Sede de CaixaBank en Barcelona. / R. C.

CaixaBank, primera entidad que se adhiere al código de ayudas hipotecarias

La vicepresidenta Calviño ya había anunciado que la entidad, participada en un 16% por el Estado, se sumaría a las medidas de protección aprobadas el martes por el Gobierno

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El consejo de administración de CaixaBank ha aprobado este jueves su adhesión a las nuevas medidas de apoyo a los hipotecados con dificultades. La entidad asumirá los nuevos términos del Código de Buenas Prácticas vigente y también al nuevo reglamento por el que se refuerza la protección de hogares vulnerables -con la posibilidad de reestructurar la deuda- y, a la vez, se amplían las posibilidades de reestructuración de la deuda a familias de clase media con hasta 29.400 euros de ingresos al año.

De todas las grandes entidades, el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri ha sido el primero en tomar esta decisión apenas dos días después de que el Consejo de Ministros aprobara los dos nuevos códigos. El Estado participa en un 16% en el capital del banco desde que se fusionó con Bankia, rescatada hace una década. Lo hizo tras dos meses de conversación con el sector y apurando los detalles del mismo hasta el último minuto. De hecho, el mismo martes fue la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, quien anunció que CaixaBank se uniría a la iniciativa, lo que podría arrastrar al resto de entidades.

La entidad, cuyo consejero delegado es Gonzalo Gortázar, ha sido la más activa en la concesión de ayudas acogidas al código de buenas prácticas y ha llevado a cabo el 35% de las operaciones del conjunto del sector. José Ignacio Goirigolzarri ha explicado que el consejo de la firma ha decidido que la entidad se adhiera a las nuevas iniciativas «porque somos los principales interesados en apoyar al conjunto de la sociedad y, especialmente, a nuestros clientes en dificultades. Lo hemos hecho siempre, lo hacemos en la actualidad y vamos a seguir haciéndolo en el futuro porque tenemos el compromiso y el deber de contribuir al bienestar económico y social del país».

Gonzalo Gortázar ha subrayado que CaixaBank «se encuentra en una posición muy sólida para seguir ayudando a familias y empresas, y para contribuir a que el impacto del deterioro económico que se pueda producir sea más moderado». También ha puesto en valor el papel fundamental que juega la banca en la economía y la sociedad: «Cumplimos una función social básica».

La entidad tiene una amplia experiencia en el apoyo a sus clientes. En 2009, puso en marcha un Plan de Ayudas a personas físicas que durante la anterior crisis financiera permitió ayudar a 360.000 clientes que tenían dificultades para hacer frente al pago de sus préstamos hipotecarios. Además, ha realizado más de 27.000 daciones en pago, y ha otorgado el 35% de las operaciones amparadas por el Código de Buenas Prácticas del conjunto del sector financiero.