La portavoz e Bildu Mertxe Aizpurua

ERC y Bildu arrancan nuevos compromisos a Sánchez para aprobar los Presupuestos

El pacto de la formación abertzale con el Ejecutivo recoge extender hasta 2024 el tope a los alquileres a cambio del 'sí' de la formación abertzale a las cuentas públicas del Ejecutivo

Javier Arias Lomo
JAVIER ARIAS LOMO

BEl Gobierno continúa recabando apoyos a poco más de 24 horas de que finalice en el Congreso el debate de los Presupuestos. Bildu y Esquerra anunciaron hoy las nuevas partidas que han conseguido para Cataluña, País Vasco y Navarra tras el acuerdo que ambas formaciones han alcanzado con el Ejecutivo: mantener el tope del 2% de la actualización de alquileres hasta diciembre de 2023 y traspasar las competencias de Tráfico a Navarra en el caso del primero; y una transferencia de hasta 900 millones de euros para que la Generalitat los gestione y los dedique a infraestructuras a Cataluña en el del segundo.

Los republicanos advierten que aún no se ha logrado cerrar un acuerdo definitivo para apoyar las cuentas públicas previstas por el Ejecutivo para 2023, pero la enmienda transaccional que el Gobierno ha incluido allana el camino de forma clara a un eventual apoyo de la formación independentista al respecto –más aún después de la derogación del delito de sedición y la posible modificación de la malversación–.

Los cinco diputados de Bildu, por su parte, sí que votarán a favor de los Presupuestos elaborados por el Ministerio de Hacienda. La portavoz parlamentaria de la formación abertzale, Mertxe Aizpurua, destacó hoy en la Cámara Baja que el acuerdo alcanzado con PSOE y Unidas Podemos representa el de mayor envergadura al que su partido ha llegado con el Gobierno. El pacto recoge un decálogo de cesiones en asuntos de distinta índole. Además de mantener el tope del 2% de la actualización de alquileres o transferir a Navarra de Tráfico –una promesa que Pedro Sánchez ya le hizo al PNV en 2019–, la izquierda abertzale ha conseguido la cesión de la gestión de los impuestos a la banca y a las eléctricas al País Vasco y a Navarra; la creación de un Memorial del 3 de Marzo por las víctimas de los sucesos de Vitoria de 1976; mantener la subida de un 15% en las pensiones no contributivas; incrementar en 12 millones de euros las prestaciones sociales destinados a los afectados por la talidomida, incorporar 200 nuevas plazas MIR (hasta un total de 1.200 plazas adicionales en 2023), varios proyectos de transición ecológica y mayor inversión en las universidades vascas.

Vídeo. La portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, explica el acuerdo con el Gobierno. / EP

De hecho, el apoyo de Bildu hace que los votos de ERC ya no supongan una condición indispensable para sacar adelante el proyecto presupuestario del Gobierno. Aunque todo indica a que desde el Ejecutivo tratarán de incorporar los 13 diputados de la formación republicana a la ecuación. Entre los convenios que recoge el acuerdo alcanzado con ERC se hallan la ejecución de obras en el Maresme derivadas de la cesión de la N-II, con una aportación plurianual del Estado de 384 millones; o un convenio de actuaciones para la mejora de la conectividad entre la AP-2 y la AP-7, con una aportación plurianual de 250 millones.

PDECat fue otro de los que confirmó su apoyo en la mañana de hoy. Su portavoz parlamentario, Ferran Bel, explicó que han acordado con el Ejecutivo la incorporación de 86 enmiendas en ámbito como investigación, deporte, infraestructuras, equipamiento y ámbito social, elevando así a 175 los votos con los que ahora mismo cuentan en La Moncloa: PSOE (120), UP (33), PNV (6), EH Bildu (5), PDeCAT (4), Coalición Canaria (2), Compromís (1), PRC (1) y la exdiputada de Podemos María Pita.

Temas

España