera la Champions», rememora sobre aquel partido marcado por el caos desatado a las puertas del Stade de France que obligó a retrasar el inicio del encuentro.

Veinticuatro meses después, el de Silleda será uno de los pocos noveles en estas lides que formarán parte de la convocatoria del Real Madrid de cara al duelo con el Dortmund. Claro que tiene en quién fijarse a la hora de quitarse los nervios. «Trato de empaparme de los cabrones estos que llevan cinco o seis ya. Intento preguntarles sobre lo que significa estar aquí y disfrutarlo al máximo. He sentido este escudo desde antes de llegar al Castilla, momentos como el de hoy no los había vivido nunca y por eso pregunto a los más veteranos», narraba mientras los ojos le hacían chiribitas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios