Borrar
Pecco Bagnaia, en el circuito de Portimao durante la primera jornada de pretemporada. Efe
Ducati sigue al frente, para sorpresa de nadie
Entrenamientos

Ducati sigue al frente, para sorpresa de nadie

El circuito de Portimao acoge el último test de pretemporada a dos semanas del inicio de un Mundial en el que las motos italianas parten como favoritas y Márquez no encuentra el camino con la Honda

Jesús Gutiérrez

Sábado, 11 de marzo 2023, 21:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los pilotos de MotoGP apuran sus últimos ensayos antes del inicio oficial del campeonato, el último fin de semana del mes de marzo. Y lo hacen en el Autódromo del Algarve, en el mismo escenario que acoge el primer gran premio de la temporada 2023. Por eso, no se trata de un test más donde las marcas prueban novedades y se trabaja sobre nuevos conceptos. Las motos que están en el trazado luso entran ya en su última fase de puesta a punto y se trabaja sobre todo pensando en la primera carrera del año.

Las Ducati volvieron a marcar el paso para sorpresa de absolutamente nadie en la primera de las dos jornadas de entrenamientos. Y es que, en lo que llevamos de pretemporada, cada vez que las MotoGP han salido a la pista, una Ducati ha liderado la clasificación de tiempos. Esta vez le tocó el turno a Pecco Bagnaia, que se quedó a milésimas de batir el récord del circuito en un día marcado por unas condiciones meteorológicas casi perfectas.

El vigente campeón de la clase reina mete el miedo en el cuerpo a sus rivales, ya que aventajó en dos décimas al segundo clasificado, Luca Marini, también con Ducati. Maverick Viñales, con la Aprilia, evitó otro recital rojo con el tercer tiempo del día, por delante de Álex Márquez, al que su fichaje por Ducati le ha hecho subir su cotización en el campeonato.

A un día de que finalice la pretemporada 2023, las dos marcas italianas se mantienen un paso por delante de sus rivales. No hay más que ver el top diez de la jornada, en el que se situaron seis pilotos de Ducati y tres de Aprilia. Únicamente la Yamaha de Fabio Quartararo, octavo, fue la nota discordante en la clasificación. Y para encontrar a la primera Honda hay que llegar hasta la undécima posición en la que finalizó Álex Rins. Mucho más abajo, casi en el fondo de la tabla de tiempos, Marc Márquez concluyó este primer día de test en la decimonovena posición.

«No estamos tan, tan mal...»

Con el inicio del campeonato a la vuelta de la esquina, la esperada reacción de Honda no llega y Marc Márquez ya se muestra resignado. El de Cervera se afana en buscar el límite de una moto que está muy lejos de las Ducati. Según la tabla de tiempos, a casi un segundo y medio del tiempo de Bagnaia, aunque el español intentaba hacer una lectura más optimista cuando terminaba el día: «No estamos tan, tan mal como parece en la clasificación. En ritmo estábamos entre medio segundo y siete décimas del más rápido. Estamos muy lejos, pero no hemos montado neumático blando. Quizá hubiésemos acabado 12º, 13º o 14º...». Esta es la dura realidad del ocho veces campeón del mundo.

A pesar de que Honda ha tenido cuatro meses para trabajar en su nueva arma, el reparto de fuerzas no ha cambiado mucho respecto a 2022. Márquez ha sido uno de los pilotos que más vueltas dio en el trazado de Portimao (78). «No he parado ni para comer», decía el catalán, que incluso sufrió una leve caída sin consecuencias. Lo que demuestra que físicamente está en un nivel óptimo para el inicio del campeonato. Otras 74 dio su compañero de equipo, Joan Mir, que terminó 14º y que no se ve en la pelea al menos en la primera parte del año. Con un día de pretemporada por delante las Honda cotizan a la baja, y no parece que la situación vaya a dar un vuelco a dos semanas del comienzo del Mundial.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios