Borrar
Urgente Baver-Els Antigons revalida el primer premio infantil de las Hogueras de Alicante
El exministro y expresident de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana a su salida de la Ciudad de la Justicia. EFE/Ana Escobar
Zaplana aprovecha su turno de palabra en el juicio por 'Erial': «Ha sido un honor dedicarme a la política aunque me haya traído aquí»

Zaplana aprovecha su turno de palabra en el juicio por 'Erial': «Ha sido un honor dedicarme a la política aunque me haya traído aquí»

El exministro y expresident de la Generalitat reitera su inocencia en el caso por el que la Fiscalía le pide 17 años de prisión y 40 millones de multa

Jueves, 23 de mayo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El serial judicial que ha llevado al exministro y expresidente de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana al juicio por el caso Erial está a punto de llegar a su fin. El expolítico popular se enfrenta a una pena de 17 años de prisión, tal y como le reclama el ministerio fiscal, por los delitos de organización criminal, blanqueo de capitales, cohecho, falsedad en documento mercantil y prevaricación administrativa. Junto a la pena de prisión le solicita una multa de 40 millones de euros y otras dos más que suman 72.000 y 36.000 euros.

«A lo largo del procedimiento, que ha durado más de ocho años, se ha querido trasladar sobre mí una imagen, una idea de un grupo criminal que usa y abusa de sus relaciones personales», ha lamentado en el juicio que se sigue contra él y otras 11 personas más por el caso Erial, procedimiento en el que se ha investigado el supuesto cobro de más de 10 millones de euros en comisiones derivadas de concesiones de ITV y parques eólicos de la Comunitat Valenciana.

Esta semana fue el fiscal el que abrió los informes y rebajó en dos años la pena solicitada para Zaplana, que pasó de 19 a 17 años al eliminar el delito de falsedad en documento oficial, y retiró la acusación contra tres personas: la exdiputada Elvira Suances, el peluquero Pedro Romero y el empresario Ángel Salas. También dejó la pena para el expresidente de la Generalitat y de Bancaja, José Luis Olivas, en dos años, similar a la de cuatro conformados que reconocieron los hechos.

Zaplana, con papeles en la mano, se ha definido como «buen amigo» de sus amigos

En su última palabra, Zaplana, con papeles en la mano, se ha definido como «buen amigo» de sus amigos y ha agregado: «Cuando les he podido hacer un favor lo he hecho sin ningún tipo de contraprestación», ha puntualizado.

Ha lamentado que durante estos días ha sobrevolado en la sala la imagen de que es una persona que se dedica a esconder su actividad o incluso parte de su vida «de una forma casi paranoica ante no sé qué miedo o amenazas que podía tener en el pasado que jamás me preocuparon pero que, visto lo visto, probablemente me tuvieron que preocupar», ha dicho.

«Todos los bienes -ha agregado- son los que se analizan en la pericial que aportó mi abogado mientras estaba en prisión y cuando estaba el sumario bajo secreto. No hay más«.

«Lo afirmé entonces y lo reitero»

Zaplana ha afirmado que «tras los registros en su domicilio, en sus despachos, tras intervenciones telefónicas, grabaciones en lugares públicos y nueve meses en prisión, digo lo mismo que dije en marzo de 2019 cuando abandoné el centro penitenciario: no he cometido nunca ninguna ilegalidad en mi responsabilidad al frente de la Generalitat Valenciana y no he tenido nunca dinero en el exterior. Lo afirmé entonces y lo reitero».

«Estos días -ha añadido- escuchando las pruebas practicadas y los relatos ha sido imposible no recordar los tiempos dedicados a la vida pública y política que casi coinciden en el tiempo con el periodo que he sido investigado en la causa con todo tipo de material, incluso el más privado como mis agendas».

Y ha agregado en esta línea: «De toda esta larga etapa, los recuerdos gratos superan a los ingratos. Siempre decidí afrontarlos con responsabilidad y la mayor dignidad posible. Hoy, en esta etapa tan difícil para mí, sigo manifestando mi gran satisfacción y orgullo por los años de dedicación a la vida pública y a la Presidencia de la Generalitat. Ha sido un honor dedicarme a la vida política, actividad digna donde las haya, aunque su ejercicio me haya traído aquí. De que yo esté aquí no tiene culpa la política».

Por su parte, quien fue su jefe de gabinete, Juan Francisco García, también ha usado la última palabra para contestar al abogado de Zaplana cuando «desvirtuó» los pactos con la Fiscalía: «Todo lo que declaré en las dos sesiones es absolutamente verdad. No son interpretaciones ni aseveraciones sobre aspectos que no haya conocido o participado directamente». «Desgraciadamente --ha agregado-- participé en una serie de hechos que he reconocido. Quiero estar tranquilo con mi conciencia y que nadie pueda decir que he mentido o que he sido inmoral».

Y ha agregado que la última vez que habló con Zaplana, en su domicilio en presencia de otro acusado, le explicó que había iniciado un proceso de acuerdo de conformidad con la Fiscalía y que como amigo suyo le sugería hacer lo mismo, pero no quiso. «Le añadí que debía pensar en él, en su familia y en otras personas como Mitsouko o Saturnino, pero nada», ha apostillado.

El caso ha quedado visto para sentencia tras siete años de instrucción y casi dos meses de juicio -con un total de 20 sesiones-, puesto que arrancó el pasado 21 de marzo después de dos suspensiones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios