Borrar
Sor Pilar, una de las once Monjas de la Sangre que custodian la Santa Faz. A.M.
«Es distinto venir como peregrino que estar aquí como hermana»

Sor Pilar | Monjita de la Santa Faz

«Es distinto venir como peregrino que estar aquí como hermana»

Una Santa Faz normal ·

Las religiosas llevan cuatro años viviendo en el caserío y esta es su primera Romería tras la pandemia

Adrián Mazón

Alicante

Jueves, 20 de abril 2023, 00:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las Monjas de la Sangre relevaron en 2019 a las hermanas Clarisas en el Monasterio de la Santa Faz. Llevan cuatro años viviendo en el caserío, donde custodian la imagen del 'Milagro de la Lágrima'. Tras su entrada en el monasterio, llegaron la pandemia y las restricciones, por lo que esta será su primera Peregrina «normal».

Es en las horas previas a la celebración de la Romería, cuando las hermanas aseguran estar «contentas» e inmersas en todos y cada uno de los preparativos. «Preparamos la liturgia, que es muy importante, y hacemos dulces», detalla Sor Pilar, una de las monjitas de la Santa Faz.

Comenzaron el pasado 17 de marzo, día en el que «se originó esta Peregrina» al conmemorarse la llegada del agua a la ciudad tras una época de sequía en 1489. Una fecha que Sor Pilar apunta «pasó al jueves segundo de después de la Octava de Pascua» debido a que «siempre caía en Cuaresma».

Cartel de 'Silencio' en el acceso al camarín. A.M.

La llegada de los peregrinos a la pedanía les hace sentir alegres porque «la fe sigue viva». Según explica, la Santa Faz «es una tradición que sigue viva, no se ha perdido y se sigue transmitiendo».

En su caso, Sor Pilar es de San Vicente y conoce la Romería desde sus primeros años de vida. Sin embargo, ahora -como religiosa y más desde dentro, igual que ocurre con el resto de monjitas- «estamos aprendiendo» porque «es distinto venir como peregrino que estar aquí como hermana». De hecho, «muchas somos de Alicante ciudad y antes de entrar (a la orden) participábamos en la romería».

Once hermanas

Son once las actuales monjitas de la Santa Faz. Dos de ellas son las más veteranas, con 94 y 87 años, a las que siguen cinco con edades comprendidas entre los 50 y 60. El resto superan los 30 años. Todas ellas conviven en el caserío y realizan, entre otras, las labores de ornamentación del templo.

Sor Pilar en el interior de la tienda del Monasterio. A.M.

«Aunque parezca mentira, una monja de clausura no tiene tiempo de aburrirse», confiesa Sor Pilar. Ya sea a través de la elaboración de dulces, los tiempos de rezo, la atención en la tienda -es en estos días donde cuentan con la «ayuda muy valorada» de los voluntarios- o la custodia de la Reliquia, pasan su tiempo ocupadas y siempre con la vista puesta en los fieles.

Visitas y salidas de las monjitas

Una de las curiosidades sobre estas monjas de clausura son los momentos en los que salen de sus instalaciones. Muchos de ellos son para acceder a la Iglesia con el fin de prepararla para las liturgias. Lo hacen «solo cuando está cerrado el templo», que permanece 12 horas abierto, de 8.30 a 20.30 horas.

Tienda de la Santa Faz. A.M.

En ocasiones, en «días de Solemnidad», han cerrado sus puertas para poder acceder a él y organizar los detalles necesarios, como «poner las alfombras». Cuando esto ocurre, dejan abierta la entrada al camarín para que los devotos puedan trasladar sus plegarias a la Santa Faz.

Sobre las visitas, Sor Pilar explica que esta año su familia no podrá acudir al convento, ni tampoco a la Romería, debido a que se encuentran fuera de Alicante. Aún así, manifiesta que «es el día menos apropiado para visitas por el jaleo tan tremendo que tenemos». Por ello, para recibir tanto a familiares como fieles al lienzo, abren sus puertas el resto del año, porque «Santa Faz es todos los días para nosotras».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios