Borrar
El obispo Munilla durante la procesión de San Nicolás. Shootori
Munilla aparta a un sacerdote de la diócesis por llamar «hereje» y «falso» al Papa Francisco

Munilla aparta a un sacerdote de la diócesis por llamar «hereje» y «falso» al Papa Francisco

El párroco de San Isidro ha sido suspendido por unas declaraciones que hizo contra el máximo representante de la iglesia católica en un manifiesto

Jueves, 29 de febrero 2024, 14:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Obispo José Ignacio Munilla ha suspendido de oficio y cargo al cura Francisco José Vegara Cerezo, perteneciente a la diócesis de Orihuela-Alicante y sacerdote de San Isidro. La decisión llega tras las declaraciones que hizo el párroco en un manifiesto, en que aseguraba que el Papa Francisco era un «hereje».

De hecho, en dicho documento, el sacerdote comienza con una frase lapidaria contra el papa: «en cuestiones doctrinales y de fe no caben respetos humanos, sino quetodo silencio es culpable», en referencia con las posturas adoptadas por el Papa Francisco en relación a temas como el matrimonio homosexual o el bautismo.

El antes sacerdote de la diócesis acusa al máximo representante de «hereje» mientras que en la segunda de las acusaciones de Vegara va dirigida a la validez del papa, calificádolo como «falso papa», unas declaraciones que no han sentado bien a la Diócesis que dirige el Obispo Munilla.

Es por ello que, según un comunicado de la Diócesis y ante «las afirmaciones realizadas por el sacerdote Francisco José Vegara», el pasado seis de febero se apartó al párroco de cualquier oficio o cargo en la Diócesis.

Además, Munilla ha reafirmado, «en nombre propio y de toda la iglesia diocesana de Orihuela-Alicante» el apoyo al Papa Francisco y la «lena comunión de fe, de caridad y de obediencia, filial y fraterna, con aquel que el Señor ha elegido como Sucesor de Pedro».

Desde la Diócesis aseguran que tanto Munilla como los designados por este se han reunido en los últimos meses con Vegara para «escucharle y dialogar», sin embargo, ante la reiterada postura del sacerdote de San Isidro, la decisión final ha caído en una amonestación, primero por escrito y finalmente cancelándole.

El mismo documento expone que en este tiempo de consultas se han constatado «posibles condicionantes personales que pueden estar afectando a su comportamiento y al adecuado ejercicio de su ministerio pastoral.».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios