Borrar
El templo lleva dos años cerrado TA
Un pueblo alicantino decretará la ruina de su iglesia

Un pueblo alicantino decretará la ruina de su iglesia

El municipio lleva dos años esperando a que el Obispado termine las obras del edificio, que permanece cerrado desde entonces

Martes, 11 de junio 2024, 19:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«A mí me parece tremendamente indignante lo que está haciendo el Obispado con el pueblo. Llevamos más de dos años con la iglesia cerrada. Ya no podemos más». Quien así se ha pronunciado es el alcalde de la localidad de Finestrat, Juanfran Pérez Llorca, que no ha dudado en mostrar su enorme enfado y hartazgo ante la falta de respuesta por parte del Obispado de Orihuela para terminar las obras de la iglesia parroquial de Sant Bertomeu, que lleva dos años cerrada a cal y canto.

Pérez Llorca ha subrayado que «llevamos dos años con la iglesia cerrada» y todo porque «el Obispado no hace unas obras de rehabilitación en un edificio que es de su propiedad». Y no será, afirma el también número dos del Partido Popular en la Comunitat Valenciana, por falta de colaboración por parte del Ayuntamiento.

Pérez Llorca ha recordado que «en todo este tiempo, desde el Ayuntamiento hemos buscado fórmuilas de colaboración para iniciar los trabajos aportando el 90% de las obras, intentando firmar convenios de colaboración económica e, incluso, proponer que nos cedan la titularidad del inmueble para asumir desde el Ayuntamiento el 100% de la rehabilitación».

Fue hace dos años, ha recordado el primer edil finestratense, cuando una empresa contratada por el Obispado de Orihuela-Alicante inició las obras de rehabilitación de la cúpula y el techo del templo después de que las lluvias que se produjeron en el mes de mayo de 2022, provocaran varios derrumbamientos de parte del techo y de la bóveda.

Ahora, «ha pasado todo ese tiempo sin apenas noticias del Obispado y con la iglesia cerrada», ha lamentado Pérez Llorca. Por ello, «ya no podemos esperar más» ante lo que el primer edil ha calificado como «un desprecio claro hacia todos los vecinos».

El alcalde de Finestrat considera que es «muy triste no poder despedir a tus vecinos en la iglesia de tu localidad» y, por ello, ha anunciado que «en los próximos plenos vamos a instar a declarar en ruina el edificio». Antes de eso, aclara Pérez Llorca, «daremos un plazo al Obispado para que ejecute las obras. De lo contrario, las ejecutará el Ayuntamiento a coste del propio Obispado».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios