Miembros de La Francia Insumisa y de grupos proaborto celebran el nuevo paso dado ante la Asamblea Nacional en París, / AFP

Francia da sus primeros pasos en aprobar el aborto como derecho constitucional

El texto debe pasar por el Senado, que ya ha rechazado anteriores intentos, y ser sometido a referéndum antes de incluirse en la Carta Magna

T. NIEVA

La Asamblea Nacional de Francia ha dado sus primeros pasos en incluir en la Constitución el derecho al aborto, tras aprobar una solicitud de La Francia Insumisa (LFI) que ha contado con el respaldo de una amplia mayoría de la Cámara baja gala. La propuesta ha contado con el apoyo de 337 diputados –entre los que se encuentran los de la coalición Renacimiento del presidente, Emmanuel Macron– y el rechazo de otros 32 –en su mayoría miembros de una dividida Agrupación Nacional, liderada por la ultraderechista Marine Le Pen–.

Pese a recibir el visto bueno de la Asamblea Nacional, el proyecto tiene pocas posibilidades de ser incluido finalmente en la Carta Magna, pues ahora tiene que pasar por varias instancias del Senado, que ya ha rechazado esta posibilidad en anteriores ocasiones. En caso de que la Cámara alta cambie de parecer y dé también luz verde a la inclusión del aborto como derecho constitucional, entonces la cuestión será remitida en última instancia al conjunto de la población, que deberá votar en referéndum. «Todo esto tiene, en mi opinión, casi ninguna posibilidad de éxito en vista de mis discusiones con los senadores», ha manifestado el ministro de Justicia, Éric Dupond-Moretti, según recoge la cadena de televisión BFMTV.

Poca posibilidad de éxito

Ya en 2018, Jean-Luc Melenchón, ahora líder de LFI, presentó en vano una propuesta para blindar constitucionalmente el derecho al aborto. Tras aquella intentona parecieron estancarse estas pretensiones que ahora se han reactivado después de que en mayo el Tribunal Supremo de Estados Unidos revocase el derecho constitucional a la interrupción del embarazo.

Esta es la primera ocasión en la nueva legislatura gala en la que Renacimiento apoya una propuesta formulada por LFI. «Los franceses no entenderían que rechacemos una propuesta que defendemos, con el argumento de que la presenta un grupo de oposición», ha señalado esta misma semana el vicepresidente de la coalición, Sylvain Maillard.