Borrar
Cara a cara entre Sánchez y Feijóo en la sesión de control que celebra el pleno del Senado este martes. EFE | Vídeo: EP

Sánchez presume de estabilidad frente a un Feijóo que hurga en las grietas del Gobierno

El presidente se revuelve contra la cita al «feminismo clásico» del líder del PP, que advierte de que la ley trans será «incluso peor» que el 'sí es sí'

Martes, 21 de febrero 2023, 21:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El enésimo cara a cara entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo en el Senado se volvió a saldar con un agrio cruce de acusaciones. Esta vez a cuenta de las políticas feministas del Gobierno, que han puesto en evidencia la fragilidad de la unidad de la coalición. El líder del PP aprovechó la sesión de control para hurgar en las grietas entre el PSOE y Unidas Podemos por la ley del 'solo sí es sí', que ha propiciado rebajas de condenas a más de 500 delincuentes sexuales, y en particular por la ley trans, que permite la autodeterminación de género y que en Génova ven «incluso peor» porque afecta a «adolescentes y menores». «Prefiere proteger a la coalición que a las mujeres» (...) Deje ya de molestar a la gente de bien y de meterse en la vida de los demás», atizó el dirigente gallego al presidente. «Para hablar de feminismo hay que tener cierto crédito feminista», replicó Sánchez, que acusó al PP de «defender siempre a los de arriba».

Como era previsible, el jefe de la oposición pasó al ataque nada más tomar la palabra desde su escaño. En sus siete minutos aseguró que España está «cansada» del Gobierno y de su presidente. Le sacó a colación el baile de declaraciones contradictorias de su propio Ejecutivo como síntoma de agotamiento del bipartito, los «problemas» que genera «todas las semanas» y cómo ya ni socialistas ni morados «respetan ni las formas». Y todo frente a un Sánchez que «calla». «Con suerte preside medio Gobierno y el otro medio -se burló- le gobierna a usted».

Feijóo sacó a relucir los ceses relacionados con el fiasco de los trenes de Asturias y Cantabria -el del presidente de Renfe y el de la secretaria de Estado de Transportes- para incidir en que nadie del Gobierno ha dimitido por la «chapuza del 'sí es sí'». «Tiene más capacidad Podemos y los independentistas de cesarle a usted que usted de cesar a los ministros de Podemos», recalcó, antes de advertir de las consecuencias perniciosas que vaticina para la ley trans. «¿Está de acuerdo en cómo va a afectar a la paridad, a los espacios de intimidad, en que menores puedan decidir a los 16 años sin criterio médico hormonarse o hacer una cirugía definitiva?», clamó, aludiendo implícitamente a las divergencias afloradas en el PSOE sobre la norma recién aprobada por el Congreso.

El presidente respondió a un Feijóo que este martes salió al ataque, consciente del delicado trance que atraviesa el Ejecutivo, con el rosario de medidas adoptadas por su gabinete en «beneficio de los españoles» y no de una «minoría elitista» como, a su juicio, «siempre» hace el PP. Insistió en que un Gobierno «estable» como el que reclama el líder gallego es aquel que, como el suyo, aprueba tres presupuestos en tiempo y forma y saca adelante 200 leyes con distintos grupos; o el que convoca una veintena de conferencias de presidentes durante la pandemia o aprueba la mayor partida de la historia en becas, con 2.520 millones de euros, como hizo este martes el Consejo de Ministros.

Sánchez volvió a erigir la bandera del feminismo para asociarla a las siglas del PSOE y cuestionar que el primer partido de la oposición asuma este perfil cuando se opuso a la ley del aborto impulsada por el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y, 13 años después, ha acabado aceptando tras recibir el aval del Constitucional. «Decían 'Zapatero carnicero' por aprobarla. Hoy reconocen que lo que hacía era consagrar derechos de las mujeres», recriminó a Feijóo en su réplica.

Disputa por «la gente de bien»

El presidente se revolvió también ante las críticas a la ley trans y tras escuchar en boca de Feijóo que dejase en paz a la «gente de bien». «Nunca imaginé que reconocer derechos a las minorías fuera a molestar a la gente de bien», le rebatió bajo una ovación cerrada de la bancada socialista. Fuentes de Moncloa atribuyen las palabras del líder del PP a «una cagada». «¿Dónde está la gente de bien», se preguntan en el entorno del presidente. En el equipo de Feijóo matizaban poco después que se refería a «juristas, médicos y profesores», los colectivos que, a su juicio, el Gobierno no ha escuchado para redactar la norma que facilita el cambio de género en el Registro Civil y el DNI.

A Sánchez se le notó especialmente molesto cuando su rival llegó a comparar las políticas sociales del Gobierno con sacar la «chequera» y «comprar a la calle». Reivindicó las subidas de pensiones, el aumento del salario mínimo y los paquetes de ayudas del Gobierno como un modo de «defender a la clase media trabajadora» frente a un PP que se coloca con «las élites» y por eso recurre en Madrid y Andalucía el nuevo impuesto a las grandes fortunas. «Ustedes nunca fallan, cada vez que tienen ocasión de posicionarse a favor de las mayorías sociales -reprochó - han elegido beneficiar a las minorías privilegiadas».

Y siguiendo el dicho de que 'la mejor defensa es un buen ataque' aprovechó su última intervención para leer los mensajes íntegros de apoyo que el portavoz popular en el Senado, Javier Maroto -sentado junto al líder del PP-, le envió hace un año a su antecesor, Pablo Casado, antes de su defenestración política. «Cuando se levante -advirtió con sorna Sánchez a Feijóo-, mire a ver si siente algo a la espalda».

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios