Borrar
Alberto Núñez Feijóo y Luis Barcala, el viernes en el nuevo Dársena. MIRIAM GIL ALBERT
La preocupación de Barcala con la 'fast food'
La Cotorra

La preocupación de Barcala con la 'fast food'

La importancia de llamarse Antonio en Rojales y la tranquila vida de un expolítico

Sábado, 27 de mayo 2023, 02:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Ay, que ya se ha acabado la campaña electoral. Han sido seis mesecitos de nada, que se les va a echar de menos porque bien jugosos que han sido para esta cotorra. Muchos dimes y diretes, y algunos que se contarán después de pasar por las urnas. Porque una es muy legal y le gusta de guardar el día de reflexión.

Eso sí, no me puedo resistir a un buen sarao como el que montó el PP el viernes en el nuevo Dársena. Espectacular escenario el que le montaron a Núñez Feijóo, con un de las mejores vistas del puerto y la ciudad. El caso es que le juntaron con medio centenar de algunos de los más insignes hosteleros de Alicante y el alcalde Barcala tuvo que hacer las presentaciones.

Muy contento se le vio al candidato con su presidente, presumiendo de ciudad y, también, comida. Y es que Alicante es la cuna de la dieta mediterránea y quiere ejercer como tal. Una idea que le ha surgido al alcalde es que los jóvenes aprendan a comer antes un aspencat que una cheeseburger. Por eso, quiere que, si él es alcalde, la próxima edición de los Bonos Gastronómicos tengan una parte solo para jóvenes. «Para que aprendan a comer y se dejen la 'fast food'», les explicó a los insignes empresarios.

Y es que en el Ayuntamiento andan muy contentos con la última edición de los Bonos Comercio para jóvenes, que han batido el récord en acabarse: 4 minutos. No me digan que los chavales no son 'espabilaos' para lo que de verdad quieren.

Rojales: la importancia de llamarse Antonio

La cotorra ha levantado el vuelo esta semana por toda la provincia, pese a a los aguaceros registrados en la mayor parte de los municipios. De hecho, la lluvia le ha obligado a refugiarse en Rojales, en la Vega Baja del Segura donde ha descubierto que desde antes de la democracia hasta 2019, todos y cada uno de los alcades llevan por nombre Antonio. ¿Casualidad? ¿tradición?......

Así se lo han contado los vecinos (en su mayoría británicos, alemanes y nórdicos) en uno de los bares de la localidad. Y es que, visto lo visto, desde 1953, llamarse Antonio es sinónimo de alcalde, algo que ya forma parte de la tradición de este municipio de algo más de 17.000 habitantes, donde casi 12.000 son extranjeros y el resto, unos 5.000, españoles.

El decidido voto del señor Echávarri

De vuelta a la capital, hay que aprovecharse de que está abierta la Exposición del Ninot, que todos los años merece la pena. En estas que andaba yo ensimismada contemplando tanto arte alicantino que casi no me di cuenta de quién tenía delante: el exalcalde Gabriel Echávarri.

El día que todos sus compañeros se volvían locos para cerrar la campaña, Echávarri paseaba tranquilamente con su familia por la exposición y confesaba que tenía muy claro su voto: «Por mi hoguera». Se le veía muy feliz y contento, descansado al contrario que sus excompañeros municipales y de buen color. Eso sí, de la actualidad nada. Porque, ya se sabe: lo que las Hogueras unen que no lo separe la política.

Por cierto, que el exregidor es fiel lector de TodoAlicante, cosa que desde aquí nos agrada. Un saludo, don Gabriel.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios