Borrar
Sebastián Beccacece, en el Martínez Valero. SHOOTORI
Beccacece: «Irme ahora del Elche sería de cobardes»

Beccacece: «Irme ahora del Elche sería de cobardes»

El técnico descarta dimitir a falta de tres partidos y confía en ganar ante el Mirandés para reengancharse a la pelea por la promoción

Lucas V. Belmar

Alicante

Lunes, 13 de mayo 2024, 16:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Bajan revueltas las aguas en el Elche tras el doloroso e inesperado 0-3 sufrido el domingo ante el Huesca, un resultado que deja al cuadro franjiverdes a tres puntos de la zona de promoción, que realmente son cuatro porque el golaverage lo tiene perdido con todos los rivales directos. Sólo quedan tres partidos por jugar y el Elche se ve abocado a una situación límite tras sumar sólo cinco puntos de los últimos 24.

Cuestionado por si se había planteado dimitir, Beccacece fue claro el pasado domingo: «Irme ahora sería de cobardes. Estaré aquí hasta el 2 de junio y después ya veremos lo que pasa».

El técnico rosarino tampoco demostró tener un diagnóstico certero sobre los males de este Elche que se encuentra al borde del abismo: «El equipo sufre momentos puntuales que no tienen mucha explicación. Los dos goles (ante el Huesca) llegaron de 25 o 30 metros, no puede ser cosa de la estrategia o la finalización. A veces son errores; otras, desatenciones; pueden ser problemas de la estructura y la organización. Es un poco de todo. Quiero a un equipo que protagonice y que, a través de ese protagonismo, encuentre ese juego. El viernes (ante el Mirandés) encontraremos esa fuerza necesaria para terminar de la manera que quiere este grupo».

Beccacece echó de menos «la furia» en sus jugadores en un encuentro clave que acabó en goleada para enfado del Martínez Valero. «No estuvimos a la altura pese a la ilusión grande de tener esa posibilidad de depender de nosotros. El equipo, en los dos goles, recibe dos golpes que son cosas del juego, con un remate de 30 metros y en el segundo defendemos bien, pero es un verdadero golazo ante un equipo que sabe defenderse. No tuvimos la furia de otras ocasiones; apelamos a la paciencia. Con los cambios tuvimos control, pero al final, en un fallo del juego, llegó el tercero. Aceptamos la derrota y el momento doloroso. El responsable de este momento doloroso es el entrenador, pero ahora hay un partido rápido y el viernes hay que salir a ganar», explicó el técnico argentino.

El preparador rosarino insistió en que se ve fuerte y no abandonará el barco ahora que sólo quedan tres jornadas. «Esto es parte de mi profesión y la fe y la fuerza la sigo teniendo. El cariño no lo va a cambiar nadie que quiera crear dudas con el proceder de este grupo noble de futbolistas. Me duele mucho por la ciudad, pero el lunes nos levantaremos para coger fuerzas y terminar la temporada de la manera que queremos», concluyó.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios