Borrar
Momento del disparo de la mascletà de Pedro Luis Sirvent.
Pedro Luis revienta Luceros en su última mascletà en Alicante

Pedro Luis revienta Luceros en su última mascletà en Alicante

El pirotécnico ha disparado 136 kilos de pólvora en siete minutos y 25 segundos, por lo que queda descalificada | Con un gran terremoto final, el maestro se retira de forma temporal en la ciudad

Adrián Mazón

Alicante

Martes, 20 de junio 2023, 14:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El listón estaba muy alto. Ya en Córdoba, Pedro Luis reventó los tímpanos de los cordobeses con la mascletà que disparó en las jornadas de promoción de la fiesta el pasado marzo. Lo mismo hizo hace dos sábados en la plaza del alcalde Agatángelo Soler, donde lanzó 136 kilos de pólvora con los que puso a los alicantinos a saltar y bailar.

Ha sido este martes en la plaza de los Luceros, donde el pirotécnico alicantino ha descargado 136 kilos, el máximo permitido en el concurso de mascletàs, en siete minutos y 25 segundos, por lo que queda descalificada por superar el tiempo máximo. Un buen diseño del disparo, le ha permitido alargar la pólvora hasta el final, donde ha sorprendido con un impactante terremoto en tierra y en aire.

Este será el último recuerdo de Pedro Luis en Alicante durante mucho tiempo. El maestro ha tomado una decisión. «Vamos a descansar» y recapacitar sobre el futuro de los espectáculos de fuego en la ciudad. «No nos sentimos compensados con las distribuciones de pirotecnias», basadas en un sorteo que no le gusta nada.

Sirvent quiere que se le reconozca por su trabajo, igual que otras ciudades «cuidan a los suyos». Si esto no ocurre, «no voy a tirar», ha confesado a TodoAlicante. Por ello, espera que «cuando pase un año se replanteen las formas de elegir a los pirotécnicos», porque Alicante «tiene que cuidar al de dentro, creo yo».

'Senyor pirotècnic'

Pedro Luis ha vuelto a sorprender este martes en la plaza de los Luceros, epicentro del fuego y de la pólvora durante las Hogueras de San Juan. Las ganas del público se han hecho notar. Y es que los nervios estaban bien presentes desde el lanzamiento de los tres avisos iniciales.

Con ello, aguardando la mecha de la traca de inicio, la pirotecnia Hermanos Sirvent ha dejado que sean las belleas del foc, Belén Mora e Inés Llavador, quienes con sus dames d'honor den la orden de disparo para, eso sí, lucir la mascletà en tiempo y forma. El pasado lunes ocurrió, que la mascletà de Mediterráneo quedó descalificada por adelantarse y no llegar al mínimo de cinco minutos y medio del concurso.

Tras prender la mecha, Pedro Luis ha arrancado con un espectáculo aéreo que ha dado inicio en el cruce entre Luceros y Marvá. Allí, el alicantino ha puesto los dientes largos al combinar roncadoras con volcanes de sirenas, silbatos, crackers y truenos mientras los petardos terrestres iban marcado en ritmo, como un batería toca el bombo en un grupo de música.

Tras sorprender al público con destellos y color azul, morado, verda y amarillo, el maestro de Fontcalent ha prendido la mecha de la fase terrestre, cuyos petardos se han desintegrado desde Marvà hasta la esquina del nuevo Iruña.

Con mucho ritmo, como si de una batucada se tratase ha arrancado el cuerpo del disparo. Los petardos han ido cayendo, mientras el cielo se ha llenado de un conunto de carcasas y truenos que puesto al público a vitorear.

Con un acompañamiento de fondo de carcasas y truenos, la intensidad se ha hecho notar. Así, con ritmo marcado y gran carga de pólvora, el alicantino ha lucido el cuerpo de la mascletà, a pesar de que en un segundo ha quedado floja, Pedro Luis ha sabido remontar con lucidez y fuerza.

El momento más esperado ha sido el del terremoto final. Con casi 20 líneas, divididas en una alturas, Pedro Luis ha prendido la mecha de los pulpos que sujetan estos petardos, los cuales han estallado en compás y al unísono para ofrecer un terremoto de casi un minuto de duración.

No contento con este momento, el alicantino ha hecho saltar las alarmas con un segundo terremoto aéreo, el cual ha contado con dos fases y varios golpes de conjuntos de truenos, junto a un último golpe de iterra compañado de carcasas y roncadoras que han hecho abrir la boca de los allí presentes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios