Borrar
Urgente Un detenido por un asesinato en Gata de Gorgos
El servicio doméstico es uno de los sectores con más economía sumergida. Archivo
Escrivá sortea a Díaz y permitirá a más extranjeros trabajar en España

Escrivá sortea a Díaz y permitirá a más extranjeros trabajar en España

Tras paralizar Trabajo contratar mano de obra de otros países, flexibiliza las condiciones para dar papeles a los que viven en situación irregular, que tendrán que hacer cursos de formación de menos horas, podrán realizarlas en fin de semana y de forma online

Miércoles, 17 de mayo 2023, 13:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha encontrado la vía para que sectores que en la actualidad tienen dificultades para encontrar trabajadores, como la hostelería, el transporte y, especialmente, la construcción, puedan contratar mano de obra extranjera sin tener que conseguir la autorización de otros ministerios, más concretamente el comandado por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz.

Para ello, flexibilizará los requisitos que se exigen para regularizar la situación de los inmigrantes que viven en el país ilegalmente y concederles el permiso de trabajo, a cambio de cursos de formación con menos horas, que puedan hacerse los fines de semana e incluso que se realicen de forma online.

Su departamento lleva meses batallando con el Ministerio de Trabajo y los sindicatos para obtener su visto bueno para traer de otros países extranjeros que puedan cubrir el déficit de personal que se está registrando en la construcción, que necesitará en torno a medio millón de trabajadores ahora que están empezando a ejecutarse los fondos europeos. Sin embargo, su propuesta para incluir una treintena de profesiones relacionadas con esta actividad (yesistas, gruistas, encofradores, fontaneros, electricistas...) en el catálogo de ocupaciones de difícil cobertura está paralizada ante la negativa de Díaz a aprobarla, apoyada por los sindicatos bajo el argumento de que hay casi tres millones de parados que podrían cubrir esas plazas.

Sin embargo, Escrivá no necesita permiso de Díaz ni acuerdo en la mesa del diálogo social para modificar los requisitos que se exigen para acceder al arraigo por formación. De hecho, ya tiene preparada una instrucción que publicará próximamente por la que flexibilizará esta figura que se puso en marcha el pasado mes de julio con la reforma del reglamento de extranjería y para la que a lo largo de este miércoles ha logrado además el respaldo de la ministra de Trabajo y de UGT.

Inspirada en el modelo alemán, concede una autorización de residencia por un periodo de doce meses a los extranjeros que han permanecido en España de forma continuada durante un mínimo de dos años si se comprometen a realizar una formación reglada para el empleo que les habilite para ejercer una profesión concreta. Esta autorización puede ser prorrogada por otros 12 meses si el curso dura más de un año. Al terminar la formación, si tienen un contrato, reciben un permiso de trabajo por otros dos años.

Sin embargo, hasta ahora se exige un mínimo de 200 horas de formación para acceder al mercado laboral, un tiempo que el ministerio se ha dado cuenta de que es excesivo puesto que supone seis horas diarias y son pocos los que pueden dedicar tanto tiempo. Además, tenía que ser de forma presencial, lo que dificultaba aún más su acceso, según explicaron a este periódico fuentes del departamento.

Por ello, y ante las peticiones de las organizaciones y ONG que trabajan con inmigrantes, la nueva instrucción que este miércoles el ministerio presentó a los sindicatos y patronal reduce significativamente el número de horas e incluso elimina que se exija un mínimo, permite hacer los cursos online y en fines de semana, para que sea más fácil compaginarlos con un empleo y conciliar.

12.000 extranjeros se han beneficiado

«Después de seis meses de funcionamiento, las organizaciones nos han hecho saber que desgraciadamente hay personas, sobre todo mujeres, a las que les cuesta mucho hacer cursos tan largos y presencialmente. Creo que fue demasiado rígida la primera instrucción», reconoció este miércoles Escrivá, que precisó que en este medio año se han recibido 22.000 peticiones y se han otorgado 12.000, pero solo el 30% son mujeres.

Tras el anuncio de esta noticia, la vicepresidenta segunda, al igual que los sindicatos, se posicionó a favor de esta medida, aunque no de traer extranjeros de otros países. «Desde el Ministerio de Trabajo, la vicepresidencia segunda, si hablásemos de una regularización de los miles de trabajadores y trabajadoras irregulares que tenemos en España, desde luego van a contar con nuestra anuencia», declaró Díaz, que precisó que «aquí» no tiene «ninguna duda, porque son trabajadores y trabajadoras que ya están en nuestro país y que son irregulares». En todo caso, señaló que frente a los problemas de los trabajadores en «algunos sectores de producción» la solución es «la mejora de las condiciones laborales» en el mismo.

Desde la CEOE también ven con buenos ojos esta vía para que los inmigrantes puedan regularizar su situación. «Sería bueno para el sector, para el inmigrante y para la lucha contra la economía sumergida», señaló Pedro Fernández Alén, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC). El también vicepresidente de Cepyme manifestó su preocupación porque hay muchas vacantes en construcción y advirtió que los itinerarios formativos son «extremadamente largos», de forma que se exigen más de 600 horas para un curso de pintura, 900 horas para ser electricista. «Ahora se articula esta formación en módulos más pequeños, de forma que haciendo cursos de 30 o 60 horas ya puedan incorporarse al mercado laboral», aplaudió.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios