Borrar
Erwan de la Villeón, CEO de Puy du Fou España José Ramón Ladra
Erwan de la Villeón, CEO de Puy du Fou España

«El arte está por encima de nuestro propósito financiero»

Emocionar al público de una forma verosímil, real, genuina, con grandes espectáculos que se apoyan en lo último en tecnología pero que narran episodios de nuestro pasado. Ese es el propósito de Puy du Fou. Para quien lo primero es el arte y luego, las finanzas

Juan José Esteban

Viernes, 12 de mayo 2023, 11:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

-Empecemos poniéndonos trascendentales: ¿para qué existe Puy du Fou?

- Para emocionar a la gente. Para que la gente se enamore del legado de nuestros antepasados. Vivimos en un mundo que tiene dos problemas. Uno es que las empresas van a saco con los beneficios. Y el otro, que la sociedad está perdiendo sus valores, sus raíces, un arraigo profundo. Y pensamos que para saber adónde vamos, primero hay que saber de dónde venimos.

- ¿Ese es el sentido del parque que han levantado en Toledo, en el que los espectáculos son la base de todo?

- Nosotros no somos profesores ni de historia ni de moral ni de nada. Nuestro objetivo, el de nuestro parque y nuestros espectáculos, es solamente enamorar, abrir una una ventana y decirte: «¡Oye! Tu pasado mola». Y lo hacemos de forma ficcionada, con espectáculos y grandes puestas en escena. Lo grandioso, lo espectacular, te abre el corazón, y el corazón es el camino más corto hacia la inteligencia.

- Puy du Fou nace en Francia y no tiene un concepto empresarial al uso…

- Puy du Foy es una asociación sin ánimo de lucro que, por genética, ya tiene un propósito: emocionar a la gente con su cultura a través de nuestros parques y nuestros espectáculos. Y ese propósito social está antes que el propósito financiero. En Puy du Fou, el arte está por encima de todo.

- ¿Cuál es su origen?

- En el 1977, Phillipe de Villiers es un joven de 27 años que tiene un sueño, montar un espectáculo que sea un canto de amor a la Francia rural. Convence a la gente de los alrededores, desarrolla un espectáculo que se nutre con voluntarios y empieza a crecer como una bola de nieve. La cabeza de Puy du Fou es una asociación que agrupa a 4.000 voluntarios. Diez años después, Jacques Chirac lo nombra ministro de Cultura y le encarga la instalación de Disneyland en París. Él dice que sí pero que, a cambio, él va a montar un parque donde se está haciendo el espectáculo, pero este ya con profesionales. Y tiene una intuición fantástica: hacer que la matriz de la empresa sea la asociación.

- ¿Para qué?

- Eso hace que no tengamos accionistas que solo buscan resultados económicos, nos da libertad artística y nos quita presión financiera.

- Y el resto, su llegada a Toledo en marzo de 2021, ya es historia. ¿Qué lo diferencia del parque francés?

- En España no nos nutrimos de voluntarios, sino que tenemos a 750 personas trabajando como fijos discontinuos. Pero la esencia es la misma, crear unos espectáculos que te dejen boquiabierto, y con personajes puramente de aquí como Doña Jimena, Isabel la Católica o Agustina de Aragón.

- ¿A qué renuncia Puy du Fou con tal de cumplir con su propósito?

- A subir el precio de la entrada. Podríamos subirla 10 euros y aún estaríamos lejos de lo que cuestan otros parques, pero renunciamos a ello, ni nos lo planteamos, porque el objetivo de Puy du Fou es emocionar y hacerlo para el pueblo y con espectáculos que ahonden en la cultura popular.

- Aparte del propósito artístico que enuncia su propósito, ¿cómo beneficia el parque a la comarca toledana donde se levanta?

- Hay dos maneras de medirlo: una más material y otra más espiritual. Me explico Materialmente, Puy du Fou ha favorecido la creación de un montón de empleos directos e indirectos. Que tengamos un millón de visitantes cada año no es neutro para nadie: aumenta la ocupación de los hoteles, la gente para en las gasolineras, consume en los bares o en los restaurantes... Eso crea mucha riqueza alrededor de un entorno estupendo. Pero hay una dimensión más importante y que no hay criterio científico para calcularlo; para mí, el mayor beneficio que puede generar Puy du Fou es la palabra 'orgullo'. Y tiene que ver con que la gente, a través de nuestros espectáculos vuelva a conectar con tradiciones y costumbres que están cayendo en el olvido.

-¿Eso supone que los espectadores redescubran los personajes y acontecimientos de hace siglos, aunque de una manera no academicista sino ficcionada?

- La palabra redescubrimiento no es del todo adecuada para definir nuestro ánimo ni a nuestro propósito. Internamente, Puy du Fou es un ente joven y, por tanto, no necesita redescubrir su propósito. Y en cuanto a nuestros visitantes, no queremos que redescubran, sino experimentar. En Puy du Fou la gente no sale con muchísimo conocimiento histórico, pero gracias a la experiencia del espectáculo sí sale con ganas de saber más, porque ha ha descubierto que el pasado mola. Nosotros nos dedicamos a hacer que la gente ame el pasado con todas las herramientas que nos ofrece la tecnología de hoy.

- ¿Que Philippe de Villiers siga vinculado al proyecto es una ayuda útil, igual que el propósito, cuando os asalta alguna duda?

- Su visión es inspiradora. Cuando vine a España en 2016 a montar Puy du Fou, él me recordó que mi misión, montar Puy du Fou en una zona que había sido un cementerio de macroproyectos, era un poco quijotesca y debía hacerlo con poco dinero pero con muchas ideas. Y me dijio: «No lo olvides nunca, porque eso le dará sentido a tu trabajo. Y en las horas duras, recuerda que tu motivación, tu propósito no es el dinero, sino el arte». Y siempre pone un ejemplo muy bonito. Philippe dice que el triunfo no se mide por el dinero que tengas en caja, sino por los litros de lágrimas que derrame tu público.

- ¿Eso es lo que buscan en Toledo? ¿Emocionar al público hasta la lágrima?

- Es que el espectáculo te deja boquiabierto. Pero la emoción es mucho más profunda. Es una semilla que sembramos en el público y que tiene que ver con su cultura, su patrimonio y este orgullo, un orgullo bien entendido de sentirse español. En Puy du Fou mo somos los abanderados de nadie ni de ninguna causa política. No nos interesa la política de partidos, de debates; nos interesa el cemento de la cultura popular, que es lo que hace que un pueblo sea un pueblo, y que cree un fuerte vinculo de respeto con su patrimonio, su historia y sus ídolos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios