Borrar
Nacho Amirola, presidente de Ineca; José Vicente Andreu, de Asaja, y Joaquín Melgarejo. ineca
TRASVASE TAJO-SEGURA: El recorte del Trasvase Tajo-Segura reducirá un 40% la exportación de cítricos

El recorte del Trasvase reducirá un 40% la exportación de cítricos

Ineca alerta de la «preocupante situación» que se producirá en la economía provincial ante la falta de recursos hídricos

Viernes, 3 de febrero 2023, 11:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante (Ineca) alerta de la «preocupante situación» en la que quedará la estructura socioeconómica provincial si el recorte del Tajo- Segura se mantiene tal y como lo ha anunciado el Gobierno. Ineca se ha reunido con la organización agraria Asaja-Alicante para valorar las consecuencias que la falta de agua de calidad y barata puede acarrear para la provincia.

Por lo pronto, Joaquín Melgarejo, socio de honor de Ineca y uno de los mayores especialistas de agua de España, ha señalado que «estarían en peligro unas 10.000 hectáreas de cultivo de regadío de cítricos, una magnitud que haría caer al resto de sectores como un castillo de naipes». Este cultivo se vería más afectado por este recorte, dado que requiere de un agua de mayor calidad que el resto de verduras, hortalizas y frutales, algo que se ha detectado con el agua desalada.

«Una menor producción de cítricos reduciría el 40% de la exportación agroalimentaria de la provincia y pondría en serio peligro la estructura económica de Alicante», ha señalado el experto. Detrás de esta reducción productiva iría la supresión de 6.300 empleos directos en el sector agrícola, con un efecto superior al 10% de manera indirecta en el sector agroalimentario y del transporte logístico, según alerta.

Además de esta caída en cadena de la producción de otros sectores, el recorte en 20 hectómetros cúbicos también afectará a la industria porque sus costes se verán aumentados sensiblemente. «Las promesas de bonificación del agua desalada serían insuficientes para el incremento que deberán soportar los empresarios», a juicio del experto.

Las regiones afectadas por el trasvase representan el 71% de la exportación nacional de hortalizas y el 25% de la de frutas solo con el 3% del agua dedicada al regadío a nivel nacional

El presidente de Ineca, Nacho Amirola, ha considerado que no se puede plantear un recorte del trasvase sin dar una solución real a los regantes porque la desalación no es posible «por los elevados precios del agua y porque algunas plantas desaladoras no están ni construidas, por lo que no podrán abastecer el campo de la provincia de Alicante de manera inmediata».

Ineca realizará un estudio conjunto que analizará el impacto del recorte del trasvase Tajo-Segura en la balanza comercial (importaciones y exportaciones) de la provincia.

El presidente de Asaja-Alicante, José Vicente Andreu, ha querido hacer hincapié en que «en la provincia de Alicante contamos con una agricultura vanguardista, de precisión, sostenible, donde aprovechamos cada gota de agua y reducimos el consumo de agroquímicos (fertilizantes y plaguicidas) para producir frutas y hortalizas de calidad».

Con la aprobación de los planes hidrológicos que aumentan de forma progresiva el caudal ecológico en el Tajo, el Gobierno «le está dando la espalda a la única despensa que tiene España y Europa para la obtención y suministro de hortalizas frescas durante los meses más fríos», ha recordado Andreu. Las regiones afectadas por el trasvase representan el 71% de la exportación nacional de hortalizas y el 25% de la de frutas solo con el 3% del agua dedicada al regadío a nivel nacional, «lo que demuestra una eficacia sin precedentes en el uso de este recurso».

La asociación agraria añade que el hachazo al trasvase «pone en serio riesgo la soberanía alimentaria de nuestro territorio, nos resta independencia y competitividad y perjudica seriamente el relevo generacional agrario» por la incertidumbre que genera no contar con una solución permanente y sostenible al problema del agua en el Levante.

«Si nos arrebatan la seguridad hídrica, nos veremos obligados a depender de las producciones de terceros países como Turquía, Marruecos y Sudáfrica, y consumir productos tratados con materias prohibidas en Europa por ser perjudiciales para la salud«, ha añadido Andreu.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios