Borrar
Imagen de recurso. A. C.
La multa a la que se enfrenta una mujer de un pueblo de Alicante por no recoger los excrementos de su perro

La multa a la que se enfrenta una mujer de un pueblo de Alicante por no recoger los excrementos de su perro

«No es la primera sanción y damos por hecho que no será la última», asegura el concejal de Salud Pública del Municipio

Todo Alicante

Alicante

Domingo, 16 de junio 2024, 10:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Multar al dueño de un perro por no recoger sus excrementos siempre es difícil, ya que salvo que los policías pilen 'in fraganti' a la persona, la situación es complicada de sancionar. Pues bien, esto ha pasado en un pueblo de Alicante, donde el perro de una mujer hizo sus necesidades delante de dos agentes.

Se trata de El Campello. Allí el pasado 12 de junio los agentes de la Policía Local de la localidad actuaron tras un aviso de un perro suelto y sin control alguno en la via pública. Los efectivos llegaron a la zona y vieron como el perro realizaba sus necesidades en la calle, mientras que la mujer que lo llevaba no las recogía.

Ante esta situación se le pidió la documentación para presentar una denuncia que podría ascender hasta los 300 euros, dependiendo de la decisión que tomen los técnicos del ayuntameinto. El concejal de Salud Pública de El Campello, Marcos Martínez, se ha mostrado tajante al respecto: «no es la primera sanción ni será la última».

Este ha recordado que «las campañas de sensibilización son continuas, y ya anunciamos que se acababa la pedagogía para pasar a la acción sancionadora ante conductas incívicas como ésta». En caso de reincidencias las multas pueden llegar hasta los 3.000 euros.

Martínez ha resaltado que los propietarios propietarios de mascotas están obligados a unas mínimas normas de urbanidad y salud, como que estén identificadas con un microchip, que estén debidamente vacunadas e inscritas en el censo municipal de animales de compañía.

«En todo momento debemos impedir que los animales depositen sus deyecciones en la vía pública, y si ello no fuera posible, siempre hay que recoger las deposiciones y depositarlas en una papelera en una bolsa cerrada», explica sobre la normativa vigente el concejal.

En lo que respecta a los orines, hay que limpiarlos con una disolución de agua y vinagre, que los propietarios del animal deben portar consigo en una botella.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios