Borrar
Obras en la avenida Jijona. Miriam Gil Albert
Alicante tira de préstamos al no poder gastar sus ahorros por el techo de gasto del Gobierno

Alicante tira de préstamos al no poder gastar sus ahorros por el techo de gasto del Gobierno

Barcala pide cambiar la norma para financiar las inversiones con fondos propios

Jueves, 9 de mayo 2024, 12:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Ayuntamiento de Alicante tiene, a cierre contable de 2023, unos 130 millones de euros de remanente, dinero ahorrado los últimos años por la Administración local que está en los bancos. Pero, a pesar de este monto, tiene que pedir préstamos para poder pagar las inversiones comprometidas en los presupuestos municipales. ¿El motivo de esta incongruencia? Las reglas de gasto del Gobierno, que «bloquean», según el alcalde de Alicante, Luis Barcala, el libre uso de estos remanentes.

Una situación difícil de explicar, insiste el alcalde, pero que es real. Las reglas de gasto impuestas por el Ministerio de Hacienda se han endurecido los últimos años. En principio, tan solo se podían utilizar para las denominadas «inversiones sostenibles», es decir, aquellas que no generaran más gasto en mantenimiento o sueldos.

Ahora, los requisitos son todavía más duros y lo remanentes municipales solo se pueden usar para amortización de deuda. La conclusión, según Barcala, es bastante diáfana: «El Gobierno no nos deja gastar nuestro dinero».

La explicación para el alcalde es que «con los superávits de los ayuntamientos, el balance cuadra para que Sánchez gaste sin control». Al no poder disponer de los ahorros, el Ayuntamiento alicantino recurre a lo que el alcalde ha llamado «financiación exterior». El préstamo bancario de toda la vida.

El problema que tiene esta solución es el coste financiero adjunto, es decir, el interés que tiene que pagar el Ayuntamiento como en cualqier préstamos particular. No es el mismo interés, obvio, pero supone un gasto que no tendría el Consistorio de disponer de su dinero.

«Nos hace polvo», admite el alcalde. Porque «el Gobierno no deja de ingresar, pero las transferencias al ayuntamiento no llegan y tenemos bloqueados los remanentes», se ha quejado Barcala en una comparecencia pública tras mantener una reunión con la consellera de Hacienda, Ruth Merino.

Sobre la mesa, la financiación local y autonómica pendiente de una reforma desde que se aprobó la anterior en 2011 y que ha dejado a la Comunitat Valenciana entre las peor financiadas. Una situación que tanto el Ayuntamiento como la Generalitat reclaman al Gobierno central.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios