Borrar
Proyección del diaporama de García-Alix con Blanca Regina y Matthias Kispert. Gema Segura
Arte efímero para envolver las fotografías de García-Alix

Arte efímero para envolver las fotografías de García-Alix

Con piezas sonoras y visuales basadas en la improvisación, la artista Blanca Regina crea una inusual performance colectiva como homenaje al fotógrafo español

Lunes, 8 de julio 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cuando la artista y comisaria de arte Blanca Regina le propuso al fotógrafo Alberto García-Alix que participara en una de sus instalaciones híbridas de arte sonoro improvisado, lecturas poéticas y performance, el gran fotógrafo español le respondió: vaya lío. Pero se dejó seducir por la idea de participar en un espectáculo alrededor de sus fotografías con resultados imprevisibles, y eligió un diaporama (audiovisual basado en fotografías) que había expuesto en 'Un expresionismo feroz'. «Lo proyecté en Moscú, un poco antes de la pandemia», explica el fotógrafo, que ha merecido grandes retrospectivas como 'De donde no se vuelve', en museos como el Reina Sofía.

A la obra cedida, García-Alix añadió algunas imágenes adicionales y propuso el título 'Sonata para un rifirrafe'. «Nos deja su material para que juguemos con respeto pero sin dirección», recuerda Blanca Regina. «Así él también entra en la dinámica de la improvisación».

Él no controla ni siquiera el tiempo (20 segundos para cada imagen). El artista está cegado de ver su obra y no la ve desde la perspectiva de un público que nunca la ha visto, y sucede como en una conversación: tiene momentos más rítmicos y creativos, y otros más densos y pesados. No hay tiempo para pulir, observar o repasar, pero hay momentos brillantes que no hubieran salido con la racionalidad».

Los artistas Alberto García-alix, Blanca Regina, Peru Saizprez, Ajo, Matthias Kispert, Pierre Bouvier y Tomi Osuna (arriba), el público frente a la proyección de diaporama y acción poética de Peru Saizprez. Gema Segura
Imagen principal - Los artistas Alberto García-alix, Blanca Regina, Peru Saizprez, Ajo, Matthias Kispert, Pierre Bouvier y Tomi Osuna (arriba), el público frente a la proyección de diaporama y acción poética de Peru Saizprez.
Imagen secundaria 1 - Los artistas Alberto García-alix, Blanca Regina, Peru Saizprez, Ajo, Matthias Kispert, Pierre Bouvier y Tomi Osuna (arriba), el público frente a la proyección de diaporama y acción poética de Peru Saizprez.
Imagen secundaria 2 - Los artistas Alberto García-alix, Blanca Regina, Peru Saizprez, Ajo, Matthias Kispert, Pierre Bouvier y Tomi Osuna (arriba), el público frente a la proyección de diaporama y acción poética de Peru Saizprez.

Con una selección extendida con respecto a la original, que abarcaba varias épocas del artista desde sus retratos más clásicos hasta su serie impresionista o sus juegos de superposiciones, se encarga la música en directo a Matthias Kispert y los visuales de Pierre Bouvier y Tomi Osuna, todos colaboradores habituales de Blanca Regina, española de los ochenta que emigró a Londres, donde comisaría 'Series impredecibles'. «Se suelen presentar en Cafe Oto, cuna de las experimentaciones sonoras británicas».

En la Galería Cruce, en Madrid, con unas cervezas que mitigaban el calor del verano, la presencia silenciosa de García-Alix al fondo y las puertas abiertas, la sesión del miércoles pasado comenzó con la intervención de los poetas Ajo y Peru Saizprez, que prepararon la acción 'Atravesar a la audiencia con un poema'. «Son poetas que pertenecen a la escena independiente. Traerles con García-Alix era una reunión de superhéroes», dice Blanca Regina, que suele trabajar con figuras como Laetitia Sadier de Stereolab o la cineasta Helena Taberna. «Cuando preparo algo con artistas locales pienso en las referencias de los míticos. El evento es un pretexto para hacer comunidad».

Con un ambiente creado por la improvisación electroacústica «con drones, sonidos, objetos, texturas y guitarra» fluyó la performance. «La improvisación tiene carácter político y práctico», explica Blanca Regina. «Es un intercambio, una escucha y un espacio para los participantes, sin jerarquías ni instrucciones».

Estos actos son efímeros y persisten sólo en la memoria de los asistentes. Durante una hora, estos siete artistas de distintas disciplinas se unieron en una sola obra. En el fondo, era un homenaje a García-Alix.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios