Reunión entre los ayuntamientos de Alicante y Sant Joan con los técnicos de la Conselleria de Educación. / a.a.

Reunión a tres bandas para dotar de servicios al Colegio de Educación Especial El Somni

La Generalitat negocia con los ayuntamientos de Alicante y Sant Joan el borrador de un convenio para el centro que regule sus usos y servicios

José Vicente Pérez Pardo
JOSÉ VICENTE PÉREZ PARDO Alicante

El Ayuntamiento de Alicante, el de Sant Joan y la Generalitat Valenciana han comenzado a negociar un acuerdo de colaboración para dotar de medios a las necesidades del Centro de Educación Especial (CEE) El Somni. La reunión celebrada en el Ayuntamiento de Sant Joan ha estado presida por el alcalde, Santiago Román, y han acudido la concejal de Educación, Julia Llopis; el director territorial de Educación, David Vento, así como técnicos de ambas administraciones.

Las tres administraciones se han sentado en una misma mesa después de que el traslado del centro a Sant Joan derivase en un limbo administrativo que dejó sin las mínimas condiciones a los alumnos. La situación se degradó hasta tal punto que los padres tuvieron que limpiar ellos mismos los aseos del colegio ante la falta de limpieza y hasta de un conserje.

Tras la reunión convocada «ante la inacción de la Generalitat», según fuentes municipales, se ha acordado 'in extremis' firmar el convenio y poder así establecer un correcto funcionamiento del centro educativo.

El Ayuntamiento de Alicante ya ha puesto los servicios de conserje y la limpieza del centro. Por su parte, la Generalitat se ha comprometido en enviar el borrador de un convenio y el acuerdo que establezca los plazos y usos del colegio El Somni. Este acuerdo será llevado a junta de Gobierno del Ayuntamiento y firmado por las tres administraciones.

A la espera del presupuesto para iniciar las obras del nuevo colegio

El proyecto de construcción del Centro de Educación Especial (CEE) El Somni está presupuestado en 2023 por el Ayuntamiento de Alicante en 5.761.088 euros.

Ocupará una parcela cedida por el Ayuntamiento situada entre la avenida Isla de Corfú y el PAU2 de 10.659 metros cuadrados. El nuevo centro contará con 12 aulas, más los programas formativos de cualificación básica. Las 12 aulas deberán contar con 30 metros cuadrados, un recinto de descanso anexo de 20 metros cuadrados y aseo. También se habilitarán otras cuatro aulas para grupos -una por cada módulo o grupo de aulas-.

La concejal de Educación y el alcalde de Sant Joan han puesto sobre la mesa que «la Generalitat Valenciana trasladó de manera unilateral el colegio». Les reclamó que «estas no son las formas de gestionar un centro público actuado de forma arbitraria y oscura, sin llegar a un acuerdo previo en el traslado de un colegio en el que el Ayuntamiento de Alicante tiene cedidas sus competencias, y para el que había otras soluciones que hubieran sido mucho mejores para los alumnos y sus familias».

Una vez expuestas sus quejas, Llopis pide que «no se utilice a los alumnos del centro para hacer política, se piense primero en la solución que es mejor para su correcto funcionamiento y la Generalitat no vuelvan a actuar de forma arbitraria ya que los ayuntamientos son los que están gestionando los colegios y asumiendo las competencias que son propias de la Generalitat».

«Una vez más podemos comprobar como la Conselleria de Educación actúa de forma unilateral sin pensar en la decisión que más les conviene a las familias«, se queja Julia Llopis, »y tenemos que ser los ayuntamientos los que aportemos las soluciones los sentemos en una mesa y asumamos las competencias que no son nuestras para atender a los alumnos», aseveró la edil de Educación alicantina.