Borrar
Imagen de archivo de una patrulla de la Policía Nacional. P.N
Los pasos en falso de un grupo de ladrones que asaltaba viviendas en la provincia de Alicante

Los pasos en falso de un grupo de ladrones que asaltaba viviendas en la provincia de Alicante

Los tres presuntos miembros de la banda, detenidos por la Policía Nacional, vendían las joyas sustraídas en casas de compraventa de localidades distintas para evitar su localización

Jueves, 16 de mayo 2024, 10:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Desvalijaron multitud de viviendas en diferentes municipios de la provincia de Alicante pero varios descuidos los delataron. La Policía Nacional ha detenido a los tres miembros de un grupo itinerante dedicado al robo con fuerza en domicilios tras ser sorprendidos por un vecino cuando intentaban acceder a su vivienda, uno de los pasos en falso que ha acabado con su arresto, pero no el único.

Los ladrones actuaban de forma coordinada seleccionando las viviendas y realizando labores de vigilancia para evitar ser detectados. Las joyas sustraídas las vendían en casas de compraventa de localidades distintas para evitar su localización. Los arrestados son dos hombres -español y uruguayo- y una mujer española, de entre 24 y 36 años. Los tres han pasado a disposición de la autoridad judicial de la localidad de Orihuela.

La caza del grupo de atracadores comenzó con la denuncia de vecinos de la pedanía oriolana de Molins y de la localidad de Bigastro, quienes alertaban a través de grupos de aplicación de mensajería sobre la presencia de un hombre y una mujer a quienes habían visto tratando de acceder a varias viviendas, forzando para ello las puertas de acceso a los inmuebles.

Agentes de la Policía Judicial iniciaron la investigación. Con las primeras pesquisas se descubrió el vehículo en el que se movían los presuntos ladrones para perpetrar los actos ilícitos. Además, los agentes localizaron más víctimas que incluso habrían llegado a interacturar con los supuestos atracadores.

En una ocasión, la propietaria de una vivienda situada en la pedanía oriolana de Molins, cuando estaba llegando al domicilio junto a un familiar observó a un hombre y una mujer en la puerta de su casa. A la vecina le extrañó lo cerca que estaba de su puerta el sospechoso. La denunciante relató a los agentes que cuando les preguntaron el motivo de su presencia en la puerta de su casa, estos les contestaron con frases incoherentes e hicieron lo posible para huir. Sin embargo, pudo observar el vehículo en el que se marchaban, uno de los pasos en falso que ha acabado con su arresto.

Los datos aportados por la vecina de Molins coincidían con los que ya manejaban los investigadores en cuanto a las características de los autores y el vehículo usado. Otro de los errores que cometieron los supuestos delincuentes fue el de dejarse grabar por una cámara de vigilancia que tenía instaladas una de las víctimas en su domicilio.

En otro de los hechos, ocurrido en la misma pedanía diez minutos antes que el hecho anterior, los autores habían sido grabados por las cámaras de vídeo, desde las cuales pudo ver a estas dos mismas personas en los accesos a su vivienda, a la que finalmente no llegaron a acceder.

Grabados por un testigo

El tercer paso en falso del grupo criminal fue dejarse grabar por un testigo, a quien le pareció extraña la actitud de un hombre y una mujer que estaban en la puerta de un domicilio. El varón pegado a la puerta y manipulando la zona de la cerradura, mientras la mujer trataba de ocultar con su cuerpo la maniobra de su acompañante. Mientras el vecino grababa con el móvil la actitud de la pareja su compañero alertaba a la Policía.

Los ahora detenidos, al percatarse de que habían sido pillados 'in fraganti' entraron en el coche, en el que les esperaba el otro miembro del grupo criminal, y huyeron. Con los datos recabados, los agentes establecieron un dispositivo especial de vigilancia para dar caza a los sospechosos.

Los sospechosos fueron identificados en un control de la Guardia Civil

Las indagaciones policiales llevaron a los agentes hasta una identificación de los investigados en un control rutinario de la Guardia Civil, cuando iban a bordo del vehículo sospechoso. En este control, fueron identificados los tres ocupantes . La Policía ya los tenía, solo faltaba detenerlos. Y lo hicieron. Los agentes detuvieron a dos de los sospechosos en Torrevieja y al otro en El Campello.

Los investigadores registraron los domicilios de los detenidos y se incautaron de un arma de aire comprimido y balines, un juego completo de ganzúas, una bolsa con un bombín y dos llaves, además de dinero en efectivo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios