El municipio de Fageca, el Comtat, esta mañana, con nieve y niebla. / Ayuntamiento FAGECA

La provincia amanece con un manto blanco

Las zonas del interior, como Banyeres de Mariola o la Sierra de Aitana, han visto como las ligeras nevadas han dejado una fina capa de nieve

ÓSCAR BARTUAL Alicante

La semana del frío está dejando hechos más que reseñables. Tras varios días con temperaturas gélidas y heladas en las zonas del interior de la provincia, la nieve ha hecho acto de presencia en distintos municipios y puntos del territorio.

Banyeres de Mariola, Bèrnia o la Sierra de Aitana han sido algunos de los elegidos que se han despertado cubiertos por un fino manto blanco. Varios puntos de la Marina Alta, el Comtat, l'Alcoià y el extremo norte de l'Alacantí también han amanecido con nevadas ligeras tal y como informa el Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante (UA).

Una estampa que podría repetirse durante la mañana de la jornada de este miércoles. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) pronostica lluvias a lo largo del día en la gran mayoría de puntos de la provincia.

Con temperaturas mínimas inferiores a los cero grados en gran parte de la zona interior de la provincia, las lluvias podrían pasar a ser ligeras nevadas que, al igual que la tarde y noche de ayer, pintarían de blanco el paisaje.

La Aemet prevé que nieve en cotas de 900 metros, aunque esta mañana zonas a 600 metros de altitud, como Banyeres de Mariola, han vivido episodios de nieve ligera que han cubierto calles y vehículos.

Si este miércoles vuelve a ser una jornada de mucho frío, a partir del jueves las mínimas volverán a bajar en muchos puntos. Localidades como Onil o Ibi pasarán los dos grados en negativo, mientras que los termómetros no llegarán a marcar más de 10.

Incluso habrá algún día del fin de semana en el que las máximas no pasarán de los seis grados en las zonas del interior de la provincia. Eso sí, a pesar de que Aemet prevé cielos cubiertos, la probabilidad de que llueva a lo largo de la semana, a excepción de este miércoles, es baja.

Las zonas de costa tendrán temperaturas más «suaves» comparadas con el interior de la provincia. Máximas que en algún caso llegarán hasta los 13 grados, mientras que se espera que las mínimas no desciendan mucho más de los tres grados centígrados.

Una zona que se encuentra en alerta amarilla por temporal marítimo, sobre todo el norte de la provincia. Al frío se unirán rachas de más de 60 kilómetros por hora y olas superiores a los tres metros de altura.

A la alerta por oleaje se le suman los avisos por heladas en el interior desde la Aemet. Una situación que parece que se extenderá hasta el fin de semana, con temperaturas que volverán a ser similares a las de este lunes.