Borrar
Cristina y Curra Chávarri, con su bolso Doctora.
Un bolso ideado entre quirófanos

Un bolso ideado entre quirófanos

Puntadas con hilo ·

De Chávarri es una nueva firma española que apuesta por recuperar la tradición de los maestros artesanos de Ubrique

Domingo, 16 de abril 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hay bolsos que son una joya. Como los creados por las hermanas vascas Curra y Cristina Chávarri. Como evasión durante la pandemia, desarrollaron los bocetos de su primera pieza, el bolso Doctora, una actualización del clásico maletín de trabajo. Entonces Curra estaba en primera línea como médico de familia y anestesióloga. Ahora retoman el sueño de tener su propia firma, De Chávarri, al que dan forma en Ubrique, la localidad gaditana donde calidad y tradición van de la mano.

«Cuando nos lanzamos a esta aventura, lo tuvimos claro desde el principio. Ubrique es la exquisitez de la marroquinería y nuestros productos se debían fabricar allí, donde existe un control de calidad y excelencia únicos en la industria de la marroquinería. Además, nuestros artesanos cuentan con una dilatada experiencia y se ayudan de la tecnología más puntera del sector», comenta Cristina.

Su primera colección de bolsos-joya se llama Victoria, en honor a la Victoria alada de Samotracia, una obra de arte que tuvieron el placer de observar cuando apenas tenían 18 años, allá por la década de los 90. Ambas quedaron fascinadas frente a la imponente escultura, «representación de una mujer dando un paso al frente, en actitud valiente y desafiante ante la vida, con fuerza titánica», recuerda Curra. Treinta años después de aquella experiencia, las hermanas se adentran en su proyecto más personal: una marca premium de accesorios de marroquinería producida íntegramente en España, apostando por la creación de piezas que combinan materia prima de gran calidad, artesanía, durabilidad y diseño con una elegancia atemporal.

Su madre, su referente

La genética puede haber tenido algo que ver en su carácter emprendedor. Son nietas de Bernabé Chávarri, ingeniero industrial que emprendió la aventura de comprar la patente de las icónicas máquinas de escribir Byron, estableciendo en Madrid su fábrica de producción, y de Remedios Dicenta, sobrina del célebre Manuel Dicenta y del dramaturgo Joaquín Dicenta. Un pasado inspirador que ha marcado a las hermanas.

Ambas aprovecharon los escasos ratos fuera del hospital de Curra perfeccionando un bolso que fuera práctico y funcional, pensado para que una doctora pudiera llevar todo lo que necesita. «Traté de habituarme a un maletín de trabajo de mi marido, también recurrí a una mochila, a llevar varios bolsos a la vez», comenta Curra Chávarri sobre el origen de la firma. «Le comenté a mi hermana la idea de ponernos manos a la obra e idear un bolso donde, en la medida de lo posible, pudiéramos llevar todo y de forma ordenada, y sin renunciar a la elegancia y la sofisticación de un buen bolso de lujo», al que llegaron gracias a la experiencia de Cristina como empresaria en el sector de la moda.

Las hermanas colaboran con la diseñadora de joyas Ángela Segimón, que se ha encargado del diseño de los cierres y broches de sus bolsos para que sean más especiales. Tanto como el primer bolso que recuerdan: una baguette de piel de cocodrilo de su progenitora que, comenta Curra, «siempre nos ha fascinado». En marrón claro y oscuro, «para nosotras representa la clase y el estilo de nuestra madre, nuestro referente», cuenta de la pieza, que «se la compró mi madre en Vitoria, en una tienda llamada Dany Boutique, que durante 57 años fue la gran referencia de la moda vitoriana.

La tienda -especifica curra- cerró en 2015, ejemplo de las dificultades del comercio tradicional y de calidad que desgraciadamente termina desapareciendo». Por suerte, algunos valientes como ellas tratan de cambiar ese destino.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios